adelanto-dying-light

dayinglight

Terror, mundo abierto y supervivencia, la combinación perfecta. En esta generación hemos visto un auge de títulos de este estilo, Dying Light se suma a la lista que de momento componen experiencias de intensidad máxima como la franquicia de Dead Island. Los chicos de Techland, por lo que parece no tiene bastante con la primera marca y quieren expandir su imperio de los juegos de horror, supervivencia y acción en mundo abierto con este fascinante producto que acaba de ser anunciado para el año que viene y que abarcara tanto la PC como las consolas de siguiente generación. 

Sacando partido de las bondades del próximo ciclo de máquinas el estudio polaco prepara el que es probablemente su lanzamiento más ambicioso: un juego de acción y elementos survival horror que nos va a hacer sentir verdadera angustia, y que presenta conceptos de día y noche como pocas veces antes hemos visto. Un punto de partida de lo más interesante para un programa muy prometedor.

Dying Light

De momento Techland está siendo extremadamente cuidadosa en cuanto a revelar el inicio de Dying Light a nivel de guión así que el argumento es el secreto mejor guardado hasta ahora. Lo que sabemos es que el título cambia los entornos naturales y paradisíacos de Dead Island por un telón de fondo urbano, convenientemente arrasado y casi desértico en el que sólo moran los escasos supervivientes y las peligrosas criaturas que nos pondrán las cosas muy difíciles. Como el propio nombre del juego indica, lo importante de todo lo que propone el programa tiene que ver con la luz. La noche y el día tienen en común que el mundo del juego es igualmente abierto con una u otra y que podemos planear nuestros movimientos con idéntica libertad. Sin embargo debemos saber que mientras lo diurno es el momento perfecto para salir a buscar víveres y pertrechos, cuando el sol se pone debemos andarnos con cuidado.

Y aquí viene el motivo, desde el punto de la mañana del cuidado ciclo de día y noche que presenta Dying Light su mundo es agresivo y brutal pero los enemigos son infectados con un nivel de reto difícil aunque tolerable. A partir del atardecer la cosa se va recrudeciendo y las criaturas se van volviendo más feroces y resistentes, además salen también de sus madrigueras los depredadores: unas monstruosas presencias que van a convertirnos a nosotros, el antaño cazador, en la presa hasta que el sol vuelva a asomar. De la brillantez de este cambio de roles para el jugador en función de si es de día o de noche va a depender buena parte del éxito de esta aventura, puesto que si bien nunca nos vamos a sentir particularmente poderosos, lo cierto es que en la penumbra vamos a estar a merced de nuestros enemigos. Algo que puede poner a prueba nuestras dotes de supervivencia si Techland cumple con el nivel de desafío que promete.

Dying Light

Como es costumbre en este tipo de juegos donde la supervivencia es la clave habrá una limitación brutal en términos de munición, con lo que optar por el combate cuerpo a cuerpo será una opción especialmente recomendable. De la combinación de ambos estilos dependerá nuestro éxito, pero hay que tener claro que cuchillos, martillos y hachas serán una constante para los enemigos más débiles, y que para las peligrosas noches debemos guardarnos todo cartucho para armas de fuego. Sabemos también que el juego nos va a permitir escoger entre cuatro personajes a modo de protagonista, algo que lo empareja con Dead Island. De momento no se ha descrito la identidad o el look de cada uno de ellos, pero sí que se ha asegurado que cada uno de todos ellos tendrá un estilo determinado que afectará a su forma de enfrentarse a los enemigos. Por si fuera poco podremos personalizar también nuestras armas, utilizando como composición de arsenal los objetos que encontremos para elaborar instrumentos más potentes y duraderos.  No obstante no todo será combatir  puesto que el mundo grande y abierto del programa nos dejará mucho lugar a la exploración y a unas capacidades de movimiento muy destacadas.De hecho hasta tal punto es así que el juego contará con un sistema de movimientos realmente pulidos, unos que no diremos que se asemeja a lo visto en Mirrors Edge en cuanto a automatismos y velocidad a la que sucede todo en pantalla  pero que definitivamente tiene algunos puntos en común con la aventura protagonizada por Faith, la protagonista de Mirrors Edge.

Aquí el mundo tan amplio y detallado puede recorrerse con entera libertad, navegando a través de sus edificaciones, estructuras y paredes con una velocidad endiablada y con tremenda agilidad en un planteamiento que apenas nos obligará a presionar uno o dos botones para llevar a cabo increíbles acciones que podrian dejar estupefactos a nuestros propios compañeros que nos esten apoyando en esta aventura.

Dying Light

Por otra parte y ya abordando el punto de vista visual esperamos grandes cosas de este Dying Light. Se trata de un juego que se lanza a caballo entre la actual generación y la próxima, lo que puede brindarnos dos pares de versiones muy distintas en cuanto a sus ediciones de consola, pero cuyos puntos de común deben pasar indefectiblemente por una brillante dirección artística y por cuidados modelados y efectos lumínicos impresionante, como se pudo apreciar en un gameplay, donde veiamos bastantes efectos lumínicos y del entorno donde moveremos a nuestro personaje y que finalmente, será nuestro patio de juegos favorito.

El programa será el primero en contar con el soporte del motor Chrome Engine 6, una avanzada nueva tecnología del estudio polaco rediseñada sobre versiones anteriores para sacar partido de las bondades del próximo ciclo de máquinas, entre otras características.   Si algo presenta este videojuego son muy buenas intenciones, creciendo a la sombra de lo experimentado con Dead Island, lo nuevo de Techland es un programa prometedor, con muy buenas ideas a nivel conceptual y del que sólo falta ver qué réditos ofrecerá en cuanto a lo que ejecute. Por lo tanto hablamos de una estupenda presentación de un Dying Light que, cual lema de todo superviviente, nos emplaza a sobrevivir la noche.