Burnout Paradise Remastered – Nostalgia sin frenos [Análisis]

Han tardado 10 años, pero el hijo pródigo de Criterion ha vuelto a salir a la carretera para permitir, una vez más, descargar toda la agresividad y furia a los mandos de alucinantes coches. Y es que esta vez es EA quien se ha unido a la actual moda de remake y remaster con la última entrega de la saga “Burnout”, Burnout Paradise.

Y sí, parece mentira y aunque a muchos les cuesta admitirlo, ha pasado ya una década desde que este alocado arcade de conducción llegase a PS3, Xbox 360 y PC allá por el año 2008. El juego ocurre en la ficticia ciudad de Paradise City, un gran mundo abierto que cuenta con un grandísimo número de saltos, calles infinitas y atajos por los que poder conducir horas y horas, y donde se podrán disputar carreras por todos los cruces de la ciudad.

Antes de entrar en materia, hay que advertir que Burnout ¡¡¡NO ES UN SIMULADOR DE CONDUCCIÓN!!! No se pueden esperar ni circuitos cerrados (como ya he comentado y detallaré más en profundidad más adelante, es mundo abierto) ni elaborados sistemas para mejorar y afinar el pilotaje, con decir que el coche solo tiene un freno y es el de mano basta. La esencia de este arcade es distinta a la simulación, y, parafraseando al anuncio del Burnout 2 en España “son coches echando leches y dándose piñazos”.

Tampoco es un demolition derby, aunque podrían haberlo añadido sin problema, en este arcade simplemente se permite y se busca el jugar sucio, empotrando al resto de competidores contra otros coches, columnas, muros… utilizar atajos para acortar distancia o impedir que los competidores tomen las salidas correctas.

En esencia el juego no trae apenas cambios con respecto a su versión original de 2008, salvo el cambio gráfico, pero se comentarán y recordarán los modos de juego para atrapar a todos en el lado oscuro de la conducción.

Burnout Paradise Remastered, al igual que otros juegos de conducción, posee un carnet que se deberá ir mejorando para aumentar la dificultad de las pruebas. Este carnet se sube poco a poco ganando las distintas pruebas que hay por toda la ciudad, cada carnet indica cuantas carreras debes ganar para subir al siguiente nivel. Con la subida de un carnet al siguiente nivel ocurrirán tres cosas:

  • Se reiniciarán todas las pruebas que estuviesen ya ganadas
  • Se aumentará la dificultad de todas las pruebas
  • Se desbloquearán más pruebas por toda la ciudad

Aunque la versión remasterizada lleva consigo la versión “The Game of the Year” del juego original, es recomendable no utilizar los coches que regalaban en los distintos DLCs, ya que empobrece la experiencia del juego el utilizar coches superiores al nivel del carnet, aunque todos somos libres de jugarlo como queramos, esto solo es una recomendación.

Para poder subir el carnet existen cinco tipos de “competiciones”, por llamarlas de alguna manera:

  • Carreras: esta podría ser la prueba más estándar y la más simple, solo consiste en llegar del punto A al punto B antes que los rivales. Como ya se ha indicado el juego transcurre en un mundo abierto, por lo que cada cual decide por donde va, y ojito con el tráfico, que las calles no están vacías para conducir. Aun así, si algún rival se pone chulo, siempre se le puede estampar contra una columna, en burnout no hay reglas.
  • Caza y Captura: esta es una de mis pruebas favoritas, consiste en llegar del punto A al punto B (igual que en las pruebas de carreras). Hay que hacer incapié en “LLEGAR”, ya que en esta prueba se perderá si los coches rivales destruyen el propio antes de llegar a la meta. Personalmente esta prueba ha sido donde más se nota que escala la dificultad conforme sube el carnet.
  • Furia en la carretera: Esta prueba es de circuito libre, pudiendo ir por donde se quiera. El objetivo es hacer los takedown (empotrar otro coche) que indiquen en la prueba al resto de competidores en menos de 2 minutos. Esta es mi favorita.
  • Trucos: Aquí tú eres el único rival, la prueba consiste en conseguir X puntos en 2 minutos, por lo que se deberán encadenar saltos, trompos, giros… cuanto más grandes mejor, pero cuidado de no estampar el coche porque se rompería la racha, y aunque no se pierden los puntos sí que se pierden los multiplicadores. Un pequeño truco, aunque se acabe el tiempo si estáis en una racha no acaba de inmediato y podréis alargarla realizando más y más saltos o utilizando el nitro.
  • Al rojo vivo: Consistirán en carreras donde el único rival será el crono, se deberá llegar del punto A al punto B en circuito libre en menos del tiempo fijado. Estas carreras serán específicas para vehículos concretos y al completarlas se recompensará con una prueba menos en el carnet y un nuevo modelo del mismo vehículo pero tuneado.

Vida más allá de las pruebas

El juego no se queda solo en las pruebas, sino que ofrece una gran cantidad de opciones y objetivos para conseguir en el gigantesco mundo abierto que ofrece. Por toda la ciudad hay 200 paneles rojos de Burnout Paradise que se deberán de atravesar, algunos serán más evidentes y fáciles, pero habrá otros que exigirán un mayor esfuerzo e investigar caminos ocultos donde, además de poder reventar el cartel, se podrá disfrutar haciendo saltos gigantescos e imposibles. También cuenta con 10 edificios de parking repartidos por toda la ciudad que permitirán subir al tejado del mismo y disfrutar de más caminos ocultos entre los tejados de los edificios.

Además de estos “coleccionables” también se podrán conseguir vehículos, ya que, aunque no se ha dicho, en el juego no hay dinero. Las reparaciones y cambios de pintura son gratuitos e instantáneos. Los vehículos se podrán conseguir subiendo el carnet, ya que dan algún coche, o durante el juego se anunciará que “X” coche está circulando por la ciudad, si se localiza y se hace un takedown, estará disponible en el desguace para recogerlo, mucho más fácil y barato que ir al concesionario y comprarlo.

Diferencias en los vehículos

En Burnout Paradise, los vehículos se pueden catalogar en tres grupos, donde su mayor diferencia son los tipos de nitros de que disponen.

  • Velocidad: Son coches que, obviamente, son veloces, muy veloces. Lo que los hace diferentes es que no pueden usar el nitro hasta haberse cargado por completo, pero permiten enlazar varios nitros si no se levanta el dedo del botón, ya que al consumirlo entero, dependiendo de la velocidad y de las acrobacias que se hayan hecho, puede aparecer completamente cargado y enlazarse con el anterior.
  • Ataque: Son vehículos más pesados y en parte más lentos, pero su objetivo no es ganar una carrera por ser el más rápido, si no por ser el único en llegar. Su nitro se puede usar en cualquier momento y tiene varios niveles que se van cargando realizando saltos o simplemente empotrando gente.
  • Trucos: Son vehículos rápidos pero pensados para acrobacias, su nitro, igual que el de los coches de ataque se puede usar en cualquier momento, pero se ven muy beneficiados en su carga al realizar saltos, cuanto más grande el salto más se cargará la barra de nitro.

Diversión on-line

El juego es muy divertido en el modo de un jugador y tiene infinidad de opciones como ya se ha podido ver, pero como también se ha podido apreciar, el espíritu del juego no es solo ganar a la máquina, sino putear, y gracias a su modo online se podrá hacer, o sufrir, dependiendo de lo hábil que sea cada uno.

El sistema online está muy bien integrado y permite buscar partidas sin casi necesidad de parar el vehículo para ir eligiendo las distintas opciones. El problema que sí que se puede apreciar es que quizá su comunidad online es algo escasa, no es complicado encontrar partida, pero quizá encontrar gente del mismo nivel no es tan fácil y pueden aparecer auténticos monstruos de la conducción.

Sonido

La banda sonora del juego incluye todos los temazos de la versión original, incluyendo por supuesto Paradise City de Guns and Roses. Es una BSO muy variopinta pasando de AC/DC, Airbone, Twisted Sisters… a Vivaldi, Mozart, Beethoven… El sonido de los coches es impecable pero quizá hay ciertos vehículos que generan un nivel de ruido que puede llegar a molestar, pero claro esto también puede ser que un servidor se hace viejo.

Video

En el apartado gráfico los chicos de EA han conseguido un acabado más que decente en comparación con la versión original, pero se nota que no ha sido notable. Podrían haber mejorado bastante más el apartado gráfico y las texturas de ciertas partes de la ciudad.

Conclusión

Es uno de esos juegos en los que decides jugar 10 minutos y cuando quieres darte cuenta han pasado 3 horas. Desgraciadamente se echa en falta que EA hubiese añadido algo más al juego, es simple y llanamente el “Burnout Paradise Remastered”, como opinión personal, podrían haber mejorado alguno de los modos o añadir uno nuevo al repertorio para hacer el juego más atrayente. Tiene multitud de opciones para el jugador offline, pero como ya se ha dicho este juego como más se disfruta es en compañía. Lo recomiendo encarecidamente para aquellos grupos de amigos que estén buscando algo a lo que jugar en grupo para echar unas risas y obviamente también para los locos de la conducción colérica.

Ingresar
Cargando…
Regístrate!

New membership are not allowed.

Cargando…