Capcom Beat ‘Em Up Bundle – Análisis

A Capcom le gusta tirar de la nostalgia. Y a mí, siempre cuando se haga con motivos justificados, también. Lamentablemente creo no equivocarme al decir que este no es el caso. Capcom Beat ´Em Up Bundle no es más que una recopilación de 7 populares juegos de recreativas en su formato doméstico que trata de recuperar la esencia de aquellos añadiendo algún que otro extra que, por otro lado, se antoja insuficiente. Ya lo tenemos disponible para Switch, Xbox One y PS4 (versión analizada); mientras que la versión para compatibles ha sufrido un retraso de última hora que lo lleva a una fecha de lanzamiento indeterminada.

El catálogo de títulos incluidos es el siguiente:

  • Final Fight
  • Captain Commando
  • The King of Dragons
  • Knights of the Round
  • Warriors of Fate
  • Armored Warriors
  • Battle Circuit

Estos dos últimos no llegaron a salir del circuito de las recreativas y es la primera vez que podemos disfrutarlo en el formato propio de las consolas. De hecho, servidor desconocía de su existencia, por lo que ha supuesto un interesante descubrimiento. El resto del catálogo sí son mundialmente conocidos y nuestro favorito será el que más ligado tengamos a los recuerdos de niño. En mi caso, no he podido evitar esbozar una gran sonrisa cogiendo al mago de “The King of Dragons”, a la momia de “Captain Commando” o a Arturo de “Knights of the Round”.

Aunque estamos ante un catálogo más que aceptable, sí se echa de menos la inclusión de algún que otro clásico adicional como “Cadillac and Dinosaurs”, uno de los más populares y queridos de la compañía nipona. Esta decisión sería entendible en cierta medida si cada uno de los títulos hubieran recibido un esfuerzo extra para darles algún tipo de lavado gráfico o adaptaciones propias de una remasterización. Pero lo cierto es que aquí no hay motivo para exclusión alguna.

Todos y cada uno de los títulos incluidos son una traslación directa de sus versiones de antaño, sin que se les haya aplicado si quiera filtro gráfico o de sonido alguno. Esto resta al producto gran parte de un atractivo que Capcom trata de compensar con el añadido de una serie de extras que pasamos a detallar.

En primer lugar, tenemos que tener en cuenta que la imagen de cada uno de los juegos no se adapta al tamaño de nuestras pantallas, por lo que se utiliza el manido recurso de incorporar un borde a cada lateral que trata de emular el diseño propio de una recreativa y que presentan una estética inspirada en cada uno de los 7 títulos. Desde el menú además, podemos cambiarlos (cada juego presenta 3 marcos distintos). Y aunque se agradece el detalle a la hora de incluir una variedad, más que un extra, se siente como un parche para paliar la pereza del estudio a la hora de trabajar en una remasterización.

Por cada título también tenemos disponible desde el menú principal una serie de ilustraciones que ni siquiera hay que desbloquear y que podemos acceder desde el primer minuto. Aquí encontramos otra oportunidad desaprovechada ya que hubiera representado la excusa perfecta para desgranar cada uno de los juegos a cambio de ir consiguiendo distintos elementos coleccionables. Y aún con esto, no hubiera estado de más que se incluyeran otros extras como videos de “making off”, banda sonora o una simple ficha con los datos básicos de cada uno de las nostálgicas entregas. Ni siquiera en los trofeos/logros encontraremos aliciente alguno ya que la mayoría se limitan a pasarte cada una de las entregas incluidas sin más.

El mayor añadido a la hora de jugar, es que podemos configurar distintos elementos de nuestras partidas como el número de vidas del que disponemos, los puntos necesarios para obtener otra adicional o el nivel de dificultad. También podemos configurar la disposición de botones de nuestro mando para realizar las distintas acciones, pudiendo por ejemplo cambiar la ejecución de un ataque especial de “Cuadrado + Equis” a simplemente “R2”. Aunque el mejor añadido en este sentido es la posibilidad de guardar y cargar la partida en cualquier momento; lo que sin duda agradeceremos los que queramos ir jugando en pequeñas dosis retro.

Pero lo que hace a este Capcom Beat ´Em Up Bundle de ser un producto totalmente prescindible a uno que podamos tener en cuenta es la inclusión del multijugador offline y online. La inclusión del primero es obvio (sino estaríamos ante un suicidio comercial) pero la modalidad en línea no lo es tanto ya que en este tipo de productos es más raro de ver. El número de jugadores dependerá de la entrega que juguemos. Final Fight es el único que está limitado para dos. El resto permite 3 (“Warriors of Fate”) o 4 jugadores (“Captain Commando”).

En la opción en línea tenemos la posibilidad de crear una partida pública o privada para que se nos unan otros jugadores (con un máximo de 8) o directamente meternos en otra cualquiera que ya esté creada, teniendo un rango de búsqueda clasificado por juego y regiones. Un sistema que realmente funciona cuando tenemos a más de un amigo con el título entre sus manos con el que poder disfrutarlo ya que durante el tiempo jugado para el presente análisis han sido pocas las veces que me he podido unir a otro jugador del mundo por el débil apoyo de la comunidad.

En cuanto al aspecto gráfico y sonoro nada más que reseñar que el intacto respeto a las versiones originales, lo que sin duda agradecerán los más puristas. Son obras de arte que han envejecido realmente bien. Tenemos además la opción de elegir la versión inglesa o japonesa de cada una de las entregas (que básicamente afecta a los textos).

Capcom Beat ´Em Up Bundle es al final una recopilación de nostalgia pura de siete clásicos que peca de no incluir los suficientes extras y opciones para que olvidemos las numerosas alternativas que hoy día existen para revivir aquellos tiempos. Un producto con poca ambición y algo caro (19,99 €) del que podemos extraer como mayor atractivo la posibilidad de jugarlo online, amén de revivir nuestras hazañas propias de las recreativas.

Análisis
  • DescuidadoVeredicto

    Capcom Beat ´Em Up Bundle es al final una recopilación de nostalgia pura de siete clásicos que peca de no incluir los suficientes extras y opciones para que olvidemos las numerosas alternativas que hoy día existen para revivir aquellos tiempos. Un producto con poca ambición y algo caro (19,99$) del que podemos extraer como mayor atractivo la posibilidad de jugarlo online, amén de revivir nuestras hazañas propias de las recreativas.

    Lo bueno y lo malo
      • Lo bueno
        • La nostalgia que desprende cada uno de sus títulos.
        • El descubrimiento que supone "Armored Warriors" y "Battle Circuit".
        • Las opciones on line.
      • Lo malo
        • Razones injustificadas para no incluir algún título adicional e importante como "Cadillac and Dinosaurs"
        • Los extras son insuficientes
        • La sensación de ser un producto poco trabajado
    Ingresar
    Cargando…
    Regístrate!

    New membership are not allowed.

    Cargando…