El conformismo argentino expuesto en AGS.

¡Hora de hacer un análisis!

Terminó la Argentina Game Show, un evento que, como todos sabemos, representa nuestra actualidad gamer en Argentina. O por lo menos ese es el deseo de una parte del público que se ve frustrado edición tras edición.

Hace muy poco, después de la primera jornada del evento, hice una nota corta sobre el día para VIPs y prensa porqué no me parecía bien analizar un evento sin público. Hoy la AGS ya termino y me gustaría tomar un momento de estudiarla.

Este año nos encontramos con un evento más maduro a lo que organización Front-endCiertamente tenemos un espacio grande, con una buena disposición y que logra adecuarse bastante bien al número de asistentes, que cada año va aumentando.

Contamos con dos escenarios, uno principal grande y hermoso perfectamente ubicado en el medio del evento y otro más pequeño y un poco oculto donde se mostraba todo lo referido a E-Sports.

No tuvimos problemas mayores con el ingreso, cosa que nos extrañó para bien ya que en ediciones anteriores presenciamos filas increíblemente largas para ingresar y otras tantas trabas para salir. Como vemos, el problema no estuvo en como se trató al público, sino lo demás.

Voy a ir paso a paso y contando mi experiencia y explicando los motivos que me llevan a la critica para no caer dentro de dos minutos con el mismo argumento de siempre de “son puntos de vistas”. Hay veces que las cosas son como son y no dejan de serlo por más que la gente diga lo contrario.

No me gusto la organización Back-end o sea, los que se encargan de mantener todo funcionando, hubieron muchas complicaciones desde el minuto uno. No voy a  justificar errores considerando la trayectoria que tienen en este evento, siendo la terca edicion y quedo con la sensacion de dar por sentado que se trató de desinterés. Fallaron casi todos los cronogramas, tuvieron múltiples problemas con la conexión a internet, cosa que ya tendría que estar contemplado hace dos ediciones. 

Me hubiese gustado que la prensa tenga un lugar donde trabajar, un lugar para descansar, consumir algo para cargar pilas y seguir. El publico general se vio ante una oferta de alimentos terriblemente cara si consideramos sumar el valor de las entradas, algo de lo que hablare en breve.

a
Por ahora vamos a dejar las nimiedades de lado para entrar en lo que realmente me fastidio: El nombre y explico porque hablo de conformismo en la Argentina Game Show y de como deberiamos mirarnos a nosotros y nuestra realidad Gamer en el país.

¿Alguno miraría un partido de fútbol sin una pelota? ¿Leerían un libro sin páginas? ¿Irían a pasear a un bosque sin árboles?

Obviamente la respuesta a todas las anteriores es un rotundo “no”.

Entonces… ¿Por qué vamos a una “Game Show” con falta de juegos? Es un hecho innegable que todo evento gaming  necesita mas participación de los publishers.

De los 94 stands presentes en el evento, sólo 4 pertenecía a empresas desarrolladoras o distribuidoras de videojuegos. Estas empresas fueron Sony, Ubisoft, EA (Aunque sólo estuvo presente Need For Speed PayBack) y Gameloft. El resto de los stands se repartieron entre tiendas de comic, remeras y contenido relacionado al anime, stands de equipos de E-Sports, Centros Educativos y en una medida desbordada e injustificada, tiendas de hardware, entre otras cosas. Se podría decir que el evento fue un 65% Tecnofields, un 30% Comic-Con y menos de un 5% Game Show.

Ya todos vimos cuales fueron los invitados ¿No? Y no hablo puramente de Federico Bal, sino a todos los invitados en general.

El escenario principal convirtió al evento en un Argentina Show Match, gracias a la presencia de “influencers” y gente de la farándula argentina que no puedo asociar a este entorno. Esto ayuda a que pueda abrir lugar a un articulo sobre los influencers y si realmente tienen un impacto positivo o negativo en el publico no casual gamer.

El viernes el escenario principal fue dominado por Nazareno Casero, hijo del actor y comediante Alfredo Casero, que si me disculpan, no lo considero para nada asociado al mundo de los videojuegos. El domingo hubo cambio de mano, con la excusa de la relación entre Bailando por un sueño y Just Dance (énfasis en supuesta), fueron Federico Bal y su compañera Laura Fernandez, una chica desconocida por el ambiente, quienes ocuparon el espacio de invitados de honor. Bajo la frase “Fede Bal es un gran gamer, conoce los personajes de Player Unknown’s Battle Ground” se justificó la estadía del celebrity durante el show.

No sería de extrañar que esta no fuese más que una jugada de Coca-Cola por atraer un público general. En ese caso están errados de forma grosera. Hay que hacer que la gente se interese en el evento, no eliminar el contenido para formar uno nuevo. Para eso hace otro evento, que se llame Bailando for me y todos felices.

a
Xbox, una empresa de lo más importante en la región, no contó con representación. ¿Como puede ser que la segunda empresa mas importante del pais no quiera ser parte? Al igual que las marcas niponas como Bandai Namco que suele ser bastante activa en otros evento o el caso de Nintendo que  entre tantas otras no quisieron parte de esta fiesta.

El stand de Sony se llevó todas las luces, era enorme y estaba justo en frente al escenario principal. Tenían varias ofertas, entre ellas algunos de los juegos más esperados como Dragon Ball Fighters Z y FarCry 5. ¿El problema? De las aproximadamente 30 consolas que tenían en funcionamiento, unas 10 estaban corriendo próximos lanzamientos. El DBFZ se vio limitado a una única consola, con un sólo joystick (uno de los juegos MAS buscados) y FarCry 5 funcionaba mal, aunque esto se ve justificado por ser una versión a la que todavía le falta desarrollo.

Ubisoft también tuvo lanzamientos para mostrar, como Assassin’s Creed Origins y South Park: The Fractured But Whole, el único problema es que les quedó realmente chico el stand. Electronics Arts sólo participó con Need For Speed: PayBack, lo hizo de forma impoluta, con unas 5 consolas corriendo una demo muy divertida y funcional en un ambiente cómodo y pantallas enormes (aunque también se reportaron algunos problemas con la demo).

Con un escenario y un sector VIP exclusivo (que se vio en un video por alli) nos quedamos con un Game Show y un E-Sports Championship. ¿Por qué mezclan así las cosas? No lo sabemos, pero si rescatamos que esta vez invadieron el escenario secundario y no el principal como la edición anterior. Lastima que el principal, como ya dijimos, tampoco se le dio un uso adecuado.

Quedan un millón de cosas para echarles una mirada crítica y no voy a escribir una biblia sobre esto. Solo quiero dejar la claro que hay una parte del público disconforme, que pagaron entradas que llegaban hasta los $400 pesos por día y de lo que mas se acuerdan son de las filas desmedidas. Mucha gente se pasó toda la jornada haciendo fila para una única actividad, ya que todos los booths se encontraban colapsados. Una pena, algo que, dicho por los mismo asistentes, se podría solucionar controlando el tiempo que cada usuario ocupaba una plataforma.

¿Sabían que Playstation tenia una aplicación para tener tu horario listo en la fila? Mucha gente ni se entero. Esto era algo revolucionario y que fue FUROR en la E3 2017, una lastima que no lo hayan expuesto mas (aunque según tengo entendido, en la E3 se realizo con bastantes fallas).

Realmente lo que esperamos con esto no es que la gente deje de ir, pero si que reclamen por lo que se les ofreció. Argentina Game Show tuvo muchas cosas buenas, fue realmente una fiesta, pero no fue una mega fiesta gamer. Ojalá la Argentina algún día llegue a tener el evento dedicado al gaming que se merece, algo que sea comparable a FestiGame en Chile que es otro evento que está lejos de la perfección, pero que sí tiene un propósito fijo.

 

Ingresar
Cargando…
Regístrate!

New membership are not allowed.

Cargando…