Darksiders: Warmastered Edition – Análisis Switch

Tras haberse lanzado ya en PC, Playstation 4, Xbox One y Wii U, a Darksiders: Warmastered Edition sólo le quedaba explorar el mundo de la híbrida Nintendo Switch. El momento ha llegado y a principios de abril Guerra se abría paso en nuestra pequeña o gran pantalla, como nosotros deseemos.

LA HISTORIA DE LO QUE YA ES UN CLÁSICO

El juego original fue lanzado en 2010 y su argumento es de sobra conocido; Desde el inicio de los tiempos, el Cielo y el Infierno han protagonizado una larga guerra. El Consejo Abrasado, formado para mantener el orden y el equilibrio, fue llamado al conflicto y medió en él. Con el tiempo el Cielo y el Infierno honraron al Consejo y sus leyes, incluidos sus defensores, los Cuatro Jinetes que actuarían cuando las leyes no se cumplieran. En medio de la confusión, aparecieron los primeros humanos. El Consejo predijo que estas criaturas serían un día parte integral del Equilibrio. El Reino de los Hombres nació y por orden del Consejo, se anunció una tregua entre el Cielo y el Infierno. Este gran pacto fue protegido por siete sellos que deberían romperse en el momento en el que el Reino de los Hombres estuviera preparado para la Guerra Final, una batalla que traería el Equilibrio y determinaría el destino de los tres reinos. Nosotros encarnaremos a Guerra, uno de los cuatro jinetes, que es acusado por el Consejo de ayudar al infierno a ganar la guerra. Tendremos que bajar a la Tierra para demostrar su inocencia y descubrir qué o quién ha provocado el Fin del Mundo y le ha puesto una trampa.

Todo esto lo lograremos atravesando diferentes zonas de una Tierra derruida y en llamas. En ellas vamos a encontrar acción al más puro estilo God of War, puzles que pueden recordar a la saga The Legend of Zelda y jefes finales demoniacos que nos pondrán las cosas difíciles. Por el camino recolectaremos almas de enemigos caídos y cofres del tesoro que pueden usarse para comprar nuevas armas, movimientos, habilidades especiales, consumibles y más. Un clásico de los videojuegos del cual te vamos a contar cómo funciona en su nueva versión de Nintendo Switch.

Es indiscutible que en los aspectos jugables y narrativos Darksiders ha aguantado muy bien los nueve años que han pasado desde su lanzamiento. Su combate sigue siendo convincente, la narrativa pseudo-bíblica funciona y Guerra, un antihéroe creado en lo que posiblemente fue la edad de oro del anti-heroísmo, es un protagonista que gusta desde el primer momento.

Lógicamente, tras tanto tiempo en ciertas cosas el juego se siente desactualizado: el manejo de la cámara es mejorable, y los menús podrían ser más intuitivos. El diseño del mundo hoy en día se siente vacío, pero se suple con unos personajes carismáticos y con personalidad. En este aspecto es probable que sea el juego más inspirado de la saga. También encontramos gran cantidad de objetos que el juego no nos va a obligar a usar, ya que con el espadón de guerra y las habilidades que vamos desbloqueando nos va a dar de sobra para repartir cera y abrirnos camino sin mucha dificultad.  A pesar de todas estas desactualizaciones propias de los años que tiene el juego, Darksiders se las arregla para ser entretenido en su base. Recorrer las mazmorras, resolver acertijos y acabar con olas de enemigos hace que las horas se nos pasen voladas.

PORTABILIDAD CON UN BUEN RENDIMIENTO

El atractivo que nos trae esta versión no es nuevo contenido o una revolución gráfica que haga que el juego parezca otro, sino la opción de jugarlo en portátil. Darksiders ha sido optimizado para Switch de forma sobresaliente, que no excelente, por Vigil Games y THQ Nordic. El título nos permite elegir entre mayor resolución o mayor rendimiento, con un modo de alta calidad que usa una resolución de 720p / 1080p y corre a entre 25 y 30 frames por segundo, o un modo de alto rendimiento con menos resolución pero con 50/60 fps. En el modo de alta resolución es posible que el juego de pequeños tirones en zonas con mucha carga gráfica, normalmente cuando nos estemos enfrentando a varios enemigos a la vez.

Como siempre, los joycons se han adaptado perfectamente a los controles de Darksiders, sin llegar a explotar de forma específica esa vibración HD avanzada de la que disponen. A ciertos usuarios se les van a quedar cortos en los momentos de mayor acción del juego, y agradecerán tener en sus manos el mando pro.

Un clásico que forma ya parte de la historia de los videojuegos y que, si no lo has disfrutado ya en alguna de las otras plataformas para las que está disponible, es una opción más que recomendada para ampliar tu catálogo de Switch y disfrutarlo en cualquier parte.

Análisis
  • Darksiders: Warmastered Edition
    Clásico para llevarVeredicto

    Un clásico que forma ya parte de la historia de los videojuegos y que, si no lo has disfrutado ya en alguna de las otras plataformas para las que está disponible, es una opción más que recomendada para ampliar tu catálogo de Switch y disfrutarlo en cualquier parte.

    Lo bueno y lo malo
      • Lo bueno
        • La jugabilidad y la historia siguen tan frescas como el primer día.
        • Muy divertido y con variedad
        • Poder llevarlo a cualquier sitio lo hace más atractivo
      • Lo malo
        • Algunas mecánicas pueden haber quedado anticuadas
        • No es la mejor versión del juego gráficamente
    Ingresar
    Cargando…
    Regístrate!

    New membership are not allowed.

    Cargando…