Fe – Un canto de hada que se queda en cantada. [Análisis]

El pasado 16 de Febrero nos llegaba el título Fe, desarrollado por el estudio sueco Zoink Games, bajo la marca de EA Originals, próximamente podremos contar con otra producción bajo el mismo sello de Electronic Arts como es “A Way Out” y que esperamos llegue al menos un nivel por encima de este Fe que surge de la experiencia de sus desarrolladores con el bosque y la naturaleza. Como curiosidad se ha de decir que el título se pronuncia “FEA” pero debido a lo malsonante que es en español sugerimos seguir pronunciándolo simplemente Fe.

El juego tiene un planteamiento minimalista. Nos encontramos al principio del mismo en medio de un colorido bosque con aspecto mágico y rodeado de distintos animales sin poder recurrir a ningún tipo de diálogo.

En un entorno de plataformas 3D, se nos suelta sin saber nada del mundo que nos rodea y lo único que podemos hacer es avanzar para enterarnos de cuales son las mecánicas del juego y que es lo que se espera de nosotros. Este planteamiento es en su esencia parecido a lo que ha venido haciendo el Team ICO  o por ejemplo Journey.

Toqueteando botones descubrimos que pulsando L1 se despliega un mapa en el que se nos marca con un punto verde hacia dónde tendremos que ir asimismo en otras partes del juego tendremos que seguir a distintos animales que nos servirán de guía en el camino. Esta es sin duda, una decisión tomada porque el entorno es demasiado confuso para que el jugador encuentre el camino correcto para continuar de manera sencilla.

El personaje al que manejamos es FE, que estéticamente es como una especie de zorro (aunque en realidad es un hada del bosque). Entre los principales atributos de Fe encontramos su capacidad de saltar y cantar. Serán estos dos mecanismos los que ocupen las principales mecánicas jugables del título.

El canto ocupa un lugar muy importante en este título indie. Para realizar el canto pulsaremos R2 (en la versión Switch), con el joystick derecho o con el control de movimiento haremos un canto más agudo o más grave. El canto servirá para comunicarnos con otros animales o plantas y hacernos sus “amigos”. Como curiosidad de ha de decir que en Fe cada animal tendrá un lenguaje distinto y esto será parte también  del gameplay.

Este tipo de juegos que nos sueltan en determinado lugar sin saber qué pasa son muy frecuentes hoy en día. Lo malo (o bueno) de esos juegos es que después de eso lo que “sentimos” del juego a través de su jugabilidad lo es todo. Y es aquí donde FE no dará la talla para llegar a mayores cotas.

Desde el principio no sentiremos que tengamos el control total del personaje. Los saltos serán imprecisos, tendremos siempre la duda de si podemos subir a un saliente o no y cuando creamos que no podemos resultará luego que sí que era el camino… Es un juego indie y con precio reducido (20€ en Europa) pero al final la comparación con otros plataformas como Mario Odyssey donde el control del personaje es excelente, es inevitable. Y es donde Fe pierde.

La curva de progresión, promete mucho al principio. Nuestro personaje empezará a aprender atractivas habilidades conforme avanzamos y nos encontramos con unos enemigos (los silenciosos) que al principio serán bastante aterradores por su aspecto y el sonido que emiten, y que se encargan de “atrapar” toda vida animal que hay en el bosque. Las habilidades que aprende FE bastante al principio del juego son la de escalar árboles y la de planear. Y son las únicas. Por eso decimos que promete mucho y que no logra llegar a mejores resultados. Lo único que iremos aprendiendo ya a lo largo del juego serán los distintos cantos de los animales, algunos de los cuales nos servirán también para interactuar con plantas  y que estas nos ayuden a llegar a determinados sitios.

Los cantos los vamos a ir aprendiendo conforme vayamos ayudando a esas especies a librarse de los silenciosos. Pájaros, ciervos, jabalís… varias especies de animales necesitarán nuestra ayuda para liberarse y, a cambio, nos enseñarán su canto.

El problema es que los mecanismos para salvar a estas especies se repiten hasta la saciedad. Las habilidades las usaremos siempre de la misma forma y al final se nos hará hasta tedioso el liberar a los “animalitos del bosque”, desgraciadamente solo ha habido una ocasión en la que el juego nos haya sorprendido para bien con un mecanismo diferente. Pero es muy aislada dentro del juego y no haremos spoilers.

Los cantos también los vamos a usar para “desbloquear” plantas que te permiten saltar o volar. Eso está muy bien, porque hará sentir que estamos  cambiando constantemente de canto, pero una vez más no estarán bien aprovechadas ya que se usarán siempre de la misma forma y acabarán por aburrirnos.

El bosque es grande, pero esto no quiere decir que sea un gusto explorarlo. De hecho una de las cosas que más me molesta en este título es perderse en el bosque y no saber cuál era el camino a seguir. Al contrario de otros juegos donde nos puede dar igual ya que nos recreamos con las hermosas vistas, en este no es agradable perderse por el escenario. Y eso que hay distintos coleccionables que pueden incitar a la exploración, como una especie de gemas lilas, unos murales escondidos en las paredes, unas cajas que nos llevarán a un flashback en la piel de los silenciosos o las propias especies animales. Pero ni con esas será atractivo pasear por este bosque de hadas.

El aspecto gráfico de Fe fue lo que más llamó la atención cuando se anunció en el E3 y es este el apartado que más nos ha satisfecho del juego, sin llegar a ser excelente.

El juego emplea bien los colores, siempre rodeados de ese halo fosforito que le da al bosque el aspecto mágico. Nuestro personaje va a resplandecer de un color distinto según el canto que tenga asignado en ese momento. Eso está muy bien para saber de un vistazo si vamos a poder hacer una acción determinada. Es verdad que está muy inspirado en el aspecto gráfico y la paleta de colores de “Ori and The Blind Forest”. Sin duda lo mejor del juego

En la versión de Switch se sufren algunas ralentizaciones, que se incrementan bastante cuando se pasa a jugar en “modo dock”.

En cuanto a efectos sonoros el juego es muy rico, cada animal hace su sonido y los silenciosos también tienen el suyo muy particular. Pero no servirán para guiarnos por el bosque, sólo escucharemos lo que se vea en pantalla, una oportunidad desaprovechada para mejorar la exploración y la inmersión en el título. La banda sonora acompaña en los momentos de clímax y es buena sin llegar a querer escucharla de nuevo en tu casa tomando una copa de vino.

El juego en Switch ha desaprovechado totalmente la tecnología de las vibración HD, porque no la usa. Se usa la vibración normal en determinadas ocasiones pero sin mucha creatividad. Otra oportunidad desperdiciada quizás motivada por ser un lanzamiento multiplataforma, pero es de esperar que títulos indies con este respaldo fueran un poco más allá.

Fe no pasa de ser un notable bajo. Si bien parte de un planteamiento llamativo y un aspecto gráfico que puede resultar atractivo a parte del público, su jugabilidad es poco original, errática y repetitiva. Su precio no es elevado y dura unas 7 horas si no vamos con prisa y buscamos algunos de sus coleccionables. Recomendable a nivel de un indie pero no dejes de jugar a otra cosa por darle a este Fe.

Guardado Rápido
Estamos en Vivo!
Ingresar
Cargando…
Regístrate!

New membership are not allowed.

Cargando…