Final Fantasy XII The Zodiac Age – Análisis

El Final Fantasy XII original fue un excelente juego que salió en el momento equivocado. Lanzado en PlayStation en una etapa en la que ya estaba acercándose PlayStation 3 a las tiendas fue una rara decisión por parte de Square Enix, puesto que esto provocó que muchos lo pasaran por alto, no comprándolo o, directamente, ignorándolo. De todos modos, aquellos que si lo jugaron en su momento fueron recompensados con un excelente juego, tanto a nivel gameplay, pasando por lo gráfico, llegando a la trama. Una vez más, la empresa japonesa decidió remasterizar una de sus grandes joyas para PlayStation 4. En Final Fantasy XII The Zodiac Age no solo vamos a ver un nuevo apartado técnico mejorado, sino que también se suman varios elementos a esta aventura que tanta pasión causó entre sus seguidores.

A diferencia de la clásica historia del fin del mundo debido a un monstruo todo poderoso, la trama de Final Fantasy XII se desarrolla en un entorno que está en constante conflicto político, con guerras entre naciones a más no poder y caos total en la región. Los personajes cuentan con roles que, si bien no afectan la problemática en cuestión, son lo suficientemente importantes como para llevar a cabo distintos plot twists, victorias y traiciones en la historia principal. A esto lo ayuda el gran trabajo de localización que hubo detrás, hablarle a un NPC se siente realmente útil y ayuda a la inmersión total del jugador, más aún cuando agregamos a la balanza que las misiones principales pueden durar de 60 a 100 horas.

Si bien la historia es lineal, el mundo es prácticamente abierto. Es posible explorar una gran cantidad del mismo desde el comienzo con alguna que otra restricción, pero nada que realmente encierre al jugador en espacios chicos. Salir del camino principal puede llegar a beneficiar al jugador, ya que es posible adentrarse en dungeons secretos con tesoros y loot de alta calidad en cada rincón, pero de más está decir que así como puede ser bueno también puede ser malo. Si hay algo que no podemos hacer en The Zodiac Age es confiarnos al explorar nuevas zonas, los monstruos pueden ser de muy alto nivel en fases muy tempranas y que el juego no bloquea su acceso para que, justamente, el jugador se sienta libre.

El sistema de combate es distinto a la mayoría de los Final Fantasy numerados. Los mismos toman lugar en el mismo mapa en los que la party choca contra los enemigos. No llega a ser un juego de acción, puesto que las acciones principales siguen ejecutándose a través de menús clásicos de juegos previos, pero si se aleja bastante de los combates por turnos. Es posible controlar a un solo personaje por pelea, mientras que el resto son controlados por la computadora con comportamientos configurados previamente por el jugador gracias al sistema de los gambits, estos permiten que los luchadores no solo peleen de cierto modo, sino que también puedan ejecutar técnicas específicas en situaciones clave, como por ejemplo curar a otro miembro del combate cuando su vitalidad llega a porcentajes bajos, o curarlos de alguna condición negativa si tienen el item necesario.

Con respecto al gameplay, la mayoría de las cosas siguen siendo parecidas a la versión original de Final Fantasy XII. Sin embargo, algo nuevo en The Zodiac Age es el sistema de progreso en cuanto a las habilidades, armaduras, armas y más. A través de las Tablas de Licencias (License Boards) el jugador puede gastar los puntos conseguidos para conseguir habilidades pasivas, hechizos, herramientas para el combate y diversas customizaciones para lucir en combate. En la edición de PlayStation 2, todos los personajes eran capaces de conseguir todas y cada una de las habilidades, por lo que al cabo de un tiempo de juego los personajes dejaban de ser únicos. Para solucionar esto, el máximo de clases (jobs) que un luchador puede desarrollar son solo 2 de 12 en total. Por ejemplo, podemos hacer que Vaan pueda desarrollar solo las licencias de Caballero y Mago Oscuro. Si, de más está decir que limita mucho la versatilidad de cada uno, pero de la misma manera hace que el jugador desarrolle a los personajes de una manera específica, volviéndolos únicos y diferentes.

Otra nueva adición es el Trial Mode (Modo de pruebas), un desafío opcional que presenta 100 batallas consecutivas una atrás de otra, empezando con lo más débil, pasando por enemigos intermedios hasta llegar a los adversarios más complicados del juego. Si bien puede ser accedido en cualquier momento, claramente está pensado como algo para ganar después de la historia principal, ya que es necesario tener una party con nivel decente, reacciones rápidas, y habilidades cuidadosamente seleccionadas para triunfar.

De más está decir que The Zodiac Age recibió nuevas texturas dignas de un remaster, ¿no? Lamentablemente no logra correr a 60 fps, algo que si vimos en otras remasterizaciones de Square Enix como las de Kingdom Hearts, pero de todos modos se ve increíble y transmite la misma sensación que lo hacía en su primer lanzamiento. Si no sos de aquellos que soportan la lentitud de un JRPG, tranquilos, ya que no solo se puede duplicar la velocidad del movimiento y los combates sino que hasta se puede acelerar hasta 4 veces la velocidad original. Esto no solo hace más rápida la transportación, sino que grindear y farmear pasan a ser cosas mucho menos tediosas. Eso si, cuesta imaginar por qué no decidieron agregar una función de viaje rápida o fast travel a un juego con un mapa tan extenso.

Hay algunas cosas que uno esperaría que arregle una revisión de un juego que tiene sus buenos años de vida. No son super importantes, pero estarían bien y sumarían a la experiencia final. Por ejemplo, aún no podemos vender items de a cantidades, y la información de las side quests sigue sin ser reflejada en el mapa. Repito, no son cosas demasiado importantes, pero harían todo un poco más cómodo y se vería perfectamente adaptado al estilo de juegos actuales. Antes de cerrar el análisis, quiero hacer un llamado de atención a la banda sonora del juego. Ya a esta altura todos sabemos que es una saga con música increíble, pero no quería dejar pasar de largo mencionar el hecho de que la banda sonora fue retrabajada, y que el juego mismo permite jugar con la original o con la nueva, orquestada. También podemos elegir jugar con las voces en inglés o en japonés, algo que no es necesario pero que suma mucho al final del día.

En resumen, Final Fantasy XII The Zodiac Age es uno de los relanzamientos que más justifica su remaster HD. No solo es un excelente juego de por si a nivel historia y gráficos, sino que presenta un sistema único de combate que no tiene comparación con otros títulos del estilo. Podrían haber mejorado un par de aspectos de interacción o mejorado el framerate, pero nada realmente importante.

Que hayan agregado la función de aumentar la velocidad hace que aquellos que prefieran avanzar más rápido no se aburran, y que aquellos que quieran conseguir experiencia u objetos especiales puedan hacerlo sin perder tanto tiempo. Definitivamente recomiendo adquirir esta versión si no lo ganaste en PlayStation 2. Si ya lo hicieron, tengan en cuenta que realmente no hay mucho contenido nuevo para disfrutar, y que la experiencia pasaría simplemente por la nostalgia de volver a Ivalice.

Ingresar
Cargando…
Regístrate!

New membership are not allowed.

Cargando…