Final Fantasy XV – Análisis

Todo empezó con la E3 del 2006. Durante ese evento el juego que hay conocemos como Final Fantasy XV fue anunciado bajo el nombre de Final Fantasy Versus XIII y formaría parte del universo Fabula Nova Crystallis junto a Final Fantasy XIII y Final Fantasy Agito, que luego también cambió de nombre a Final Fantasy Type-0. El tiempo pasó, muchos creyeron que el proyecto se había cancelado, pero gracias a un sorpresivo anuncio en la E3 de hace 3 años, no solo pudimos confirmar que su desarrollo seguía en pie sino que el mismo entraba a ser parte de la saga principal de Final Fantasy.

En esta década de desarrollo pudimos ver una gran cantidad de etapas que fueron modificándose a medida que avanzó el tiempo. Personajes, sus diseños y personalidades, mecánicas, ambientaciones, cutscenes, diálogos y partes de la historia cambiaron de año a año. Sin embargo, el cambio mas grande fue el del equipo desarrollador, sobretodo el cambio de director. Tetsuya Nomura, quien estuvo a cargo la mayor cantidad de tiempo, fue llevado al equipo de Kingdom Hearts III y Final Fantasy VII Remake, mientras que Hajime Tabata fue asignado a Final Fantasy XV. De esa manera, muchos elementos de la visión original cambiaron. De una manera u otra, esta última entrega está hoy entre nosotros, y para el alivio de los fans, los 10 años de espera si que valieron la pena.

Un sorpresivo mensaje aparece en los primeros minutos de juego. “A los jugadores de siempre y a los que hoy descubren Final Fantasy”. Ya con ese mensaje al comienzo, el jugador puede esperar una experiencia distinta, diferente a lo que uno está acostumbrado a ver en esta saga de RPGs que empezó en el Famicom y vio su paso por la mayoría de las consolas. Para empezar, esta nueva adhesión se suma a la moda de los mundos abiertos (open worlds), en donde el protagonista puede recorrer un enorme e interesante mapa casi desde el principio de la aventura.

Una gran cantidad de side-quests, objetos para coleccionar, personajes y zonas por descubrir es lo que trae esta nueva región. De la misma forma, el genero principal deja de ser RPG para pasar a ser Acción, con peleas mucho más rápidas, dinámicas, libres y sencillas. No, tampoco es que los elementos de rol como el nivel, los items y las stats desaparecieron, siguen estando pero ya no son tan importantes como antes.

¿A qué me refiero con que los combates son diferentes? Específicamente a los controles y a las acciones principales de la party. El juego asigna un botón a cada acción específica. De esta manera, atacar es cuestión de un simple botón, lo mismo con defenderse, saltar, usar y items y demás.

El movimiento es libre en todo momento. Ya no hay mas peleas por turnos, ni se usa el combate que utiliza barras que se llenan con el tiempo. Estos combates, al ser distintos..¿Son malos? No, para nada. Los controles, sumado a un par de mecánicas cómodas y divertidas hacen que sean muy entretenidos. A esto hay que sumarle la gran cantidad de armas diferentes, todas con distintas estilos de uso y efectos muy variados. También vale la pena mencionar los ataques en conjunto con otros miembros del equipo, todos muy bien animados y con buena recompensa.

De todos modos, hay un par de aspectos que podrían arreglar en los combates. Lo primero es la cámara, que no se puede mover durante los mismos y hay veces en donde enemigos muy grandes aparecen en zonas muy chicas, lo que vuelve difícil la visión. Segundo, lamentablemente hay que criticar a la magia. Se ve muy bien, son súper útiles a la hora de usarlas, pero son pocas. Un universo que tiene un gran cantidad de hechizos no puede ser reducido a solo tres, cinco con un objeto que se introduce cerca del final.

Como dije previamente, esta nueva adhesión introduce a Final Fantasy a los mundos abiertos, una gran moda de los últimos años. Poder ir desde el punto mas alto del mapa hasta el mas bajo desde el principio es lo que caracteriza a esta características.

Sin embargo, estas transiciones no siempre salen bien, siendo Metal Gear Solid V: The Phantom Pain un claro ejemplo. Si bien un muy buen juego, el mapa estaba, en su mayoría, vació, con solo algunos puntos específicos en donde se podían encontrar estructuras diferentes, la mayoría de ellas reacionadas directamente con la trama principal. Por otro lado, esta décima quinta entrega de la saga se ocupó muy bien de eso. Hay una gran cantidad de lugares por descubrir, la mayoría con muy buenos diseños y con dungeons acompañándolos, jefes y tesoros incluidos. El mapa es muy grande, tan grande que para recorrerlo es necesario un auto. Se puede recorrer a pie, pero de más está decir que en auto es mas rápido. También se le da al jugador la posibilidad de alquilar un chocobo, ave icónica de Final Fantasy, para movilizarse con mas libertad y un poco más veloz.

Volvemos a las primeras palabras que vemos en el juego: “A los jugadores de siempre y a los que hay descubren Final Fantasy”. Eso claramente se ve reflejado en la cantidad de elementos que agregaron para simplificar el recorrido del mundo o los niveles específicos, como por ejemplo los atajos/shortcuts. Si el jugador está en un dungeon, basta con entrar al menú y seleccionar “volver a la entrada” para regresar al inicio. Lo mismo ocurre cuando el auto está lejos, con una simple opción podemos volver al mismo sea donde sea que el personaje se encuentre. De mas está decir que si el jugador quiere volver a pie, sin atajos, puede hacerlo, pero agilizar el proceso es algo muy importante, sobre todo para aquellos que no están acostumbrados a recorrer este estilo de mapas.

El aspecto gráfico es muy bueno. Los modelos de los personajes y los enemigos son increíbles, lo mismo con las ciudades, las armas y los efectos de luz. Sin embargo, no podemos ignorar el framerate, que su máximo es 30 FPS y bajan bastante seguido, tanto en PlayStation 4 como en PlayStation 4 Pro. En Xbox One hay una mejor cantidad de cuadros, pero la calidad gráfica no es tan buena como en la consola de Sony. No llega a ser algo que afecte la jugabilidad, pero teniendo en cuenta que estuvo 10 años en desarrollo son simplemente cosas que no pueden ser ignoradas.

En cuanto a términos de presentación, en general está todo muy bien. Las pantallas del menú son estéticamente lindas, rápidas, sencillas y útiles. La música, como ya es normal en la saga, es una maravilla. No son pocas las grandes canciones que tiene. Yoko Shimomura fue quien se encargo de la banda sonora, una de las personas con mas relevancia en el mundo musical de video juegos en Japón, quien ya trabajo en otros juegos como Street Fighter II, Kingdom Hearts II y Parasite Eve. El diseño de cada personaje estuvo a cargo de Tetsuya Nomura, primer director del juego y creador de Kingdom Hearts, y están todos muy buenos.

Hay pocas cosas que le juegan en contra a esta nueva aventura, pero son bastante pesadas. Lo primero es la historia, que simplemente, está muy mal manejada. Ritmo pobre, conceptos poco explicados, giros inesperados sin impacto, escenas importantes mal llevadas a cabo, personajes con poco desarrollo, y mas son algunas de las fallas que pude ver. La película que fue anunciada como precuela, Kingsglaive, no tiene referencia alguna en la historia y queda como un intento desesperado de “extensión, ” cuando no hacia falta y solo empeoró las cosas que podrían haberse solucionado con pocos segundos de cutscene en el título final. Otro tema que me hizo perder horas de juego y generó frustración fue el softlock que imponen algunos bugs. También vale la pena mencionar la falta de un modo multijugador, y que el mismo ya fue anunciado como DLC pago, lo que es inusual y bastante malo para su imagen, ya que el mismo modo podría haber sido una característias super importante si hubiese estado integrado.

Como conclusión, esta fantasía es un gran juego. Un gran mapa por recorrer, mecánicas divertidas y simples, y una gran presentación hacen que Final Fantasy XV sea divertido para todo aquel que lo juegue. Por otro lado, me cuesta decir que es un gran Final Fantasy, ya que la historia y los personajes reciben tan poca atención que no me se parece en lo absoluto a otros títulos de la saga, sumado a que el estilo de juego es distinto a lo que uno está acostumbrado.

Ingresar
Cargando…
Regístrate!

New membership are not allowed.

Cargando…