Space Hulk: Deathwing – Análisis

En los últimos tres años de la saga Warhammer hemos estado viviendo más de 10 títulos que están compuestos por este basto y completo universo. Juegos que muchos ya no recordamos porque salen con la misma velocidad con la que terminamos un título nuevo. Sin contar los que aun faltan por salir y aquellos que están siendo anunciados, pero a diferencias de estas muchas adaptaciones Space Hulk: Deathwing viene a mostrar un aire de calidad, un juego shooter en primer persona basado en un escuadrón élite, con un desarrollador conocido levemente que ahora hace su entrega Enhanced Edition en consolas de sobremesa. 

Cabe destacar que quienes más se sentirán atrapados por este nuevo título son aquellos que hayan seguido Space Hulk en alguna entrega desde por allá en 1989. Los juegos de tablero de Games Workshop han sido un éxito rotundo para la empresa, basados en lugares específicos del universo 40k, en esta entrega tendremos el control de un escuadrón experimentado y dedicados a la exterminación en cuanto lugar pisen. Locaciones con estéticas góticas e industriales con mucha sensación de claustrofobia e infestadas de Xenos por cuanto pasillo recorramos. 

 

A diferencia de lo que se puede pensar sobre la supervivencia y el terror a vivir, acá Space Hulk vienen a presentarnos como un soldado sobrehumano del Adeptus Astartes y miembro élite de la compañía Deathwing. Revestidos con la armadura Terminator hacemos frente a la amenaza Xenas de manera fácil y sencillas siempre y cuando estemos trabajando con nuestro equipo de manera eficiente. 

Adeptus Astartes Art

Cada una de las misiones se puede encarar con la IA o amigos reales, la idea es bastante simple y básica, ir de A hacia B y después a C D y repetidamente hasta que cumplamos todas nuestras tareas evitando que nos maten. Los mapas son enormes, llenos de pasillos con diferentes entradas y salidas junto a múltiples escondrijos de donde irán apareciendo hordas de enemigos a medida que lleguemos o vayamos dejando las zonas. La tensión se hace sentir en todo momento debido a su ambientación y la inmensidad de la locación, por lo cual, hay que estar atento y preparado para disparar o atacar cuerpo a cuerpo. 

Lo aburrido sucede al tomar el control, mientras que el argumento y los objetivos pueden ser “llevaderos”, la jugabilidad se basa en matar, caminar, matar, correr, recargar, etc. Nada fluye más allá de esto, por lo cual no hay gran cosa por hacer, la exploración es monótona y poco interesante. Aunque al principio puede resultar algo entretenido rápidamente todo se torna cansador y repetitivo. La personalización, por otro lado, se mantiene sobre buenos parámetros, se puede cambiar las clases armas y habilidad, dándonos a nuestros compañeros o la IA un amplio abanico de posibilidades para encarar las peleas, desgraciadamente poco influye a la hora de los resultados, por lo menos en las dificultades bajas. 

A pesar de tener una opción para jugar entre amigos, es un desgracia lidiar con la inteligencia artificial presentada por Streum On Studio. Las opciones para emitir comandos funcionan, aunque muchas veces nuestros compañeros se sienten insulsos y faltos de eficiencia, dejando pasar enemigos, fallando en movimientos o obstaculizando muchas veces la visión, aun teniendo la posibilidad de atravesarlos como si fuesen espíritus andantes. 

Todo lo que hagamos se va a sentir tribal, pasajero y sin un real impacto más allá de lo que nos cuenten misión a misión. Los mapas se ven increibles, la ambientación está muy bien lograda y los sonidos junto a las voces realmente cumplen con todo lo que se proponen, pero a nuestro alrededor todo está con falta de contenido, simple y llanamente atractivo pero sin nada que hacer más que disparar y recolectar coleccionables poco alentadores. Los entornos no requieren gran estrategia al igual que el combate, los enemigos corren en manada hacia nosotros desde diferentes puntos específicos y nosotros los aniquilamos, esto que suele generar ciertos momentos divertidos poco dejan espacio a lo gratificante de un sistema jugable básico y altamente aburrido. 

Si bien esta edición mejorada acarrea nuevo contenido como la clase Chaplain, más opciones personalizables, armas nuevas y tipos de enemigos, que si bien generar una experiencia más amplia de contenido, poco alivian los problemas de jugabilidad o contenido jugable. 

Finalmente Space Hulk: Deathwing es un producto hermoso en calidad audiovisual pero que falla a la hora de entregar contenido y jugabilidad, que sin ser terribles apartados fallan en cuanto calidad e innovación. La repetición aparece casi de inmediato y todo se vuelve monótono y falto de atención. La historia tiene una idea interesante que desgraciadamente queda totalmente opaca por lo aburrido que es terminar las misiones. Una gran oportunidad que se va desperdiciada. 

Análisis
  • CasualVeredicto
    Te lo resumo en 5 oraciones

    -Gráficamente impactante
    -Jugabilidad simple y monótona
    -Contenido justo y necesario
    -Argumento con buenas bases y mala implementación
    -Inteligencia Artificial nula.

        Análisis Tapa
        Tapa
        Ingresar
        Cargando…
        Regístrate!

        New membership are not allowed.

        Cargando…