Análisis – Styx: Shards Of Darkness

Años han pasado desde aquel 2012 donde Focus Home, Cyanide Games y Spiders lanzaron Of Orcs and Men. Un título del cual desprendió el spin-off Styx: Master OfShadows, una mejora de su predecesor debido a la toma de sigilo como combate que se adoptó. En esta ocasión nos llegaba su secuela y tercer juego de la serie: Styx Shards of Darkness, que pretender mejorar a sus predecesores asimilando los errores y fortaleciendo sus ventajas.
La historia es uno de los puntos importantes ya que debido a las anteriores entregas es interesante comprender en qué plano de tiempo estamos posicionados. En  punto específico de arranque es entre las dos entregas anteriores presentándonos personajes notables de la serie, algo que cualquier fanático de la franquicia va a disfrutar. Si bien la trama comienza de manera insustancial, a medida que va avanzando evoluciona a través del curso del juego suma algunos giros interesantes y atrapantes. Al igual que en Master of Shadows, Styx sigue siendo el personaje más notable e importante del juego. Su carácter, la voz de acompañamiento, su serie de bromas ingeniosas y referencias nos acompañan durante todos nuestro recorrido logrando una experiencia divertida y refrescante en medio de tonos serios y oscuros que presenta este mundo ante nosotros.
Tal vez uno de los reproches más notables de su anterior juego fueron los efectos visuales, insuficientes para la vara que presentaba Playstation 4.

Con el nuevo motor Unreal Engine 4, Shards of Darkness ha remediado ese problema con una mejora significativa tanto con la visual del entorno, los modelos de los personajes y las texturas para presentar una iluminación y sombras superiores a muchos títulos actuales de esta generación. Pero no todo es perfecto ya que hay un importante problema con las facciones de los personajes, sus gestos, señas, expresiones todos parecen incómodas y robóticas sin poder despegarse este error de Master Of Shadows.


a
Mientras que la campaña es relativamente corta, el juego se enfoca en la repetición para la perfección, para aquellos jugadores que buscan retos verdaderos tendrán una serie records para romper constantemente. El juego en su totalidad cuenta con ocho misiones, cada una ideada en varias zonas, se podrá elegir volver a jugar las misiones enteras o simplemente la zona actual por sí hemos dejado algún objetivo sin cumplir. Entre los retos más importantes están en el del tiempo en completar un nivel, la cantidad de muertes provocadas y la cantidad de alarmas que accionemos como también los objetos robados.


t
El diseño de los niveles es sin duda uno de los puntos más fuertes en comparación a su predecesor. Cada uno de los mapas del juego son más abiertos y presentar una gran multitud de formas para atravesarlos de manera que en ciertos puntos nuestros caminos se atraviesan y se entrelazan para darnos múltiples opciones. A todo esto, se le suma la posibilidad de poder escondernos en centenares de escondites, ocultar cadáveres, tirar barriles para distraer o mutilar a los enemigos, candelabros para dejar caer sobre cabezas, envenenar cuencas de agua y bandejas de alimentos entre otros.


a
Dentro del abanico de este tipo de juego de sigilo muchos títulos alientan a los jugadores a poder salir de las sombras y luchar cuerpo a cuerpo con los enemigos, Shards of Darkness encuentra estas acciones realmente desalentadoras y penalizadoras.

Pasar los niveles con sigilo es algo fundamental para no terminar muerto ante la cantidad de enemigos que podemos ir encontrando en las diferentes locaciones y acabar una mazmorra completa sin ser detectado es altamente satisfactorio tanto en los resultados como para el mismo jugador. Esto se debe a que una de nuestras mejores armas es el sigilo, la cual nos permitirá eliminar de maneras diferentes a todos nuestros objetivos, el combate directo será nuestro peor enemigo sobre todo cuando nos encontremos con más de uno.

Sin embargo, el combate sigue existiendo y manteniéndose igual al de su anterior entrega, el cual está restringido un mini-juego en el cual el jugador no puede atacar si no realizar un contraataque, de esta manera tenemos que esperar el momento correcto en el cual evadimos para aplicar una puñalada. A pesar de esto gracias al nivel de diseño de cada uno de los escenarios es posible elegir nuestra ruta más confiable para poder completar los diferentes objetivos durante nuestra misión sin ser detectados.


a
A pesar de todos estos apartados. el sistema de combate por asi nombrarlo se  centra en el sigilo absoluto y en encontrar la forma de infiltrarse en cada una de las áreas sin ser visto. La capacidad de Styx para pasar furtivamente se compensan con el conjunto de equipos y habilidades disponible. Al igual que su base, nuestro pequeño amigo puede utilizar el ámbar para ver elementos importantes a su alrededor, ya sea elementos, enemigos o posibles caminos. Entre las habilidades están la de hacerse invisible por un corto tiempo, hacer un clon de nosotros mismos para engañar a los enemigos, el uso de dagas arrojadizas, una ballesta montada en la muñeca y trampas para tomar a los enemigos desprevenidos.
Todo este armamento disponible puede ir siendo mejorado a través de un sistema de árbol de habilidades que se divide en cinco categorías. Las mejoras se pueden comprar usando puntos de habilidad que se van consiguiendo a medida que completemos misiones y mientras que algunas mejorarán nuestras habilidades como personaje otros lo harán para aumentar nuestro espacio disponible en armas. Teniendo todo esto en cuenta una vez terminada cada misión el juego nos clasificará según nuestro desempeño bajo tres diferentes rangos: Oro, Plata o Bronce.

Las categorías a cubrir son: la rapidez, la notoriedad, la compasión y el robo. Si bien esto abre el abanico de competitividad para lograr conseguir el oro en todas, de cierta manera estimula o limita, según el punto de vista, a la forma de juego de cada jugador, aunque esta última parte sea optativa y irrelevante para el progreso del juego.


a
Styx: shards of darkness ha mejorado significativamente a su predecesor sin tener que alejarse de sus principios básicos. Los efectos visuales, diálogos del juego, historia se han pulido para lograr un brillo impresionante. Sin embargo, no todo lo que brilla es oro, su estilo de sigilo y combate no es para cualquier jugador y presenta una experiencia desafiante y agradable en ciertos puntos bajo la condición de pensar firmemente las acciones a tomar. Las fundaciones de este juego han creado un escenario perfecto y profundo para que Shards of Darkness pueda lograr lo mejor y más interesante de sí mismo.

Ingresar
Cargando…
Regístrate!

New membership are not allowed.

Cargando…