Aven Colony – Análisis

Uno de los elementos más complicados al abordar un género en los videojuegos es además de captar todas las características que lo forman intentar ir un poco más allá, lograr algo nuevo en el jugador, incitar a la nueva experiencia entre otras cosas. Even Colony viene a intentar empujar las cosas hasta el límite. La premisa simple y compleja al mismo tiempo nos invita al desarrollo de una colonia espacial humana. Nuestra tarea será la de expandir y explorar estas tierras llenas de incertidumbre y dudas con el menor rango de problemas posibles.

De entrada, es pertinente decir que no estamos ante otro juego tipo SimCity. Lo que nos encontramos es un avanzado y muy bien elaborado sistema de manejo de bienes. Nuestros habitantes tendrán entre muchas necesidades la de la comida, entretenimiento, un trabajo fijo y por encima de esto la correcta y eficiente recolección de recursos. La satisfacción de ver la colonia en constante crecimiento y los pequeños logros de ir logrando diferentes objetivos son de los puntos más interesantes del juego. Pero cuando también se ve uno entretenido es cuando se conoce el fracaso, como es el caso de colonias prendidas fuego, gusanos de arena gigantes causando estragos o esporas esparciendo su peste mientras los colonos agonizan. Esos momentos son realmente donde estamos en pánico por hacer algo cuando el espacio inerte lo ha querido así. El K.O. en Aven Colony también es divertido y en cierto punto nuestros habitantes están destinados a lo desconocido y abiertos a lo nuevo, lo cual en muchos casos va a desembocar en terribles muertes.

A la hora de meternos en la creación de nuestro hogar se ve reflejado claramente el metódico y detallista trabajo de la gente de  Mothership Entertainment. El mundo ante nosotros y el universo creado proporciona todos los elementos necesarios para nuestro desarrollo, de nosotros dependerá nuestro progreso en los largos ciclos de día y noche ya que se diferencian mucho de la Tierra. Como nuestro lugar será una luna alejada del plano de órbita del Sol, nuestro movimiento orbital será totalmente diferente, lo cual impactará directamente en nuestro correr del día a día. Los ciclos cumplen un papel muy importante, al punto de poder considerarse estaciones debido al tiempo entre el principio y el final de un día. Esto significa que para nuestros colonos durante la luz del día tendrán alimentos que crecerán rápidos y serán abundantes mientras los paneles solares producirán una amplia cantidad de energía, que de forma contraria usaremos durante la noche, para poder subsistir y poder mantener los cultivos que irán creciendo más lentamente. 

Pero este no es sino solo uno de los factores a tener en cuenta, la moral es un factor básico el cual delimitara la prosperidad de la colonia. La felicidad de nuestro pequeño mundo es fundamental para evitar contratiempos en nuestros objetivos e incluso conseguir mejores resultados de los esperados. Tendremos que estar pendientes y en constante vigilancia ya que de eso dependerá nuestro puesto como gobernador. Estar al tanto de lo que necesitan y satisfacer es una de nuestras misiones si queremos mantenernos en el cargo por largo tiempo.

El diseño general del juego impresiona en todos los aspectos, la parte de interfaz que es abrumadora en su máxima potencia al principio, lentamente se empieza a sentir amigable y cómoda para ir moviéndonos y eligiendo entre la gran cantidad de opciones y decisiones a tomar. Todo lo que necesitaremos se llevara a cabo en unos pocos tutoriales, para que rápidamente saltemos a la verdadera acción de supervivencia. Esta línea de aprendizaje está bien llevada a cabo para entender los apartados fundamentales como: cosechas, ciudadanos, felicidad, crimen, aire, electricidad, empleo, estética, drones, estructuras y agua. Como dije antes, puede al principio parecer abrumador, pero con un sistema eficiente de objetivos en cada misión. Esto da como resultado que desde la misión uno hasta el final, el sistema de objetivos guía al jugador a través de cada nueva situación. Comienza siempre con simples objetivos y va aumentando escalonadamente para que en cierto punto pueda soltarnos la mano y para ese momento ya tengamos la experiencia necesaria para afrontar cualquier situación, como si de un buen maestro se tratara.

Sin embargo, los momentos más difíciles son los que vienen acompañados con el clima, tormentas eléctricas o lluvias glaciales pueden generar un sofoco en nuestra base bastante complicada de reparar. La rapidez con la que actuemos en ciertos puntos como estos hace de Even Colony algo especial, estar automatizados para estos casos requieren tiempo y dedicación, un punto donde la exigencia del juego se hace presente. Sobre todo, para evitar que esos pequeños daños se propaguen y creen un agujero aún más grande en nuestro establecimiento.

Aven Colony ha sabido adaptar por sobre todas las cosas la capacidad de darnos un muy buen juego de construcción de estructuras en consola, algo que los amantes de juegos de estrategia, economía y manejos de recursos van a saber valorar. Sin embargo, no es para cualquier jugador, el público al que apunta es uno que pueda mantenerse en el asiento unas cuantas horas para poder desarrollar la experiencia necesaria para poder alcanzar los finales de cada construcción que empiece.

Los elementos del juego son tantos y tan variados que pueden ahuyentar al casual, pero que si se le da una posibilidad rápidamente nos mantendrá expectante y entretenido por largo tiempo.

Mastrop
Author Details
Juego todo lo que me de un logro, y lo que no…. también. Amante de las consolas, pero en relación con mi PC. Creo que antes de criticar u opinar hay que saber y conocer.
Ingresar
Cargando…
Regístrate!

New membership are not allowed.

Cargando…