Coffee Crisis – 16 Bits algo descafeinados [Análisis]

Año 2017, Megacat Studios nos sorprende con un nuevo título, Coffee Crisis para Sega Megadrive, gracias a la plataforma Kickstarter, recaudando un poco más de lo que pedían para que el juego saliera a la venta, 10.000$.

Ha pasado un año después de ello y la Crisis del café, ha llegado a nuestros Pc’s, a través de Steam, confirmado también para Xbox One y Nintendo Switch.

Café, WIFI y Heavy Metal

La historia nos sitúa en medio de una invasión alienígena, donde la raza Smurglien ha venido a la Tierra para llevarse los recursos más preciados, el café, el Wifi gratuito y el Heavy Metal. Nosotros, encarnando a Nick y Ashley con un saco lleno de granos de café y una especie de cafetera como armas respectivamente, deberemos cerrar nuestro bar para salvar el mundo.

Recorreremos este “Yo contra el barrio” solos o en cooperativo local, por ocho variados escenarios, desde el propio bar, que es donde empieza la aventura y las calles de la ciudad, hasta un mundo psicodélico creado por una sobredosis de cafeína o un planeta extraño.

Los niveles están conectados por unos portales que te llevan al siguiente, sin ninguna conexión aparente, dando la sensación de que solo están ahí como una excusa para seguir avanzando, además de estar faltos de detalles, y en ocasiones siendo monótonos y faltos de vida.

En ocasiones encontraremos armas o “power-up’s” por el escenario, como espadas, bates o parquímetros para atizar a nuestros enemigos, o sacos de café que nos darán algún plus, como invencibilidad, o más velocidad y ataque durante un corto periodo de tiempo.

La poca variedad de enemigos tampoco ayuda a que esos escenarios sean más llevaderos, pues encontraremos desde los típicos alienígenas (unos que disparan a distancia y otros que atacan cuerpo a cuerpo), hasta tres tipos de humanos “poseídos”, unos ancianos con bastón o andador, unos fortachones con la gorra hacia atrás y una mujer que recuerda a las mujeres vistas en “Bar Coyote” látigo en mano. En ocasiones son tantos los enemigos en pantalla, que no sabes dónde está tu personaje, haciendo de la experiencia de juego algo frustrante, sobre todo en la dificultad más alta.

 

También encontraremos enemigos más fuertes (Bosses), que nos harán la vida imposible y no necesariamente al final de cada nivel y es que, uno de los puntos fuertes de este título, cada vez que juguemos tanto el número de enemigos como el tipo variará, siendo más bien algo aleatorio.

Un detalle: los siguientes 5 niveles se siguen agregando activamente y el desarrollador ha estado agregando 5-10 modificadores más cada semana en el último mes

De vez en cuando encontraremos también un alien que lleva una bolsa encima de su cabeza donde con cada golpe soltará algún ítem, haciendo un claro homenaje a los duendecillos de Golden Axe. Además de tener una fase Bonus cada vez que pasamos un escenario que consiste en machacar un botón para ver quien bebe más tazas de café.

El juego consta de cuatro dificultades, Easy, Normal, Metal y Death y lo único que cambia en estas es el número de enemigos en pantalla o el mismo tipo de enemigos con un brillo dorado que poseen más velocidad y daño. En dificultad normal podrás completarlo en unos 90 minutos, aunque hay un logro de poder pasárselo en la máxima dificultad en tan solo 45′, para los más aguerridos amantes del café.

Amor por los 16-bits

Gráficamente este juego te transportará directamente a la década de los 90, su paleta de colores, incluso en la versión PC, está sacada directamente de Sega Megadrive, ya que el juego fue concebido directamente para ésta, y a nivel sonoro lo único que destaca es su música, ya que contamos con 12 canciones diferentes al más puro estilo del Heavy Metal, dejando el sonido de los golpes o gritos tanto de enemigos como de nuestros personajes a un segundo plano.

Jugablemente estamos en la misma tesitura, recuerda mucho a clásicos como Street of Rage, con solo cuatro botones para interactuar, el salto, el golpe normal, el agarre y un ataque más fuerte que nos consume algo de vida.

Y no podemos hablar de un clásico de 16-bits sin los amados y a la vez odiados, passwords de nivel. Cada vez que completamos un escenario, nos darán un código que podremos introducir en el menú de inicio y así empezar donde lo dejamos, además de que si nos matan (en las dificultades más bajas) también recibiremos uno.

Interacción con Twitch y Mixer

Una de las grandes novedades de las que consta “Coffee Crisis” es de la interacción de las plataformas de video Twitch y Mixer, ya que en la dificultad Death y activando la opción podrás enlazar tu partida al Streaming y con varios comandos de Chat, tus viewers podrán ponerte (mediante votación) las cosas más difíciles con varias modificaciones como número de enemigos en pantalla, más o menos power-ups, o efectos de pantalla que puedan dificultar tu visión.

Conclusiones

Estamos ante un claro homenaje a la época de Sega Megadrive, y pese a que lo consigue gracias a su aspecto visual y jugabilidad, su falta de contenido tanto a nivel de escenarios y enemigos como en propuestas jugables lo deja muy lejos de los clásicos como Street of Rage o Final Fight, siendo juegos mucho más completos pese a ser creados hace más de 20 años.

Análisis Detalles
Idiomas
  • Idioma
  • Interface
  • Audio
  • Subtitulos
  • English
Ingresar
Cargando…
Regístrate!

New membership are not allowed.

Cargando…