Death Road To Canada – Análisis

Los últimos años han estado plagado de grandes sagas de zombies, buenas y malas en las mismas cantidades. En todos los planos artísticos posibles: cine, libros, series y por supuesto videojuegos. En este último es donde creo que uno puede encontrar más variedad, tal vez por el atrevimiento que los desarrolladores logran al poder ser libres en sus fórmulas e ideas. Hace ya casi dos años que Death Road To Canada salia en PC y este año es el turno de las consolas. 

El inicio nunca fue tan sencillo en un juego, simplemente tomamos el personaje que más nos guste de la lista de aleatorio o personalizándolo y listo, estamos listos para pisar el acelerador hacia Canadá, tierra libre del peligro que este mundo apocalíptico a traído ante nosotros.
Como buen juego al estilo The Oregon Trail, los eventos aleatorios están al orden del día. Algunos para traer alegría y otros para atraer la desgracia, los porcentajes están variados, pero todo depende siempre de nuestro grupo, la cantidad de integrantes, sus cualidad, habilidades y condiciones. Es difícil entender a la primera que es lo que hay que hacer y el nivel de penalización es elevado en extremo, tanto como para frustrar en más de una partida, aun sabiendo que el reinicio es casi automático. 

Esta explicación caótica y aterradora, que de alguna manera lo es, se va aligerando con la experiencia de juego, con el humor que el juego pretende y apartados que logran una jugabilidades optimista. Los fallos están para aprender, para entender que es lo que hicimos mal e intentar nuevamente con otro grupo, uno que se compone totalmente diferente, ya que es imposible tener dos personajes en las mismas condiciones tanto personales como grupales y esto es un apartado extraordinario para un título que constantemente quiere crear nuevas sensaciones.

Death Road to Canada no crea escenarios de rol solamente, la acción está en constante presencia, su jugabilidad es simple pero que junto a todos los elementos lo convierte en una máquina de generar sentimientos: pánico, inseguridad, desesperación son algunos de los estados en los que nos encontraremos intentando conseguir recursos ya sea para el grupo, para nuestro vehículo o municiones para defendernos de las olas de zombies que nos persiguen por cualquier lugar en el que nos metamos. La muerte no se hace esperar y cualquier personaje puede morir a raíz de nuestras decisiones, aunque también la culpa recae en todo lo que el personaje acarrea. 

En pleno combate para evitar la muerte hay que defenderse, lo que significa golpear ya sea con las manos desarmadas, con las armas blancas o de fuego que encontremos o hasta usando los elementos del ambiente. Organizar el armamento de nuestros compañeros antes y durante cada misión es esencial para tener recursos en la oscuridad, municiones para disparar a distancia, armas con golpes en área, etc. Las opciones son variadas, pero a esto le tenemos que sumar el estado físico de nuestro/s personaje/s ya que el accionar no será el mismo si estamos cansados, de mal humor o alterados por las circunstancias. El juego nos pone siempre en situaciones apretadas para aprender cuando correr y cuando atacar, todo es indispensable dependiendo de la situación.

Death Road To Canada logra una fórmula entre rol y acción atrapante, desafiante y abrumadora en todo lo que propone. Su metodología de juego es fluctuante y hace que todos los elementos se combinen al igual que sus apartados. Si bien puede llegar a frustrar en ciertos momentos todo lo que deja como experiencia en fácilmente reutilizable, algo que no solo motiva, sino que incita a seguir intentando lograr escapar. 

Mastrop
Author Details
Juego todo lo que me de un logro, y lo que no…. también. Amante de las consolas, pero en relación con mi PC. Creo que antes de criticar u opinar hay que saber y conocer.
Ingresar
Cargando…
Regístrate!

New membership are not allowed.

Cargando…