FIFA 19 – Análisis

Como cada año ya tenemos aquí la nueva entrega de FIFA, una entrega que no solo trae la novedad de que Cristiano Ronaldo se ha ido a la Juventus pero que para muchos jugadores se puede sentir como demasiado continuista. Aun así los pequeños cambios que han introducido tanto dentro como fuera del campo tienen un impacto grande en el juego. Cosas como el nuevo disparo de finalización exacta o cambios en la inteligencia artificial hacen que la edición haya evolucionado lo suficiente.

Vamos a empezar con los cambios más notables. El primero es el Timed Finishing o finalización exacta, que consiste en un nuevo tipo de disparo que requiere mayor precisión a la hora de pulsar el botón de tiro y que permite al jugador añadir más potencia y cálculo a la hora de chutar. El funcionamiento es simple de entender: una vez se pulse el botón de tiro a puerta, el juego permitirá volver a pulsar el botón cuando la cabeza o el pie del futbolista contacte con el balón. De esta forma, se añadirá un plus de precisión y fuerza en el disparo. Cuando se anunció esta novedad, sinceramente tenía miedo de que a EA se le hubiera ido la cabeza y hubiera cambiado totalmente uno de los pilares del juego durante muchos años, el sistema de disparo. Pero mis dudas se disiparon al probarlo, ya que no es un cambio, más bien un añadido. Los disparos estándar continúan muy parecidos a los de siempre, pero dan ahora una opción al jugador que quiera correr más riesgos y sacarse de la chistera un disparo de esos que ganan partidos y campeonatos. No es una técnica fácil de controlar, ya que si presionas en la zona roja o amarilla el balón se irá por las nubes, y tampoco rompe el juego, que era lo que se temía mucha gente. El único problema con este indicador viene de la mano de la interfaz, ya que para que el medidor aparezca en pantalla el modo entrenador tiene que estar activado. Si no lo tenemos activo el indicador de tu jugador se iluminará de verde, rojo o amarillo.

Otra de las mejoras que trae el juego viene en las situaciones de balones disputados, donde las reacciones del usuario y los atributos de jugador van a determinar el resultado. Es una de las mejoras en las que más hincapié ha hecho EA, de una manera parecida a 2k con su NBA, y es cierto que se ha mejorado tanto la física de balón y jugadores como la IA. Se nota más diferente que nunca entrar a luchar un balón con el cuerpo de Dembelé o con el de Silva, lógicamente el francés tiene las de ganar y eso se ve plasmado de manera más fiel con estas mejoras. A la vez, también he encontrado más difícil interceptar la pelota y quedarte con ella, porque esta está más viva.

Se incluye la posibilidad de usar tácticas dinámicas para los más perfeccionistas. El nuevo sistema táctico renovado ofrece opciones para poder establecer nuevos enfoques en cada situación durante del partido. Esta nueva función ofrece combinaciones en formaciones, mentalidades y estilos de juego.

Una queja recurrente desde que yo recuerdo en FIFA ha sido sobre la función de cambio de jugador. Lo típico que estás en una situación de peligro y al pulsar el botón de cambiar de jugador, el juego lo hace a otro defensor distinto al que querías. Pues bien, este año EA ha escuchado al fin nuestras súplicas y ha incluido un icono casi transparente sobre la marca del jugador al que vas a cambiar. Definitivamente hace una gran diferencia, pero para mi gusto todavía contrasta poco y en jugadas muy rápidas no tienes tiempo de fijarte en esa marquita.

Estos cambios dentro del campo, aunque puedan parecer pequeños, hacen que el juego cambie bastante y pase de basarse mucho en el 1vs1 a obligar al que tiene el mando a jugar más en equipo y buscar combinaciones entre varios futbolistas.

Entrando en los modos de juego, las mayores novedades vienen en el apartado offline, aunque parezca mentira. Han querido innovar en esas partidas que echamos con nuestros colegas cuando vienen a casa y la verdad es que van a ser más divertidas que nunca con el apartado de House Rules, en el que tendremos enfrentamientos con reglas bastante locas. Las opciones de juego son cinco: survival, sin reglas, longshots, gol de oro y cabezazos y voleas.

  • Survival: con cada gol que se anote el juego echará a un jugador de ese equipo al azar. El Battle Royale que ha sido tan exitoso en otros títulos se adapta fútbol.
  • Sin reglas: el árbitro será un espectador más. Entradas sucias y poco juego limpio harán pasar un buen rato de diversión.
  • Longshots: los disparos desde fuera del área valdrán doble. La puntería tiene premio en este modo.
  • Gol de oro: el primer jugador en anotar se llevará automáticamente el partido.
  • Cabezazos y voleas: sólo valdrán los tantos de cabeza o golpeando el balón en el aire.

Para aquellos a quienes les gusta su dosis de historia, El camino regresa por tercer año y más complejo que nunca. Este año, puedes jugar como Alex Hunter, su amigo Danny Williams o su hermana Kim Hunter en tres campañas separadas que se cruzan en ciertos puntos de cada capítulo. Está bien implementado, ya que puedes jugar cada historia por tu cuenta o seguir el viaje predeterminado. También se ha implementado la posibilidad de establecer relaciones con los jugadores para desafiarlos, pero la experiencia en general se siente como más de lo mismo. Con entrenamientos de habilidades similares y muchos desafíos familiares, definitivamente necesita un cambio el próximo año.

Uno de los modos que más fuerza ha cogido en las recientes ediciones es Ultimate Team. El popular modo en el que los jugadores pueden crear equipos de estrellas a base de comprar sobres de cromos y disputar partidos, incorpora interesantes novedades. La principal es que se han reducido de 40 a 30 los partidos que eran necesarios para jugar a la modalidad FUT Champions, algo que supondrá un respiro para muchos jugadores y un gesto de EA, que llega después de las críticas del último año acerca de la gran cantidad de tiempo que exigía esta modalidad de sus usuarios.

Pero la joya de la corona y de lo que más presume EA en este FIFA 19 es la Champions League. Nos damos cuenta desde el momento en que arrancamos el juego, con la famosa cabecera de los partidos europeos y esa música que trae buenos recuerdos a unos aficionados y no tan buenos a otros. La máxima competición europea impregna todos los modos del juego y nos gusta, porque se aprovecha muy bien de ese marketing que tiene la Champions. A quién no le gusta comenzar un partido con el mítico himno y rodeado del ambiente que hemos visto mil veces por la tele.

El apartado gráfico es bastante continuista, ya que en este aspecto ya tenía un gran trabajo de anteriores entregas. Este año se han centrado más en recrear fielmente a más jugadores con algo más de doscientas nuevas recreaciones en todos sus detalles. Ahora los principales equipos de las grandes ligas cuentan con los jugadores fielmente recreados, aunque sigue habiendo mucho “jugador estándar” que se mueve de una forma determinada y se repite. Además se ha recreado la mayoría de los estadios de La Liga (menos del FC Barcelona, Rayo Vallecano, Huesca y Real Valladolid), por lo que ahora la sensación de vivir un partido es mayor en cada estadio.

El audio sigue en su línea de alta calidad, teniendo la mayoría de equipos sus cánticos recreados en el estadio para conseguir el máximo realismo. En España, continúan los comentarios de Manolo Lama y Paco González. En este sentido creo que a casi todos los jugadores nos gustaría un cambio, aunque es difícil ya que cada año no graban el 100% de los comentarios, sino que solo se van añadiendo unas cuantas frases. Sería un sobrecoste para EA y encontrar a sustitutos de calidad. Por último, la banda sonora sigue siendo excelente con grandes canciones para animar el menú.

Una edición para los más fanáticos del deporte rey que no pueden pasar sin su ración anual actualizada, pero que no va a pasar a la historia de los FIFA como una revolución.

Análisis
  • ActualizadoVeredicto

    Una edición para los más fanáticos del deporte rey que no pueden pasar sin su ración anual actualizada, pero que no va a pasar a la historia de los FIFA como una revolución.

    Lo bueno y lo malo
      • Lo bueno
        • Mejoras en las físicas.
        • La introducción de la finalización exacta
        • La incorporación de la licencia Champions League
      • Lo malo
        • Para algunos jugadores puede no ser suficientemente novedoso.
    Análisis Detalles
    Análisis Tapa
    Tapa
    Idiomas
    • Idioma
    • Interface
    • Audio
    • Subtitulos
    • Spanish
    Ingresar
    Cargando…
    Regístrate!

    New membership are not allowed.

    Cargando…