Leisure Suit Larry: Wet Dreams Don´t Dry – Análisis

Los más antiguos del lugar recordarán sobradamente la saga de juegos Leisure Suit Larry, y digo los más viejos pues, si bien el título ha ido teniendo secuelas y nuevas entregas a lo largo de los años, los que ya pintamos algunas canas recordamos ese Leisure Suit Larry in the Land of the Lounge Lizards del año 87 con especial cariño, su humor adulto, irreverente y picantón se hizo un hueco en las unidades de disco duro de prácticamente todos los ordenadores de la época, brindándonos unas aventuras gráficas que situaban a Sierra Online como rival directo del dominador del género durante los ochenta y noventa, Lucas Arts.

Han tenido que pasar nueve años para que veamos otro juego basado en Larry Laffer (en 2013 se lanzó el remake Leisure Suit Larry: Reloaded, retomando así la primera entrega). Esta vez ya no tenemos a Sierra Online en el desarrollo y la distribución de la obra de Al Lowe, sino que ha sido la gente del estudio alemán CrazyBunch quienes han estado detrás del desarrollo dejando a Assemble Entertainment la distribución.

En Leisure Suit Larry: Wet Dreams Don´t Dry nos volvemos a poner en la piel del trasnochado Larry Laffer en lo que supone un reboot de la saga. Encontramos al maestro del sexo volviendo directamente de un encierro que se prolonga desde su primera aventura en 1987. Aquellos que jugaran este título no podrán evitar una enorme sonrisa al encontrarse de nuevo en el bar de Lefty por el que ha pasado el tiempo, así como por el propio Lefty, ya que nos encontramos en el año 2017. Bajo esta premisa Larry Laffer tendrá que ponerse al día en cuanto a las artes amatorias y como han cambiado desde los ochenta.

Esta aventura gráfica al más puro estilo point and click ofrece al jugador una experiencia tal y como era en la época de esplendor de las aventuras gráficas, algo que puede volverse en su contra y que denota que estamos ante un producto dirigido a un público muy concreto que sepa disfrutar de los desafíos de una buena aventura gráfica, realizar combinaciones impensables y a priori disparatadas vuelve a estar sobre la mesa y a menudo requerirá de probar todo nuestro inventario buscando combinaciones de objetos dentro de este y con los elementos del escenario para poder proseguir con nuestra aventura, pero se ha de decir que el nivel de exigencia del juego no es extremo y que la mayoría de sus puzles los he encontrado de sobra justificados y sin demasiadas extravagancias.

El juego quiere traer esa experiencia de vuelta y lo consigue sin olvidarse de los tiempos actuales. Como en todos los juegos protagonizados por nuestro gañán favorito el objetivo principal será conseguir ligarnos a la muchacha de turno, en este caso la “elegida” es Faith, asistente del director de la compañía de móviles Prune. Sin duda, un destino nada innovador a la par que respetuoso con el canon de la saga y que no deja de ofrecer un divertido viaje.

Larry tendrá que hacer uso de las nuevas tecnologías y esto se refleja a través de la inclusión de un smartphone desde el que podremos manejar nuestro inventario, ir al menú principal, ver los momentos más destacados de nuestra aventura a través de Instacrap (si, en castellano Instamierda), viajar entre distintos escenarios haciendo uso de Unter (del alemán Bajo o Sub) y por último, hacer uso de nuestra aplicación Timber, sobre la cual gira toda la aventura ya que ir teniendo éxito en nuestras conquistas nos otorgará mayor prestigio para poder así conseguir la cita en cuestión.

Estas distintas citas a las que tenemos acceso durante el juego y nuestra puntuación en Tinder, estooo Timber, será lo que marque el ritmo del desarrollo de la aventura ya que, para acceder a ciertas zonas o desbloquear otras citas será necesario obtener cierta puntuación.

El apartado del humor está bastante cuidado durante todo el juego consiguiendo que sonriamos a lo largo de toda la aventura, aunque en algunas ocasiones sea demasiado obvio o incluso rudo, pero no podíamos esperar menos de esta saga. Sin embargo, es en los momentos que tira de sutileza o de referencias a la música, el cine o los propios videojuegos cuando consigue de verdad conectar con su público al que se le supone un mínimo bagage cultural.

Artísticamente he encontrado una obra muy cuidada tanto en los escenarios, dibujados al detalle y con numerosos guiños al juego original. Los personajes también se ven beneficiados del dibujado a mano pues, los más de treinta que conforman el reparto en este juego consiguen transmitir personalidad tanto por su imagen como por su animación, así como por la interpretación de los actores que les dan voz, que sin ser sobresalientes cumplen bastante bien.

Musicalmente respeta las tonadillas creadas por Al Lowe dándoles un aspecto renovado y que acompaña a cada uno de los escenarios con composiciones exclusivas para cada uno de ello. Tristemente para el público hispanohablante el título se encuentra íntegramente en inglés sin subtítulos al castellano que, esperamos se implanten pronto.

En definitiva, Leisure Suit Larry: Wet Dreams Don´t Dry es un juego que contentará a los amantes de la saga pero que tiene el desafío de extenderse a más público ya que en sus mecánicas no  se encuentra nada que nos haga sentir que hemos abandonado 1987 aunque no por eso es menos divertido. CrazyBunch ha sabido captar la esencia de la saga y de darle un giro en los artístico sin conseguir nada innovador en los jugable. Un juego recomendable para los amantes del género y de la saga con el que he pasado más de veinte horas tan desafiantes como divertidas.

Análisis
  • Leisure Suit Larry: Wet Dreams Don´t Dry
    SexyVeredicto

    Es un juego que contentará a los amantes de la saga pero que tiene el desafío de extenderse a más público ya que en sus mecánicas no  se encuentra nada que nos haga sentir que hemos abandonado 1987 aunque no por eso es menos divertido. CrazyBunch ha sabido captar la esencia de la saga y de darle un giro en los artístico sin conseguir nada innovador en los jugable. Un juego recomendable para los amantes del género y de la saga con el que he pasado más de veinte horas tan desafiantes como divertidas.

    Lo bueno y lo malo
      • Lo bueno
        • Su apartado artístico, cuidado y fresco
        • Su sentido del humor
        • Un nivel de dificultad bien balanceado
      • Lo malo
        • Integramente en inglés
        • No innova dentro del género
    Análisis Detalles
    Análisis Tapa
    Tapa
    Idiomas
    • Idioma
    • Interface
    • Audio
    • Subtitulos
    • English
    Ingresar
    Cargando…
    Regístrate!

    New membership are not allowed.

    Cargando…