Omensight, El Día de la Marmota y 50 Primeras Citas.

En 1993 se publicó una cinta que ya ha quedado fijada en el imaginario colectivo de todos los que nacimos en la década de los ochenta o antes, en Groundhog Day o como se le conoce en el mundo de habla hispana El Día de la Marmota, un desesperado Bill Murray intentaba una y otra vez salir del bucle en el que se había visto envuelto al tener que repetir el mismo día una y otra vez, el proceso de conversión que sufre al aprovechar esta situación y cómo consigue romper esta maldición es el fruto del aprendizaje de repetir las experiencias vividas un día tras otro. Una fórmula parecida fue la que repitieron Drew Barrimore y Adam Sandler en 2004 con 50 Primeras Citas película en la cual el bueno de Adam debía de conquistar a la chica desde cero un día tras otro.

He querido recordar estas dos películas para iniciar el análisis de Omensight ya que, del argumento de ambas se extrae la mecánica más novedosa que nos aporta este nuevo título de Spearhead Studio. En lo nuevo de los creadores de Stories: The Path of Destinies, encarnamos la figura del Harbinger, un ser capaz de viajar en el tiempo y que deberá de cambiar el sino de los acontecimientos repitiendo los mismo actos para obtener distintos resultados.

Y, ¿por qué estas dos películas y no una de ellas para ilustrar la idea?. Es bien simple, a priori, estas películas parece que se basan en lo mismo sin embargo, no son exactamente lo mismo. En El Día de la Marmota, Murray deberá de aprender de sus propios errores y modificar así su comportamiento para, al final, lograr salir de ese día 2 de febrero y que parece ser un castigo por su obstinación, es una historia donde se hace una reflexión introspectiva, el personaje del afamado actor de la saga Cazafantasmas debía de cambiar sus elecciones, debía de elegir que hacer él para hacer un mundo mejor y por lo tanto, para hacerse a sí mismo mejor como persona. Por otro lado, en 50 Primeras Citas Adam Sandler, debía de explorar como influenciar sobre Barrymore, su propósito no tenía nada que ver con él, sus intenciones eran siempre las mismas, su misión, mejor dicho: su anhelo, era lograr que su influencia sobre su enamorada fuera lo más efectiva posible para conseguir que, el día del que gozaban juntos fuera lo más fructífero posible.

Pues bien, precisamente sobre esos dos ejes es donde se asienta Omensight. Bien es cierto que Spearhead ya había explorado las diferentes líneas temporales con su anterior título pero, en esta ocasión se nos dota de un don, que por otra parte da título a este juego, que nos permite hacer ver a los demás “La Verdad”, ejerciendo nuestro poder de la misma forma que Sandler tiene que recordarle las cosas a Drew Barrimore para poder ganar tiempo en cada una de sus citas, nosotros tendremos que utilizar el Omensight para hacer ver a cada uno de nuestros compañeros que está sucediendo  y así, poder atajar el camino para llegar a resolver el misterio que ha llevado a la destrucción del mundo de Urralia. Pero, para poder llegar a obtener el Omensight deberemos de explorar las diferentes posibilidades que nos ofrece cada día, exactamente de la misma forma que hacía Bill Murray donde, unas veces estaremos más acertados y otras menos, y solo a base de aprender de nuestros errores podremos llegar a ver el auténtico camino a seguir para poner fin al conflicto entre Pygaria y Rodentia.

Dejando de lado las comparaciones con el cine y ciñéndonos estrictamente al juego, en lo que se refiere a su historia poco quiero contar, ya que por la misma mecánica del juego cualquier tipo de detalle que se ofrezca de más irá en perjuicio directo hacia la experiencia jugable, simplemente establecer que como base, en el papel del Harbinger presenciaremos el último día del reino de Urralia asistiendo así a su final a causa de la llegada de Voden, un ser que habita en el vacío y que ataca a este mundo solo cuando la figura de la Sacerdotisa Pagana pierde la vida. Descubrir quién asesinó a esta sacerdotisa y provocó el fin del mundo es por tanto nuestro objetivo en el juego, para ello reiniciaremos este Último Día tantas veces como precisemos hasta llegar al final de todo esto.

Como Harbinger ocuparemos un papel de observador e inspirador para los auténticos protagonistas del juego que serán los líderes de las facciones de Pygaria y Rodentia, facciones que debido a una guerra civil han llevado a este punto a su mundo. A través de Indrik y Dagra por Pygaria y Ratika y Ludomir por Rodentia viviremos distintas escenas y momentos que ocurrirán a largo de este último día y que irán variando según les vayamos mostrando los distintos Omensight que vayamos recolectando conforme avancemos en el juego y así poder ir dando pasos hacía adelante y no repetir la historia en bucle.

Para mostrarnos nuestro avance, Omensight utiliza un sistema de pistas y de cronología muy simplificado y bastante simple de entender que se actualizará y se nos mostrará automáticamente al final de cada día.

Jugablemente Omensight es un juego de acción muy próximo al hack and slash, aderezado con toques de RPG, su elemento más rolero se basa en la posibilidad de evolucionar a nuestro personaje desde el Árbol de la Vida, lugar al que retornaremos al comienzo de cada día y que nos permitirá seleccionar con quien queremos pasar la jornada. La obtención de puntos de experiencia en combate, estrechamente ligada a nuestra habilidad (a más combos y ejecuciones más experiencia), se podrán canjear por medio de la meditación para obtener ataques y combos más espectaculares y eficaces, este sistema de progreso esta muy bien implementado dentro del juego, logrando a medida que vamos evolucionando a nuestro personaje una experiencia jugable cada vez más gratificante y adictiva.

Los distintos combos y ataques especiales que podemos ir realizando dependerán de nuestra barra de energía que se irá llenado conforme vayamos enlazando golpes sin ser acertados por los rivales. También como resultado de con quien pasemos la jornada, tendremos distintos ataques especiales que correrán a cargo de nuestro compañero que como nuestras habilidades especiales tendrán un tiempo de recarga.

En adición a esta propuesta frenética de combate, se ha de explicar que el juego posee en sus escenarios elementos tales como barriles explosivos, lanzallamas o columnas abatibles los cuales, utilizados con inteligencia suman a nuestro favor tanto en capacidad de aniquilación como en espectacularidad en nuestros combates. En estos escenarios se encuentran intercalados algunos momentos de plataformas que el juego ejecuta de forma correcta, sin librarse de algún que otro problema en el posicionamiento de la cámara (que nosotros no controlamos) y que nos procurará alguna que otra muerte innecesaria que afeará nuestras estadísticas al final de cada partida y nos hará perder la correspondiente bonificación de experiencia.

Además, a través de nuestros combates y de nuestra exploración de los escenarios rompiendo barriles y abriendo cofres, conseguiremos cristales de ámbar que servirán para realizar el rito del “regalo de ámbar”, que aumentará nuestras estadísticas tales como salud, resistencia, daño o por ejemplo, mejorará las capacidades de nuestros tres poderes principales: agarre espectral, carrera espectral y demora del destino.

El tratarse de un juego donde vivimos el mismo día una y otra vez, se da mucho la repetición de escenarios pero las modificaciones que hacemos de la historia y la posibilidad de explorar caminos que en anteriores visitas estaban cerrados, ya fuera por motivos argumentales o porque no poseíamos el saber necesario para abrir alguno de los tres tipos de cerraduras que se presentan en el juego, hacen que la experiencia no se convierta en algo excesivamente repetitivo si bien, hay que decir que algún momento se puede llegar a cansar un poco, especialmente en sus compases finales. De la exploración por lugares ocultos obtendremos una serie de hojas de lore que nos ayudarán a conocer mejor el trasfondo de los principales personajes del título.

Otro elemento que podría preocupar en principio es que, si vamos a repetir escenario y momento, los enemigos serán siempre los mismos, pero nada más alejado de la realidad, al jugar de parte de cada una de las facciones nos enfrentaremos a todos los personajes del juego y a todas las unidades que en este se presentan, además el juego huye de la disonancia ludonarrativa de una forma maestra ya que presenta en cada pantalla las justificaciones argumentales justas y necesarias para que aparezcan cada vez unidades mejor equipadas y que por lo tanto supongan un auténtico desafío para el jugador a medida que el Harbinger progresa. Con cuatro niveles de dificultad siendo el normal el segundo de ellos estamos seguros de que Omensight satisfará a los más exigentes en este aspecto.

En su apartado artístico y gráfico el título de Spearhead hace gala de un estilo cel shading que le sienta de maravilla, vivo en colores y utilizando tonos fluorescentes en sus diseños es espectacular a la vista, el diseño de los personajes siguiendo en la línea de Stories: The Path of Destinies con el que comparte universo, es sencillamente genial, la personificación de animales como un oso, una rata, una gata o un águila están profundamente conseguidos de forma que consiguen transmitir todo el dramatismo del que se compone esta historia. A su vez, los distintos escenarios consiguen regalarnos preciosas estampas a la vista y son de lo mejor que hay en la escena indie del momento.

Su banda sonora es un regalo para los oídos y acompaña de forma exquisita el transcurso del juego, especial mención para el tema interpretado por el personaje de RatikaA cage is a cage“, que resuena entre nuestros oídos días después de haberlo jugado, preciosa voz de la cantante, como gran trabajo el realizado por los actores en sus interpretaciones cargadas de sentimiento y humor a partes iguales, con voces en inglés, el título tiene un correcta ejecución en sus subtítulos y textos al castellano que se ve emborronada por algunas erratas y fallos de traducción que, sin embargo, no lastran las experiencia total del título.

En definitiva Omensight es una propuesta jugable original y adictiva que explora posibilidades donde otros no se hubieran atrevido, Spearhead repite la fórmula que tan buenos resultados le dió con Stories: The Path of Destinies y le sale bien. Un título muy recomendable que estará disponible el 15 de Mayo de PC y PS4.

 

Author Details
Empecé con una NES y lo pasé en grande con Super Nintendo, quedé alucinado con la PlayStation y le sigo dando al PC. Redactor en lojueguito.com y Editor en Jefe en lojueguito.es. Presento y dirijo el podcast de videojuegos Guardado Rápido.
Análisis
  • Veredicto Final
    GenialVeredicto

    En definitiva Omensight es una propuesta jugable original y adictiva que explora posibilidades donde otros no se hubieran atrevido, Spearhead repite la fórmula que tan buenos resultados le dió con Stories: The Path of Destinies y le sale bien. Un título muy recomendable que estará disponible el 15 de Mayo de PC y PS4.

    Resumen del Análisis

    Puntos positivos y negativos que pudimos destacar en este análisis

      • Puntos positivos
        • La narrativa, inspirada y atractiva, te atrapa rápidamente.
        • Estilo artístico y gráfico cel shading que le sienta de maravilla.
        • Profundidad en su historia y personajes cargados de carisma.
        • Buen sistema de combate con gran sensación de progresión, muy adictivo.
        • Genial banda sonora original.
      • Puntos negativos
        • Los subtítulos al castellano tienen algunas erratas que afean el resultado final del juego.
        • Algunos escenarios se nos harán repetitivos en la fase final del juego.
    Ingresar
    Cargando…
    Regístrate!

    New membership are not allowed.

    Cargando…