Reigns: Game of Thrones – Análisis

Soy un fuerte amante de los juegos de cartas y de mesa en general, cuando me puse en la tarea de conocer el pasado y presente de la saga Reigns la verdad que me parecía absurdo el hecho de jugar solo con cartas mientras eventos pasaban en frente y que a la vez me entusiasmara. Pero me complace decir que Reigns: Game of Thrones no solo sabe ofrecer un amplio juego con el espíritu y la personalidad de la saga sino que además lo hace de una manera que resulta adictiva y con un fuerte nivel de ideas más que interesantes.

Su simplicidad y minimalismo en todos sus apartados es lo que lo convierte en un arma de doble filo. Resulta muy sencillo e instructivo entrar y probar suerte, pero a la vez el juego de manera paralela va a  forzarnos a seguir intentando por otros caminos, matando a otros personajes o tal vez sacrificando un par de unidades del ejército. Todo puede pasar y aquí es donde la naturaleza y la triste verdad sobre el liderazgo sale a la luz, las decisiones no son sencillas y cada vez se vuelven más pesadas, difíciles y comprometedoras.

Ahora bien, cada nueva decisión tiene una consecuencia. Todas van influyendo de manera negativa, positiva o ambas en los pilares que nombraba antes. En base a las conjeturas que podamos sacar, debemos lidiar con los resultados y apuntar hacia el orden e intentar gobernar como rey/reina de Westeros el mayor tiempo posible. Game of Thrones entiende mucho de liderazgo y es una mezcla de gestión acertada y pensamiento a futuro, saber con quién aliarse o a quien mandar a ejecutar es una cosa de repetición y auto-aprendizaje constante, ya que es prácticamente imposible sobrevivir lo suficiente las primeras partidas.

La selección de historias se dividen en 9, los cuales se iran desbloqueando a medida que avancemos por ciertos caminos en las historias iniciales. Cada protagonista tiene sus peculiaridades, sus misiones principales y motivaciones para avanzar triunfante. La idea del juego es hacernos creer que gobernamos en base a un plan pero lo que realmente sucede es que estamos sobreviviendo a diferentes ambientes de hostilidad y desastre.

Por último marcar que el arte minimalista le sienta perfecto para el tipo de juego, que la música es la icónica de la saga y que a fin de cuentas Reigns: Game of Thrones tienen suficientes caminos, problemas y misiones para ofrecer que va a mantener a más de uno por unas cuantas horas antes de que la repetición haga aparición. Ahí es donde todo se torna algo frustrante ya que sabremos mejor cómo lidiar con las mediciones que este sádico juego tiene para presentarnos.

Análisis
  • RecomendadoVeredicto
    Reigns: Game of Thrones

    -Gran sistema de historias y finales
    -Variedad y sorpresas a la vuelta de cada carta
    -Personajes icónicos muy bien desarrollados
    -Juego de celular adaptado a PC
    -Resulta monótono después de un par de pasadas

      Análisis Tapa
      Tapa
      Ingresar
      Cargando…
      Regístrate!

      New membership are not allowed.

      Cargando…