Senran Kagura: Peach Beach Splash – Análisis

Fanboy es la denominación comúnmente usada en internet cuando estamos ante una persona que ciegamente defiende una marca, un videojuego, un personaje o cualquier etcétera ocurrente. Esta posición es en la cual no se puede discutir o alegar nada ya que todo será refutado de manera absoluta. Senran Kagura: Peach Beach Splash es un juego hecho y derecho para el circulo de Fanboys de la saga Senran Kagura. Puesto que a grandes rasgos trae a Playstation 4  un sistema Shooter en tercera persona con todo el elenco de voluptuosas y hermosas chicas que componen esta saga.

[thb_gap height=”20″]

Comencemos con lo más importante, ya que es lo nuevo con lo que este título se viene a presentar: su jugabilidad. En este shooter vamos a tener la opción de seleccionar diferentes armas de agua porque aquí la idea no es matar a nuestros contrincantes sino despojar sus pocas ropas que ya tienen, y no, la respuesta a “¿Se ven partes íntimas?” es no.

La movilidad está atada directamente a una especie de jet-pack para desplazarnos, hacer largos saltos, dash o hacer viajes a propulsión. Este movimiento es esencial ya que la velocidad y el frenetismo de los combates es muy rápida y constante lo cual funciona muy bien como idea general de juego.

[thb_gap height=”20″]

[thb_gap height=”20″]

El apuntado puede ser automático o manual, pero debido al constante movilidad y acción, la primera opción va a ser la mejor idea.
El arsenal disponible es variado, elegir dependerá como en todo juego de disparos que arma nos guste más, cada modelo famoso en este género está presente, desde pequeñas armas de corto alcance hasta las bazookas, todas llenas de fuertes cantidades de agua para empapar a cuanto enemigo se nos cruce.

En su totalidad los controles son fáciles de aprender, están bien desarrollados y se dejan manejar de manera fluida y correcta, el problema surge cuando hacemos uso de la cámara, la cual me a dejado en muchas situaciones en las cuales tardaba demasiado en girar o encontrar blanco por hacer maniobras defensivas bastante largas.

Sin embargo, se padece más en el modo historia donde normalmente nos vamos a ver envueltos en hordas de enemigos y no en el multijugador donde la cantidad de jugadores se limita a 10 por pantalla.

[thb_gap height=”20″]

[thb_gap height=”20″]

Pero además de las armas nuestras chicas estarán dotadas de cartas que usarán en forma de poderes y habilidades. Estas tarjetas se irán consiguiendo a medida que avancemos por la historia o consigamos diferentes victorias, estos coleccionables se dividen en diferentes rarezas y las mismas al igual que las armas y nuestros personajes pueden ir subiendo de nivel con el pago de las cartas sobrantes. Un sistema interesante para hacernos “farmear” sobres o monedas del juego para comprarlos.

Todas nuestras monedas ganadas en los diferentes modos que componen al juego pueden ser gastados en el Shop. En este vamos a poder acceder entre otros cosméticos y accesorios a sobres para poder expandir nuestra colección y subir de nivel las cartas que queramos, un sistema el cual depende e invita al jugador a estar en constante juego activo.

El mayor problema en el apartado multijugador radica de dos partes:

  • Las personas disponibles son poca, por lo cual me he encontrado en varias ocasiones esperando más de 10 minutos para intentar dar con un grupo y terminando armando partidas con bots.
  • Por último, hay demasiado desnivelamiento en las armas ya que se traslada al modo multijugador pudiendo encontrar gente con niveles máximos sin tener posibilidad de hacer daño y muriendo al recibir dos disparos por más experiencia de juego o ventaja suponga nuestra posición.
[thb_gap height=”20″]

[thb_gap height=”20″]

Si bien hay muchos personajes, todas funcionan de la misma manera y ninguna varía en composición, agrega algún beneficio o dificultad a la hora de moverse, es solamente una excusa de la cual hablaremos mas adelante. Tampoco varía su composición en los tipos de armas disponibles, ya que a pesar de haber varias la personalización logra que cualquiera de estas chicas use cualquier arma, algo que realmente no agrega demasiado al juego, pero si a su fin fuera de este.

En el apartado visual se ve claramente el poder de los senos de todas nuestras guerreras listas para rebotar ante cualquier movimiento por minúsculo que sea, algo hecho totalmente adrede al igual que la sección donde las desnudamos con nuestro patito de hule tirandoles agua una vez las dejamos indefensas en pleno combate.

Pero aparte de esto, los escenarios de combate son bastos y llenos de variaciones para lograr enfrentamientos que incitan a analizar y trazar estrategias tanto en grupos como en solitario. Las animaciones están bien logradas con colores muy vivos que junto al apartado de voces logran una gran composición para dar vida a cada una de nuestras waifus.

Por otro lado el apartado musical está bien llevado a cabo y los sonidos en general cumplen con su cometido para ponernos en contexto a la acción de cada combate.

[thb_gap height=”20″]

[thb_gap height=”20″]

El absurdo está claro de principio, por lo cual la historia no puede ser menos y es que claramente seguir las diferentes misiones es bastante aburrido al igual que los objetivos. Cada una de estas instancias requieren que derrotemos hordas de enemigos pequeños, apaguemos objetos prendidos fuego, venzamos un grupo de chicas armadas igual que nosotros hasta que chocamos con un jefe final, que siempre mantiene el toque de lo gracioso e inútil.

La dificultad en lineas generales es sencilla, pudiendo cada uno elegirla antes de cada nueva misión. El problema radica en la inteligencia artificial amiga, al ser de un solo jugador nos emparejan con otras cuatro compañeras manejadas por la IA, lo cual puede frustrar en ciertos puntos ya que al igual que nuestros enemigos no tienen claro su estrategia, solamente corren hacia adelante disparando sin medir consecuencias. En muchos casos quedaremos solos contra 4 o 3 enemigos escapando y disparando ya sea intentado vencerlos o reviviendo a nuestras compañeras para usarlas de carnada.

[thb_gap height=”20″]

[thb_gap height=”20″]

En conclusión, Senran Kagura: Peach Beach Splash es la mejor entrega de la saga, su jugabilidad, su frenetismo y personalización están realmente por encima de todos los pechos que se puedan mostrar, aunque estos últimos ya son algo de clara costumbre.

La historia es ridículamente divertida y es un mero pretexto para ponernos en batallas de agua. Por último, el apartado visual y sonoro cumplen satisfactoriamente dándonos una inmersión completa en la acción y el combate de cada pantalla.

De manera contraproducente tenemos una cámara que realmente no funciona como debería, hay mucho desnivelamiento en el multijugador y el modo para un jugador es repetitivo y muy aburrido.

A lo cual lo remata una inteligencia mal programa para hacernos pasar más de un mal momento.

El resultado se reduce a un juego casual que solo los amantes de la saga o algún despistado amantes de los pechos grandes.

Mastrop
Author Details
Juego todo lo que me de un logro, y lo que no…. también. Amante de las consolas, pero en relación con mi PC. Creo que antes de criticar u opinar hay que saber y conocer.
Ingresar
Cargando…
Regístrate!

New membership are not allowed.

Cargando…