Smoke and Sacrifice – Análisis

Hace tiempo que me cuesta analizar juegos indies, me gusta entender cuánta gente es la que participa, cuanto es el presupuesto, las limitaciones según el tiempo disponible o impuesto y como esto debería influir en una nota final. Todavía no tengo nada seguro, pero Smoke And Sacrifice llegó este 31 de Mayo de la mano de un estudio londinense super independiente de pocas personas intentando abrirse camino en este mundo de videojuegos tan activo y agresivo. Este grupo presenta una propuesta con un fuerte componente de crafting (elaboración) y estilo artístico.

Sachi es todo lo que el juego nos da como principal factor. Un protagonista femenino en busca de explicaciones y respuestas que tienen como punto de partida la pérdida de un hijo. Bajo un contexto bastante interesante y pocas veces visto, nos embarcamos en una exploración que va a presentar todo tipo de personajes y desafíos de principio a fin de la historia. 

El mundo ante nosotros está sumido en la oscuridad y la depresión. Algún suceso desconocido ha erradicado a los humanos del mundo y solamente el grupo de Sachi a podido subsistir gracias a la energía que produce el Árbol Solar. Una especie de dios artefacto que proporciona la luz y el calor que la humanidad necesito para cultivar y mantenerse a flote. Aunque pareciera que esto no puede empeorar, este pueblo mantiene como ley religiosa que cada familia debe entregar a su primer hijo en forma de sacrificio para mantener este Árbol Solar en funcionamiento. Sachi, nuestra madre primeriza, debe sacrificar a Lio, su hijo, por el bien de la comunidad, sin siquiera poder llamarlo por su nombre, una recomendación de la misma población para no sentirse tan atado a él. 

Pero la historia de Smoke and Sacrifice está tapada por un oscuro secreto, uno al que caeremos literalmente. Un mundo subterráneo donde los sacrificios son utilizados como mano de obra barata para lograr que el Árbol Solar se mantenga activo y funcionando. Una vez en este sub-mundo, Sachi tiene por delante un camino lleno de contrapartes, monstruos y rompecabezas con crafteo para así abrirse camino hacia su objetivo, intentar reencontrarse con su hijo. 

El descubrimiento de todo este nuevo mundo es progresivo, tanto Sachi como nosotros iremos entendiendo cómo se sobrevive, como la flora y la fauna se complementan, que podemos comer, cuales son los seres vivos que atacan y de los cuales podemos sacar provecho sin peligro. Como típica supervivencia en territorio desconocido lo primero será encontrar herramientas para ir consiguiendo lentamente elementos cada vez más elaborados y para nuevas funciones. Mientras que descubrimos nuevas zonas y entendemos los límites de cada una, tendremos que gestionar recursos, entender prioridades e ir logrando alianzas a base de favores que se realizan mutuamente para conseguir conocimiento sobre nuevas creaciones en base a los elementos que esta naturaleza agresiva tiene para ofrecer. Porque Smoke and Sacrife, además de tener complementos narrativos y de aventura, es sobre todo un juego de supervivencia.

Las mecánicas son bastante sencillas, moverse, atacar y recolectar serán las principales como en este género de moda. Sin embargo, el manejo del inventario es un tema aparte. Los objetos, recursos y herramientas a obtener van creciendo exponencialmente hasta ocupar rápidamente toda nuestra mochila. Por lo cual, ir consiguiendo cofres para repartir nuestras pertenencias no solo es fundamental, sino que también plantea acordarse que dejamos en cada uno para poder a futuro, completar cierta receta. Sucede que muchos recursos como carnes o plantas tienen fecha de caducidad, que si no sabemos actuar rápido se echara a perder desapareciendo de nuestro inventario. 
Esta evolución de contenido en cuanto al sistema de crafteo está muy bien acompañado y pensado en cuanto a desarrollo y evolución, por lo cual no se siente tan abrumador como parece, aunque puede llegar el momento en el cual se cruce algo de información errónea en nuestro progreso para desarrollar algunas combinaciones. 

El peligro y lo extraño están en constante manifestación. Este mundo oscuro y primitivo está conectado con zonas de diferentes naturalezas y sus habitantes esclavizados lo han copado bajo el velo de máscaras. Las cuales los protegen de los gases mortíferos que se liberan de las fábricas por la noche. Un estado que nosotros mismos deberemos evitar mediante el uso de la luz que nos genera un farol que tendremos que cuidar y cargar constantemente para evitar una muerte inmediata. 

Cada naturaleza tiene sus reglas, sus criaturas y recursos. Para sortearlas tendremos que equiparnos de manera correspondiente y aprender cómo hacerlo es parte de esta adaptación. Encontrar como cazar, hacer trampas o cuál es el correcto cebo son cosas que los diferentes habitantes nos irán enseñando para salir adelante no importa el obstáculo que tengamos en frente. Desgraciadamente llega un punto en el que hay tanta información y temas para estar pendientes que todo se vuelve abrumador. Es verdad que el juego se las apaña para saber llevarlo a cabo y hacerlo funcionar, pero realmente en ciertas partes se siente que todo se va de control y terminamos evadiendo combates, territorios u objetivos por lo que implica poder enfrentar esas situaciones entre cambios, recursos necesarios o el tiempo/recompensa que supone. 

Todo el sistema de jugabilidad está bien desarrollado y explotado, pero que pasa con el apartado narrativo?, pues Smoke and Sacrifice empieza con una fuerte introducción que cae rápidamente en un nudo lineal y un desenlace previsible que gira alrededor de misiones que van, casi desde el principio, contando todo. Los habitantes y misiones forman un bucle infinito de empezar/completar que termina cuando vemos los créditos del juego. No hay trasfondo tangible y tampoco algo que nos lleve a querer seguir jugando más allá de su gran sistema de exploración y supervivencia. Algo que termina repercutiendo en la estructura de su argumento, ya que, no hay libertad total de exploración ni una historia para querer conocer. 

Este mundo que ha creado Solar Sail Games es increíble y único. Todo el apartado visual hecho a mano se siente vivo, atrapante y muy potente ante una gama de colores opacos, oscuros y agresivos. Los enemigos son escalofriantes de principio a fin, su variedad nos hace tener que reconocer cada uno, saber cómo enfrentarlo, porque recursos estamos peleando o hasta la manera en la cual debemos escapar de sus ataques. Una línea de aprendizaje realmente atractiva que siempre desafía, algo que te mantiene en el juego siempre un poco más de tiempo. Su sistema sonoro por otro, lado sabe crear momentos interesantes para entender cuando estamos siendo atacados o en medio de la elaboración de diferentes recursos.

Sin duda Smoke and Sacrifice es un título recomendado, con bases sólidas como primera entrega para un estudio recien nacido. El género de supervivencia está implementado en muchos sentidos de manera increíble que sin ser abrumador e imposible, encuentra la forma para ir adaptándonos poco a poco hasta llegar a límites de mucho suspenso. Las propuestas de todos sus apartados crean un resultado satisfactorio y una experiencia que sin ser genial, se las arregla para sobresalir con creces ante este mercado que esta tan copado por este género. 

Análisis
  • RecomendadoVeredicto
    Te lo resumo en 5 oraciones

    -Sistema de supervivencia increíble y desafiante
    -Enemigos variados y jefes únicos
    -Arte impactante y hermosa
    -Argumento que se va desinflando hacia el fin
    -Jugabilidad rápida y atractiva.

      Análisis Detalles
      Idiomas
      • Idioma
      • Interface
      • Audio
      • Subtitulos
      • Spanish
      Ingresar
      Cargando…
      Regístrate!

      New membership are not allowed.

      Cargando…