The Division 2 – Análisis

Hace 3 años que Ubisoft nos traía The Division, y Downgrades aparte, el título tenía un gran nivel. También ofrecía a los jugadores un nuevo mundo apocalíptico que podría ser plausible y nos ofrecía unas mecánicas muy interesantes. Pero este primer The Division se quedaba corto tras finalizar la campaña, repetitivo y sobre todo falto de contenidos post lanzamientos que incentivaran a los jugadores. El Endgame fue realmente su Endgame. Pero en 2018 nos presentaron durante el E3 The Division 2. Como la canción de Daft Punk harder, Better, Faster, Stronger. Y eso lo ha conseguido palabra por palabra. La antigua Massive entertainment, hoy Ubisoft Massive, junto con Annecy, Redstorm y Reflections (todos estudios internos de Ubisoft) han creado lo que los jugadores de este género pedían y sobre todo lo que queríamos que se mejorara del primer título. Nos han escuchado y es de agradecer.

Pongamos en situación. Estamos 7 meses después de la primera entrega. El mundo post virus del dinero que apareció en Nueva York se ha extendido a nivel mundial y recibimos una llamada urgente de Washington. La capital del país está por sucumbir al caos total y necesita a todos los agentes disponibles. Y en un momento ya nos vemos en medio de la acción.

El cambio de ciudad le viene muy bien a The Division 2 y no solo por la variedad de escenarios y paisajes, dejando atrás la fría y monótona Nueva York, si no por la escala. Las partes de la ciudad que aparecen en el título están recreadas a escala 1:1, es decir, a escala real. Esto implica no solo un trabajo titánico por parte de Massive, también un desplazamiento real por el escenario. Los tiempos entre objetivos o lugares son como si estuviéramos realmente allí. El nivel de detalle es enorme y muchas zonas o lugares son automáticamente reconocibles, aunque se han tomado algunas licencias creativas para imprimir dramatismo al caos y la locura que invade la ciudad.

Pero no solo de recreaciones vive el jugador, y este The Division 2 viene con muchas cosas nuevas, otras repiten o continúan lo visto en la primera entrega, pero todo lo que añade está bien hecho. Los asentamientos y puestos de control serán fundamentales para dominar las zonas y tener un flujo constante de materiales para nuestros proyectos. Los primeros se podrán mejorar dándoles más capacidades, y los segundos nos servirán también para finalizar proyectos y así tener nuevo material especializado.
La zona oscura ahora se divide en 3 en lugar de ser una sola. Pero lo más destacable de este The Division 2 es su Endgame, ese que fue el talón de Aquiles del primer título y que lastra aún las ventas de este segundo. La crudeza con la que ahora nos hostigan las facciones simplemente por pasear, infunde una sensación de tensión cada vez que nos dirijamos a un objetivo y doblemos una esquina. Las ejecuciones públicas, los altavoces de propaganda, son solo algunos de los acontecimientos aleatorios que aparecen en nuestro camino. Este mundo es orgánico y la cosas sucederán estemos o no allí.

Tendremos especializaciones tras finalizar la historia principal (lo comentaré más  adelante). La IA enemiga ha subido enteros, es más táctica, aunque por momentos parece un kamikaze. Pero también ha mejorado a nivel gráfico. El Snowdrop es un motor increíble, y si bien la mejora no es drástica, tenemos detalles como el ciclo día y noche o los cambios climáticos  que incidirán directamente en el combate. El sol reflejado en la niebla dificulta a veces los enfrentamientos armados, la noche también, y la lluvia más de lo mismo. Este factor hay que tenerlo muy en cuenta a la hora de elegir el momento de un ataque.

La banda sonora está a un alto nivel  con momentos épicos orquestales y el leitmotiv ya de sobra conocido desde el primer título. Y el sonido ambiental no se queda atrás, facilitando no solo la ubicación espacial de los enemigos, sino incluso el armamento que tienen. El trabajo en ese sentido es brutal, se puede diferenciar los diferentes tipos de armas, y eso en un título de estas características, con la enorme cantidad de ellas que hay es un punto a valorar sobre otros competidores.

Como decía anteriormente son muchas mejoras y por encima de todas, la que hace que este título sea, si no mejor, un competidor directo y al mismo nivel como mínimo de Destiny 2 y Anthem, es el Endgame, que esta vez sí que nos permite darle varias vueltas al juego sin que sea repetitivo y tedioso. Esto es gracias en parte a la inclusión de una cuarta facción llamada los Colmillos Negros.Las facciones son nuestros enemigos y están repartidos por las diferentes zonas del mapa de Washington. Algunas zonas son controladas por una u otra facción y se enfrentan entre ellas para conseguirlas. Pero ten en cuenta que nada más que nos vean y seamos detectados, no dudarán en eliminarnos con todo lo que tengan a su disposición. Estas facciones son 3 durante todo el juego hasta que lo finalicemos. Tenemos a los Parias, los Hijos Verdaderos y Las Hienas, pero el Endgame incorpora una cuarta facción llamada los Colmillos Negros. Esta nueva facción sobresale en todos los aspectos si la comparamos con las otras 3. Son más inteligentes tácticamente, mejor armados, ya que disponen de gadgets como nosotros y son más hábiles. Esta facción la forman contratistas privados al estilo.

Pero hablemos un poco más de los enemigos. Estos tienen una buena variedad, desde los masillas que no tienen especialización, pasando por los tiradores, escopeteros, ingenieros, médicos, suicidas y tipo tanque, este último pareciera en un principio que es solo una esponja de balas, pero en este nueva entrega le añaden otra opción para derrotarlos a parte del disparo al punto débil y posterior lluvia de balas sobre él. Ahora podemos focalizar nuestros disparos sobre una parte de su armadura y al debilitarla le haremos mucho daño. Algo que se agradece.

Otra de las novedades o mejoras de este The Division 2 es la zona oscura. La conocemos de la primera entrega, pero en esta ocasión está dividida en 3 partes, Este, Oeste y Sur. Cada una nos brinda un escenario y ambientación diferentes, algo que ayuda a la sensación de no estar haciendo lo mismo una y otra vez. En cuanto a las mecánicas son similares a la anterior zona oscura. Podremos ir en grupo y conseguir un botón para que lo descontaminen posteriormente y así usarlo, ya que al venir de la zona oscura que es donde no hay ni ley ni control, casi  todo está contaminado. El proceso es simple, lanzamos la bengala en el punto de extracción y tendremos una cuenta atrás para la llegada del helicóptero. Tendremos que defendernos de los enemigos controlados por la IA pero también de los demás usuarios que vean  la bengala. Y no  nos  olvidemos  de nuestros aliados hasta ese momento, ya que cuantos menos seamos, más botín nos toca. Si matamos a alguno o a todos pasaremos al estado de renegado, siendo un objetivo con precio sobre nuestra cabeza y muy apetecible para los demás jugadores de la zona oscura. Si elegimos esa opción tendremos que correr a los refugios para tal menester y esperar a que desaparezca nuestro estado de renegado y así poder volver a nuestra condición de agente normal.
La zona oscura es uno de los puntos fuertes de la saga, ya que tantos tipos de situaciones veremos cómo de jugadores hay. Internet es una jungla y la zona oscura es un fiel reflejo de ello. Los ochos no escritos o de caballeros se dan, pero puede ocurrir cualquier cosa en cualquier momento. Tened mucho cuidado con vuestros “aliados”.

Algo importantísimo en este género es el armamento y equipo. The Division 2 está más que nutrido de todo esto. Al principio es abrumador la cantidad de armas y equipo que tenemos. Las estadísticas no son muy complicadas, pero a medida que aumentemos nuestro nivel que tiene en la actualidad el 30 como tope, veremos armas y equipo con muchas más estadísticas y ventajas que al principio. No os asustéis y pensad que todo es matemática. La matemática es fundamental en este juego, y también la necesidad. Llévate lo que necesites para varios tipos de enfrentamiento y enemigos, pero no te vuelvas loco, ya que muchas veces el nivel no es sinónimo de mejora y estarás más cómodo con un arma de más bajo nivel por su sensación de disparo o cadencia.
Como comentaba en el párrafo anterior la variedad es increíble. Fusiles, subfusiles, ametralladoras, rifles de francotirador, pistolas. Tenemos de todo literalmente. Armas conocidas y otras no tanto, pero que se sienten muy diferentes no solo entre los tipos, sino entre un mismo grupo. Aquí me tengo que quitar el sombrero. El sistemas de niveles y colores es de sobra ya conocido (verde normal, azul especial, rosa legendario) y esto se aplica en todo el equipo. Podremos conseguir algunas armas que tienen una habilidad ya inherente a ella, como por ejemplo puntería, manejo o velocidad de recarga. Evidentemente estas armas son más difíciles d e conseguir. Cuídalas si las encuentras.

También es de vital importancia la personalización de las armas y nuestros gadgets. Miras, cañones, cargadores, empuñaduras y cómo no pintura, aunque esta última es solo estética. Estas personalizaciones nos dan mejoras en alguna de las estadísticas de cada arma. Pero nos quita en otra. Por ejemplo una mira telescópica de 6 u 8 aumentos nos da un 10% de mejora en puntería, pero nos bajará un 15% en velocidad de recarga. Y así con el daño crítico, distancia óptima, daño contra enemigos elites, cadencia de disparo, estabilidad. Otra detalle interesante en la sensación de las armas es la diferencia de retroceso, daño y distancia efectiva. Incluso el calibre de estas como que no es lo mismo disparas un 5,56, 7,62, 45 o un 9mm.
El equipo se compone de mochila, pistolera, rodilleras, chaleco antibalas y guantes. Cada una de ellas tiene atributos generales de armadura (protección) y además pueden tener una o varias mejoras que inciden en nuestra habilidad, salud y puntería de manera que pueden subirnos estadística. Pero no solo eso, si no que si juntamos 3 o más partes de nuestro equipo de una misma marca, obtendremos mejoras en conjunto que son vitales para exprimir al máximo nuestras posibilidades en combate. Al igual que con las armas, hay equipo que tiene alguna habilidad propia, como por ejemplo blindaje. Cuídalo este tipo de esquilo también porque no es muy común.
Como otra parte de nuestro equipo tenemos nuestro habilidades. Estas son un total de 8 que a su vez tienen especializaciones.

  • Dron: Te sigue y actúa según el tipo de especialidad que hayamos elegido:
    • Atacante: tendrá incorporado una torreta y podrá atacar a enemigos concretos desde lejos.
    • Defensor: tratará de defendernos mediante microondas que desviarán las balas.
    • Táctico: sirve principalmente para revelar dónde están los enemigos.
    • Técnico: nos ayudará a reparar nuestra armadura gradualmente.
    • Bombardero: soltará una ráfaga de bombas donde nosotros le indiquemos

 

  • Mina rastreadora: seguirá a un jugador y sus efectos serán distintos dependiendo de cuál usemos
    • Explosiva: se trata de la mina clásica que seguirá al enemigo hasta dar con él y explotar.
    • Explosión aérea: hará lo mismo desde el aire, a la altura de la cabeza.
    • Reparadora: reparará la armadura de nuestro objetivo aliado (o la nuestra).
    • Racimo: conjunto de pequeñas minas que irán hacia el objetivo más cercano.

 

  •  Lanza Químicos: lanzagranadas que puede lanzar una de las siguientes opciones:
    • Incendiario: lanza un gas inflamable casi invisible.
    • Espuma Antidisturbios: ralentizará y atrapará a todo aquel que toque la espuma.
    • Oxidante: debilitará los objetos mecánicos y la armadura de los enemigos.
    • Reforzador: reparará nuestra armadura y la de nuestros compañeros.

 

  •  Enjambre: grupos de pequeños drones que pueden tener uno de los siguientes efectos:
    • Aguijón: se abalanzan directamente contra el enemigo más cercano y le hacen daño sucesivamente.
    • Restaurador: curará una armadura aliada.
    • Potenciador: potenciará las habilidades en combate de un compañero.
    • Reanimador: revivirá a los aliados que estén dentro del alcance del enjambre.

 

  • Torreta: podremos desplegar la torreta para que ataque directamente a nuestros enemigos de cuatro formas distintas:
    • Asalto: con una rotación de 360º y una ametralladora que eliminará a todo objetivo que presencie.
    • Incineradora: expulsará un chorro de fuego que quemará al enemigo.
    • Artillería: lanzará bombas a la localización que escojamos.
    • Francotiradora: nos apoyará para atacar al mismo enemigo que nosotros.

 

  • Pulso: servirá para analizar nuestro entorno:
    • Escáner: veremos a nuestros enemigos que estén alrededor de nosotros durante un breve tiempo.
    • Sensor remoto: podremos ver los enemigos que capte este sensor en la zona donde lo lancemos.
    • Bloqueador: sirve para inhabilitar los sistemas electrónicos de nuestros enemigos.

 

  • Escudo: sirve exclusivamente para defendernos de estas tres formas:
    • Baluarte Balístico: aunque solo podamos usarlo con armas de mano, nos protegerá de forma completa.
    • Cruzado: nos deja más descubierto que el anterior, pero podremos combinarlo con armas principales.
    • Deflector: sirve para desviar las balas que impacten en el escudo hacia un objetivo cercano.

 

  • Libélula: sirve para tomar como objetivo a varios enemigos y lanzarse a por ellos:
    • Cegadora: cegará a los enemigos.
    • Demoledora: sirve para destruir objetos del entorno y los puntos débiles del enemigo.
    • Detonadora: disparará metralla explosiva a los enemigos con los que se cruce, provocando explosiones en cadena en caso de que se acerquen entre sí.

Tendremos que seleccionar las 2 que nos convienen en cada situación a la que nos enfrentemos, pero también si vamos en solitario o en grupo. No es lo mismo disponer de solo capacidad de ataque con un Dron atacante y una torreta de asalto que usar en un Lanza químicos de espuma antidisturbios y un enjambre restaurador de armadura. Esta es una de las grandes bazas de The Division desde su base jugable.

Anteriormente comentaba lo orgánico que era el mapa y la ciudad. El serlo o no influye en la sensación de que lo que vemos tiene ánima, que es vivo. The division 2 lo consigue de una manera genial, incorporando por ejemplo una gran cantidad de animales vivos en la ciudad, los acontecimientos aleatorios que suceden sí o sí aunque no estemos allí, las refriegas con las hermandades por parte de los demás supervivientes que buscan recursos por al ciudad y que podemos o no ayudar. La acumulación de basura, el caos, las zonas dejadas tal y como quedarían tras una huida masiva de la población o la publicidad en marquesinas y pintadas en paredes y carteles suman mucho realismo. Este conjunto de detalles, más el clima cambiante y el ciclo día y noche, hacen que esa sensación de que lo que estamos viendo, pisando y recorriendo es real.

Los escenarios son otro de los pilares en los que se sustenta esa sensación de algo orgánico que comento, pero también son pilar fundamental en el gameplay y los combates. Estos están sumamente cuidados, con infinidad de variedades de coberturas, alturas y ayudas al jugador. Digo ayudas porque el entorno, no solo las coberturas, lo tendremos que usar en nuestro favor. Productos químicos situados en coberturas, que nos pueden ayudar a eliminar o debilitar a un grupo de enemigos, los coches o las alturas serán nuestro mejor aliado. Eso sí, si te quedas quieto o te atrincheras demasiado tiempo estarás muerto de manera irremediable. Este The Division 2 nos obliga a ser dinámicos, cambiar constantemente de coberturas y avanzar. Se siente genial esa manera de combatir. Esto no es la Primera Guerra Mundial, es el caos y estamos en el siglo XXI.
Otra de las ayudas que nos brindan los escenarios son los descansos entre fases. Según vayamos avanzando en la misión, tendremos la posibilidad casi siempre de reabastecernos de munición, granadas y Kits de armadura. Es de agradecer ya que la abundancia de enemigos nos va consumiendo en gran medida nuestras reservas de munición. Cabe recordar que no todos los lugares son propicios para parapetarse por un tiempo limitado, ya que algunos son difícilmente defendibles cuando completemos nuestro objetivo y lleguen refuerzos enemigos de una a varias oleadas. Tendremos que ampliar nuestra estrategia si queremos sobrevivir. Esta manera de o ligar al jugador a modificar nuestro estilo de juego agranda la genial manera de plantearnos los combates.

Como en el primer The Division, una parte fundamental de nuestro crecimiento y aumento de nivel serán los recursos. Estos no solo están repartidos por la ciudad y las misiones, si no que estarán intrínsecamente relacionados con los proyectos que serán una de las maneras que tendremos de conseguir equipo especial, mejoras para las habilidades e incluso armas. La comida, agua, tecnología y componentes serán parte de los recursos que necesitaremos para mantener fuertes los puestos de control, mejorar los asentamientos y así obtener mejoras. Otra manera de conseguir recursos en mayor medida será asaltando los convoyes que los enemigos llevan de un punto de control a otro, pero al ser de gran valor y cantidad evidentemente estarán fuertemente custodiados, y tendremos que asaltarlos de manera muy contundente. Aquí os recomiendo ir en compañía, ya que muchas veces las unidades enemigas son demasiadas y nos sobrepasarán por saturación.

El clima ya os lo había comentado antes. El ciclo de día y noche también, pero ese motor Snowdrop funciona realmente bien. La versión analizada fue la de PC, y habiendo jugado tanto en 2k a 60 frames por segundo con todo en nivel alto y a 1080p 60 frames igualmente y todo en nivel Ultra, he de decir que se ha sido una excelente experiencia visual. No he teñido bajones, congelaciones o artefactos visuales que me estropearan la experiencia. Incluso aumentando el FOV (distancia de dibujado) a un nivel mayor al que estoy acostumbrado, quizás de manera innecesaria ya que no se requiere una visión tan lejana, e instalado en un SSD (disco de estado sólido) se ha comportado de manera excelente. Es una delicia a nivel gráfico, los reflejos del agua, ese clima cambiante hacen que sin ser un gran salto con respecto al anterior título, deje una Experiencia de altísimo nivel y siempre te invita a jugar otra vez.

Y llegamos al Punto más controversial. El Gunplay. Esto va por gustos y sensaciones, pues en realidad no existe un parámetro objetivo que pueda medir si un título tiene mejor o peor Gunplay. Yo tengo como referencia, como la gran mayoría de jugadores de este género, a Destiny y Destiny 2. Anthem ni lo he podido probar aún, por lo que no lo puedo comparar con este, pero las sensaciones que me transmite The Division 2 en cada disparo, con cada arma y con la enorme cantidad de ellas y sus accesorios, me obligan a deciros que está a la altura de Destiny. Puede sonar pretencioso o incluso exagerado, pero como esto son sensaciones no os puedo mentir con las que he tenido.

Ahora me toca darle algún palo a The Division 2. Este es el de la narrativa. Un palo grande en un principio si tomamos este título como un juego tradicional de acción en tercera persona, ya que esta narrativa está casi ausente, con cinemáticas que aparecen de manera testimonial y con mucha timidez. Pero no solo por eso, si no por la fragmentación de ella. Está tan deslavazada que parece inconexa o incluso innecesaria. Tenemos esa premisa de la llamada de todos los agentes hacia Washington porque está por sumirse en el caos más absoluto. Es potente, y más aún si te gustó el primero, pero no hay más que eso. Los Ecos que en el primer título hacían de hilo de la historia, esas reconstrucciones digitales holográficas de momentos puntuales de ese acontecimiento apocalíptico han dejado de ser interesantes. Son fragmentos de refriegas o conversaciones sin sustancia alguna, anodinas y poco esclarecedoras. Aquí hay que hacer un alto en el camino y posicionarnos desde el juego como servicio, no como juego de acción tradicional. Y digo esto porque esta ausencia o diseminación de la historia es una decisión tomada de manera consciente por Massive. Si querían hacer un título que fuera un servicio y que potenciara o motivara el uso del multijugador, tenían que hacer esto sí o sí. De esta manera no se pierde ritmo, no tienes las ataduras de la narrativa para limitarte a buscar ayuda en otros agentes. No hay límites. Si quieres entrar en una misión de nivel 30 y tu eres de nivel 8 puedes hacerlo y sin ningún problema. Esto es por lo que no hay narrativa, aunque si podían haberse esmerado un poco más y tener algunos personajes con carisma y sobre todo que nuestro personaje hable, algo que sigo sin entender en 2019. Pero a lo que vamos, que si quieres unirte a quien quieras puedes, el Matchmaking funciona a las mil maravillas, rápido, seleccionando qué quieres hacer, ya sea exploración libre, misiones o el nuevo modo conflicto que luego detallaré. Pero no ha estado exento de problemas de día de lanzamiento este The Division 2. Ha habido lag, desconexiones repetidas del servidor y objetos que desparecían instantáneamente, pero a los pocos días se lanzó un parche que corregía estos problemas y mejoraba el Netcode.
En mi caso he encontrado poca diferencia entre jugar solo o en compañía a la hora de pasar las misiones de la historia. Aunque con compañeros siempre es más ameno y os combates son mayores y más espectaculares.

Y otro palo más con esta elección de no limitar el multijugador por niveles, y es que al unirte a una misión muy por encima de tu nivel y que no hayas finalizado, esta se queda como cumplida al finalizar la sesión multijugador en tu partida en solitario. Algo que, desde mi punto de vista, es una decisión difícil de defender para un juego tradicional pero para este género puede tener su razón de ser.
En cuanto a ese nuevo modo llamado Conflicto, está dividido en dos tipos. El primero es Escaramuza, que es un duelo a muerte por equipos de 4 contra 4 y Dominación, que es el tradicional modo conquista de 4 contra 4 jugadores también.
También tendremos la posibilidad desde que podemos acceder a la zona oscura de unirnos a un clan, con todo lo que eso conlleva, ya sabéis, pertenencia, quedadas, clasificaciones. Todo un mundo de posibilidades y de encuentros que nos aumentarán el interés por volver al juego cada poco tiempo.

Llegamos al Endgame. Con este compromiso de contenido tras finalizar el modo historia. Este es el baluarte por el que este The Division 2 debe y tiene que convertirse en un referente del género a lo largo de los próximos años. Esa nueva facción es clave en la variedad de la segunda vuelta. Sus habilidades y mejor IA, sus mejoras de combate y la lucha constante por conquistar Washington, fomenta sin lugar a dudas una rejugabilidad, que aunque con límites obvios, llena de interés la repetición de misiones y vuelta a escenarios ya conocidos. Pero no solo esto nos ayuda, también los DLCs o pase de temporada que durante el primer año será gratuito para todo el mundo, ampliará aún más el contenido y los escenarios de manera, a priori, interesantísima para su sustentabilidad en en tiempo. Este pase de temporada constará básicamente de 3 expansiones, que en orden cronológico serán:

  • Alrededores de DC: Expediciones. Añadiendo más partes de la ciudad.
  • Pentágono: El Último Castillo. Otra parte de la cuidad kiy interesante, no solo por agrandar el mapa, si no por la carga histórica y emblemática del Pentágono como centro de el poder militar.
  • Una tercera expansión que aún no está anunciada ni tiene nombre.

Pero aún hay más. Ya os comentaba que el interés por ampliar y mantener vivo el título está a una gran altura. Tendremos La operación Dark Hours, que sera la primera incursión de 8 jugadores en la historia de The Division 2 y que nos ofrecerá algunos de los mayores desafíos que hayamos enfrentado hasta ahora. Interesante es, pues poder añadir más jugadores a nuestro equipo siempre aumenta el nivel, la cantidad y variedad de los combates, sin olvidarnos de la grandiosidad de las explosiones y las lluvias de balas.
Si bien como decía el el pase de temporada es gratuito, los que quieran comprarlo pueden hacerlo, si es el caso de no tener alguna de las versiones que lo incluían, y así podrán acceder a las expansiones con 7 días de antelación con respecto a los que no dispongan de él, algún elemento cosmético y alguna caja de recompensa extra. Sí, hay las famosas loot boxes y micropagos, pero tranquilos, porque todo esto es meramente estético.

Me queda por explicar las especializaciones. Estas se consiguen al finalizar el modo historia y llegar al nivel 30, que como habíamos dicho es el nivel más alto al que se puede acceder por el momento. Aquí tendremos que elegir entre 3. Estas son Francotirador, Superviviente y Experto en Demoliciones. Cuando elijamos una de ellas tenemos que tener muy en cuenta dos cosas. La primera es que cada una de ellas dispone de un arma especial, una suerte de Ulti que nos puede hacer inclinar la balanza en un enfrentamiento contra un nutrido grupo de enemigos o contra un mini jefe o jefe final. Pero esto no es gratuita, ya que la munición es escasa y tendremos que administrarla bien. Las armas son un rifle de francotirador, una ballesta para el superviviente y un lanzagranadas para el experto en demoliciones. Y en segundo lugar tenemos que prepararnos para un nuevo árbol de habilidades, que aumenta aún más la rejugabilidad del título abriendo más posibilidades, estrategias y modos de combatir.

Para concluir no puedo dejar de mencionar las pocas ventas en la primera semana de lanzamiento, cosa que seguramente viene causado por los problemas de los que adolecía el primer título de la franquicia. Es raro igualmente, ya que las sensaciones de los que lo juegan son muy parecidas y van en la línea de lo positivo, en la actualidad, como en la esperanza firme en meses venideros con todo lo que está por llegar.
Pero en resumidas cuentas The Division 2 es un título redondo en todo lo que hace, salvo en esa decisión que toca la narrativa y que ya comentamos su por qué. Todo lo que hace o implementa lo hace bien, vistoso y con muy buenas sensaciones para el jugador y eso en un juego-servicio que es como se puede catalogar a este título dice mucho bueno de él. Así que sin más que añadir, para mi este The Division 2 es un referente en la actualidad frente a rivales tan fuerte y consolidados como Destiny 2 o Anthem.

Análisis
  • The Division 2
    TITANICOVeredicto

    The Division 2 es un título redondo en todo lo que hace, salvo en esa decisión que toca la narrativa y que ya comentamos su por qué. Todo lo que hace o implementa lo hace bien, vistoso y con muy buenas sensaciones para el jugador y eso en un juego-servicio que es como se puede catalogar a este título dice mucho bueno de él. Así que sin más que añadir, para mi este The Division 2 es un referente en la actualidad frente a rivales tan fuerte y consolidados como Destiny 2 o Anthem.

    Lo bueno y lo malo
      • Lo bueno
        • Engame enormemente cargado de contenido
        • Engame enormemente cargado de contenido
        • Escenario Orgánico
        • Abrumadora cantidad de armas y equipo
        • IA enemiga muy cuidada
        • Sonido ambiental y de las armas soberbio
      • Lo malo
        • Narrativa fragmentada y casi inexistente
    Análisis Detalles
    Análisis Tapa
    Tapa
    Idiomas
    • Idioma
    • Interface
    • Audio
    • Subtitulos
    • Spanish
    Ingresar
    Cargando…
    Regístrate!

    New membership are not allowed.

    Cargando…