Tyr: Chains Of Valhalla – Análisis

 

Hace algunos meses en Playstation Plus se regalaba Mighty Number 9, y por razones de interés me adentre a comprender y lograr empatizar con todo lo que el juego había provocado y generado en su público. En resumidas palabras había defraudado terriblemente bajo apartados nefastos. Tal vez el que se acuerde entiende por donde va mi opinión con Tyr: Chains Of Valhalla. Que peca mucho en su jugabilidad que es donde este tipo de juegos de plataformas no puede fallar. 

“Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”. Tal vez esta es la mejor frase para transmitir lo que el estudio Ennui Studio a querido ofrecer. Bajo la premisa de querer traer el mundo nórdico a un mundo futurista lleno de maquinas y tecnologia, nos despertamos como Tyr, hijo de Odín, para salvar el mundo de la inminente destrucción con la ayuda de unas consejeras y el poder de nuestro brazo derecho mecanizado lleno de poder en forma de plasma. El argumento tiene potencial, pero únicamente nos moveremos de A a B a C y sucesivamente sin hacer otra cosa que tener no más de 3 líneas de diálogo, caer en la acción y luchar contra el boss de la zona. Obviamente todo esta pensado para que así sea, pero habiendo entrado en un mundo tan amplio y basto de información hubiese estado bueno ver un poco más de desarrollo, sin embargo, las referencias se ven y las adaptaciones hacen juicio a una investigación justa. 

Uno de los apartados más importantes es el más perjudicado. La jugabilidad en Tyr: Chains of Valhalla presenta una movilidad lateral vertical rígida que muchas veces no permite un control correspondiente a lo que la física del juego necesita. Lo mismo sucede para el accionar de nuestro brazo, los disparos se desprenden sobre los ejes X e Y pero los movimientos de los enemigos muchas veces son en diagonal logrando una frustración extrema que normalmente termina con nuestra vida. 

Es difícil apaciguar un fallo sobre uno de los pilares básicos que este juego tiene que saber proporcionar. Hablar de una música interesante, una historia convincente y variedad justa de enemigos finales queda totalmente opacado por un sistema de controles rígidos y movimientos en pantallas toscos, lo cual desemboca en una repetición constante de frustraciones.
Pero a todo esto se suma un reloj que delimita el tiempo completo que tenemos para finalizar el juego, una idea aceptable e interesante para lograr una dificultad medible y lograr en ciertos puntos la rejugabilidad bajo el velo de tener un lapso temporal para llegar al objetivo en el argumento. Sin embargo son solo 60 minutos, los cuales empiezan a correr incluso desde el tutorial, lo cual implica una velocidad y tomas de decisiones que no dejan paso a una etapa en la cual el jugador logra adaptarse o entender los conceptos básicos. Esto desemboca ineludiblemente en el reinicio del juego llegado a cierto punto de verdad y dejando una sensación amarga en la boca más que la correcta invitación a un desafío. 

Tyr: Chains of Valhalla es un juego hecho bajo buenos cimientos, pero con pilares que terminan dejando una estructura débil y con muchas grietas. Sus ideas están bien planteadas y mal enfocadas. Tener este nivel de jugabilidad, con un control errático, lento y sin precisión  termina dando como resultado una mala experiencia, la cual no importa lo bien que estén pensados o llevado a cabo los demás parámetros, el juego va a terminar aburriendo y cansando rápidamente. No puedo recomendar bajo ningun termino este título, mucho menos intentar vendérselo a alguien. 

Análisis
  • IrrecomendableVeredicto
Te lo resumo en 5 oraciones

-Jugabilidad errática y fallida
-Dificultad frustrante y abrumadora
-Enemigos repetitivos y faltos de vida
-Buena música y bases de argumento
-Sistema de combate rápido y frenético

    Ingresar
    Cargando…
    Regístrate!

    New membership are not allowed.

    Cargando…