Valkyria Revolution – Analisis

Es complicado entender como algunas cosas salen tan mal. Hoy en día en que es tanto el hambre por un buen juego que las empresas se empujan unas a otras para sacar juegos realmente apurados, mal preparados y con un desarrollo mediocre como si por hacer las cosas rápidas fuera a darle ventaja por encima de otro producto.

Señores desarrolladores, mis padres siempre me decían que el apurado trabaja doble. Mes a mes este viejo dicho se ha hecho cada vez más presente, es el caso de Valkyria Revolution, un juego con mucho potencial a explotar pero que raramente alcanza a cubrir los parámetros de un juego de su género y calibre.

Estamos ante un mundo en una profunda guerra entre una nación oprimida y el imperio maligno de turno que busca resistir su revocación. En un sistema de recuerdo o cuento de cómo fueron sucediendo los eventos de la historia tendremos el control de un pelotón poco común, el cual ira rigiendo diferentes ataques por territorio enemigo con el fin de dar fin a la guerra.

El imperio Ruzhien, gobernante del territorio por provecho de un mineral mágico para el desarrollo de poderosas máquinas, es aquel que tendremos que atacar estratégicamente junto a nuestro grupo de guerreros y la princesa Ophelia de Jutlandia, persona que insiste en que no puede estar de brazos cruzados mientras estalla la guerra. El camino a la salvación es largo, recto y estrecho.

La política tiene un impacto en el argumento muy fuerte, mostrando razones constantes para tener que armarnos de paciencia para largas charlas tanto de los planes del mal como aquellos que quieren erradicarlo. Tanto las pantallas de cargas como las conversaciones son tediosas e insoportables, al punto de en muchos casos poder omitirlas sin perder el hilo de la historia.


Por el lado de las voces que acompañan a cada personaje cabe destacar el correcto nivel de actuación en las voces japonesas, donde tal vez por falta de costumbre o conocimiento no se sienten tan atravesadas, forzadas y mal interpretadas como lo hacen las voces en inglés.

La música al igual que los efectos de sonidos dejan bastante que desear en todo sentido, efectos pobres, sonidos mal grabados o hasta mal implementados en muchos momentos hacen que la experiencia de juego se arruine por completo, ya que este apartado es uno de los pilares para tener un buen título.

Sin embargo, el sistema sonoro no es lo único que falla en Valkyria Revolution, ya que gráficamente estamos ante lo que parece un port en HD de un título de ps3. Movimientos toscos, facciones duras y rostros con total falta de expresión. Todo esto en un ambiente de enemigos pobres de imaginación y distribuidos en inmensos terrenos que no explican su tamaño.

Los tiempos de cargas merecen en esta nota un párrafo especial, ya que es abrumador la forma en la cual aparecen en pantalla. El salto de una simple escena a otra, las cuales aparecen entre 5 o 6 sino más entre momentos de jugabilidad, es ridículo y lo peor de todo es que interrumpen hasta las escenas más simples y frecuentes.

La jugabilidad en este caso presenta elementos de estrategias sumando acción, una mezcla realmente irreconocible de anteriores entregas de este exclusivo de PlayStation. Una vez inmerso en batalla. El sistema de turnos se elimina y estaremos a cargo de nuestro personaje seleccionado y un simple sistema de comandos para nuestros otros tres compañeros. Además, podremos tomar la iniciativa y disparar desde la distancia, aunque siempre es más recomendable hacerlo frente a frente con una espada o hasta utilizando la magia, algo que desgraciadamente resta en vez de sumar como apartado nuevo.

Ni los elementos de rol logran tener una función coherente ya que, mediante un sistema de actualización de armas o equipos que requiere el mineral ragnito y liquidar infinitas misiones secundarias, la recompensa por hacerlo es tan pequeña e insignificante que se siente siempre como una total pérdida de tiempo. Todo un apartado desperdiciado ya que la forma en la que está planteado logra llamar la atención, por lo menos hasta que uno se pone a leer los resultados por mejora.

Valkyria Revolution es un juego totalmente olvidable en muchos aspectos. Sega aposto por una nueva fórmula que termina siendo un engendro con dificultades para expresar lo que propone. Lo que nos deja con un producto repetitivo hasta el artazo, que quiere profundizar hasta los cimientos en su historia pero que termina aburriendo rápidamente y apartados gráficos y sonoros que al contrario de lograr estabilizar la balanza logran hacer el ultima espacio a su tumba. Su título propone un cambio dramático y de repercusiones, por desgracia, la gente solamente lo vera como un juego más del repertorio de fracasos de 2017.

 

 

 

Mastrop
Author Details
Juego todo lo que me de un logro, y lo que no…. también. Amante de las consolas, pero en relación con mi PC. Creo que antes de criticar u opinar hay que saber y conocer.
Ingresar
Cargando…
Regístrate!

New membership are not allowed.

Cargando…