Juegos de Nicho que se hacen Mainstream. ¿Es Bueno?

Hace un tiempo que estoy dándole vueltas a una situación que, a mi parecer, se está convirtiendo en por lo menos curiosa a falta de otra definición mejor. Esta es la transformación de un título o franquicia de “nicho” a “mainstream”. 

Comencemos por definir los términos. Cuando nos referimos a un juego o título de “nicho” queremos decir que este es destinado o enfocado, por sus mecánicas o temática, a un sector de jugadores pequeño, reducido o muy concreto del mercado. Un ejemplo claro, tanto que es el modelo en el que basaré el artículo y que ya hablaremos más adelante, es la saga Souls que demuestra claramente como un juego de “nicho” llega a ser “mainstream”. Este último término hace referencia a una obra que se populariza o es tendencia, y se puede aplicar tanto a videojuegos, como a series o películas. Un título “mainstream” no tiene que haber sido forzosa o ineludiblemente de “nicho”, ya que hay producciones en todos los ámbitos que saltan directamente a ser “mainstream” o se crean para serlo. Explicado muy por encima y a vuela pluma la terminología básica, voy a seguir con el ejemplo que comentaba al principio. 

Partimos de la saga Souls, del estudio From Software, con su primer título, Demon’s Souls que salió en exclusiva para PlayStation 3 en 2009 y que era sucesor espiritual de otra saga del estudio, King’s Field (Playstation 1994). Demon’s Souls era un juego difícil, oscuro, sin una trama definida ni diálogos per se (salvo por lecturas y algunas conversaciones con PNJs), con una mitología muy marcada , que aunaba una ambientación oscura y envolvente, un sistema de combate muy profundo y exigente, en el que morir se convertía en algo normal y te penalizaba en exceso cualquier error, teniendo a veces que retomar la acción desde un punto muy alejado del lugar donde habías caído en combate. Esto obligaba al jugador a reunir una paciencia y estudio de los enemigos que, a su vez, cercaban o reducían la cantidad de potenciales compradores del título. Y ahí está el quid de la cuestión, que este juego era para un grupo muy concreto del mercado, con esas mecánicas de combate tan punitivas que rozaban la exasperación en algunos lances de la experiencia. Todo este conjunto que hace al título tan particular, lo convirtió en un título de”nicho”.

En sucesivas entregas de la saga, Dark Souls,Dark Souls II, III e incluso podríamos meter en ella al Bloodborne, seguiría la misma senda con mejoras gráficas y de combate, pero continuaba con la misma estructura siempre. Hace unos años, estos títulos cobraron una popularidad desmesurada (que no inmerecida) para el público generalista (que no es ni mejor ni peor que el que juega a estos títulos desde siempre, que os veo venir). Fue gracias a YouTube y los creadores de contenido de esta plataforma que se empezó a tomar esta saga como referencia de dificultad (gracias a sus gameplays y verlos morir una y otra vez) y de ser un jugador “hardcore”, hasta el punto de compararlo con casi todos los títulos que llevaran algún tipo de sistema de combate similar, acuñando el término “es/no es un Souls”. Esto le convirtió automáticamente en “mainstream” y por eso todo cambió. No quiero decir que haya perdido valor la obra de From Software, al contrario, pero le deja una marca de juego referencia que no le va bien a la industria. Me explico. 

Nos quejamos de los juegos que son refritos año tras año, los Duty, FIFAS, PES, Assassins creed (ahora menos gracias al Origins), de los Remastered y Remakes, pero por el contrario estamos haciendo mella a títulos que intentan mejorar o dar un nuevo punto de vista a mecánicas ya vetustas o muy manidas, como el “criticado” Kingdom Come Deliverance o el Sea of Thieves. Creo que los juegos de “nicho” son eso, juegos muy particulares que no todo el mundo tiene la obligación de jugar o conocer para valorar otro título. Ni tampoco ser una referencia, porque el género “nicho” sería un símil de las películas de serie B o los libros de Aventura Histórica, por poner un ejemplo. No hay que vilipendiarlos ni tampoco volverlos de culto. Simplemente son obras para un determinado público que te puede gustar o no. Simplemente eso. Y si seguimos usando títulos de “nicho” como referentes hacia otros videojuegos, los ie conseguiremos será reducir cada vez más el espectro de los mismos, produciendo una cantidad enorme de obras endogámicas que viciarán la industria hasta tal punto que nos dará igual jugar un título u otro, porque todos tendrán las mismas mecánicas, dificultad y sistemas de lucha o combate que los llevarán a ser solo distinguibles unos de los otros por su estética visual. 

No quiero quedarme solo con la parte catastrofista, porque esta situación tiene también una cara positiva. Y esta es el reconocimiento de las obras de “nicho” por parte de todo el mundo y el acercamiento a otro público, que bien lo desconoce y le gusta o simplemente no está en su radar de preferencias, y esto le viene bien a los desarrolladores para tener más ventas y poder continuar haciendo estos títulos. 

Por último, quisiera dejaros una pregunta muy directa al aire. ¿Los videojuegos de “nicho” tienen que ser referencia para los demás títulos?

Ingresar
Cargando…
Regístrate!

New membership are not allowed.

Cargando…