Nier: Automata – Análisis

Nier: Automata es una propuesta interesante, llamativa y ambiciosa de Yoko Taro quien ya nos había traído a Nier en la pasada generación y los Drakengards mucho antes. Si a esto le sumamos lo que los muchachos de Platinum Games nos tienen acostumbrado con sus juegos frenéticos, la combinación es magnífica. La Demo que salió hace no mucho nos dio un poco la idea de lo que el juego podía llegar a ser, pero el resultado final puede dejar a muchas personas con la boca abierta ni bien arrancan a jugarlo.

Nier: Automata nos sitúa en el año 11945 DC, muchos miles de años después de Nier. No es necesario tener que haber jugado al juego de PS3/Xbox 360 ya que la trama es completamente distinta. Eso sí, hay referencias y guiños a aquel título que solo el conocedor se podrá dar cuenta. Al comenzar con la historia, sabemos vía propaganda que en algún momento, los alienígenas invadieron el planeta obligando a la humanidad mudarse a la luna para evitar su extinción. Muchos años después, los sobrevivientes crearon un ejército de androides para tratar de recuperar el planeta. Es así como en el “presente” manejamos a 2B una androide que será determinante en la historia y que lentamente irá descubriendo, junto al androide 9S, la verdadera situación del planeta. Es de remarcar la evolución de la relación de ambos personajes en el juego. 2B que es una androide fría que solo piensa en cumplir las misiones y 9S que es más cálido, abierto a la conversación y que es curioso ante la cultura humana previa a la invasión además de improvisar en el combate, hacen una pareja atípica y divertida.

Taro introduce también muchos problemas del mundo real, desde la corrupción, la desigualdad social, la religión e incluso la discriminación ante lo diferente.

Aunque su género principal es el de un Action RPG al estilo Hack & Slash, la verdad es que pasa por muchos otros. De acuerdo a las misiones, lugares y zonas, el juego se puede transformar en un Side Scrolling y en otros momentos donde debemos usar la unidad de vuelo, el juego resulta en un shooter top-down de naves. Para poner ejemplos, en ciertos momentos estamos jugando “Bayonetta” para pasar a “Dust: an Elysian Tale” y luego a un “1942”.

Volviendo al género principal que es el del Action RPG, podremos explorar los distintos rincones que nos ofrece este mundo. Decir que es un Open World sería exagerar cuando lo comparamos con los últimos juegos de este estilo como Horizon: Zero Dawn y Zelda: Breath of the Wild ya que el mundo en si no es tan grande y es bastante lineal. Más cuando se lo mezcla con el 2D Side Scrolling y que, además, nos encontramos con “paredes invisibles” que no nos permite acceder a ciertos lugares y nos da una sensación de “falsa libertad” en el juego.

Más allá del evidente protagonismo de 2B, Taro trata de hacer conocer a los personajes de una forma más personal haciéndolos protagonistas también. Es por eso que cuando vos crees que terminaste el juego, solo terminaste una parte de éste. Por ejemplo, el primer New Game + lo jugaremos con 9S. Estarán los momentos que coinciden en el hilo principal con 2B, bajo su perspectiva, pero estarán los momentos donde están separados que jugaremos la parte del hilo que le corresponde a él. Además, 9S puede usar el hackeo como arma haciendo que la jugabilidad cambie. Y cuando terminos la 2da corrida, podremos seguir disfrutando de nuevos elementos en la 3ra corrida. Se recomienda conseguir el final E para disfrutar la experiencia de Nier: Automata en su totalidad.

El juego en si es algo corto si vamos derecho a realizar las misiones correspondientes a la historia principal, pero tiene muchas misiones secundarias que nos permite conocer más el contexto en el que nos encontramos y a su vez conocer personajes divertidos con sus historias extrañas e intrigantes mientras hacemos misiones del tipo de encontrar objetos para un NPC, ser guardaespaldas de estos mientras los escoltamos, o pelear contra ellos. Esto nos da muchas horas extras para disfrutar pero, lamentablemente, no hay tanta variedad, se disfrutan más por su lado narrativo.

 

2B tiene dos sets de armas que podremos cambiar en cualquier momento, incluso en medio de la pelea permitiendo realizar distintas combinaciones de golpes para atacar a corto alcance. También realizar ataques de largo alcance mediante nuestro POD que lanzará proyectiles. Se pueden combinar tranquilamente el uso de ambos ataques para el cuerpo a cuerpo. Además de los 2 botones que usamos para ataques también podemos sprintear y esquivar ataques enemigos que cuando lo hacemos en el momento exacto el juego nos permite realizar un devastador contraataque.

Cuando estemos en la unidad voladora, solo podremos realizar ataques con proyectiles mediante el POD y podremos esquivar los ataques enemigos. En los momentos que juguemos con 9S podremos usar el hackeo también a ciertos enemigos o dispositivos. Así como en tierra, la jugabilidad puede cambiar, en el aire también, porque la cámara va cambiando e incluso en ciertos momentos nuestra unidad se vuelve humanoide permitiendo disparar en toda dirección posible dentro de los 360°.

Como todo RPG podremos mejorar a 2B. Principalmente conseguiremos experiencia derrotando enemigos y realizando misiones y así subir de nivel. Con esto, nuestros atributos bases (ataque, defensa, vitalidad) aumentarán. Pero también podremos mejorar a 2B con armas y plug-in chips.

En mi opinión hay poca variedad de armas (espadas chicas, espadones y lanzas) y donde más uno se tiene que enfocar es en mejorarlas de nivel, usando objetos que iremos encontrando en el mapa o que dejarán los enemigos eliminados. También podremos mejorar el POD aumentando el daño de los proyectiles.

En cuanto a los plug-in chips es lo que nos permite dar una variedad de estilos de juego (ofensivo, defensivo o equilibrado).

Los plug-in chips pueden ser comprados de comerciantes y encontrarse de enemigos derrotados. Hay mucha variedad de chip. Esto puede aumentar el poder de ataque de las armas o de los POD, la defensa ante ataque físicos o de proyectiles, aumentar la vitalidad, etc. A su vez, estos chips también tienen nivel pudiendo fusionar 2 de un mismo tipo y nivel para generar uno de mejor nivel y potenciando el efecto de la mejora. No es que podamos poner todos los chips que queramos. 2B tendrá un límite de slots para los chips que podremos aumentar su capacidad. Algunos mercaderes también son capaces de fusionar chips del mismo tipo para crear plug-in chips aún más poderosos.

 

Si somos derrotado en batalla, no es un GAME OVER. La memoria y los datos de 2B serán descargados en un nuevo cuerpo y al volver a donde nos derrotaron podemos encontrar nuestro cuerpo anterior y recuperar los chips. No hay que dejar pasar mucho tiempo ya que el cuerpo puede desaparecer. Además de recuperar los chips y la configuración que teníamos, podemos elegir entre “Recuperar” el cuerpo o “Repararlo”. Recuperar el cuerpo hace que tengamos una mejora temporal en nuestro cuerpo, y repararlo nos permite hacer que se vuelva un aliado. Pero puede que el proceso falle: los datos pueden corromperse y en lugar de ser un aliado, resultar en un enemigo.

Si jugamos conectado en línea, podremos encontrar cuerpos de otros jugadores caídos y repararlos para que sean nuestros aliados o recuperarlos y conseguir dinero y objetos.

 

El apartado gráfico me hizo mucho ruido. Si bien el modelado de los personajes es maravilloso, el mundo deja algunas cosas que desear. Ya hablamos de la falsa libertad donde en ciertos momentos chocamos con paredes invisibles. Al ser un juego cuyos assets se cargan de forma dinámica para poder experimentar los 60 FPS, esto hace que pegue tirones en el framerate debido a la carga con la PS4 común. La experiencia mejora mucho jugando con la PS4 Pro. La carga dinámica provoca además que elementos aparezcan de la nada (o como me paso en un momento que ni siquiera cargo el suelo hasta que me acerque lo suficiente). No solo eso, ciertos escenarios se ven demasiado vacíos. Después de juegos como Bayonetta 2 donde los gráficos eran geniales, este se siente que queda en el camino

Eso sí la experiencia visual es grandiosa en los momentos de acción con la unidad voladora. Se sienten dos juegos distintos en este sentido.

El apartado sonoro, a diferencia, es perfecto. La banda de sonido es magnífica con cada pieza creada por Keiichi Okabe (Drakengard 3, Nier: Replicant, Tekken 6). No solo que cada una de las melodías son grandiosas, sino que potencian de gran forma la parte narrativa del juego y le da el tono épico a los combates. A su vez el cast de voces es tremendo. Yui Ishikawa (Mikasa en Attack on Titan) en el papel de 2B, Natsuki Hanae (Ken Kanebi en Tokyo Ghoul) dándole la voz a 9S. Aoi Yuuki (Tatsumaki en One Punch Man), Daisuke Namikawa (Oikawa en Haikyuu) y Tatsuhisa Suzuki (Noctis en Final Fantasy XV) completan el cast de los personajes más relevantes en el juego.

Nier: Automata no es una obra perfecta, pero si puede llegar a convertirse en una obra de culto, un juego que mezclando varios tipos de jugabilidad, acción frenética y una narración excelente como Yoko Taro nos tiene acostumbrado hacen de este juego en un imprescindible sino que también, sin duda alguna, en unos de los mejores juegos del año.

Ingresar
Cargando…
Regístrate!

New membership are not allowed.

Cargando…