Primeras Impresiones – ScourgeBringer (PC)

De los desarrolladores de NeuroVoider, Flying Oak Games, nos presenta ScourgeBringer. Este excelente título es la joya del estudio y aunque actualmente sigue en acceso anticipado tiene un pulido sobresaliente. ScourgeBringer es un juego de plataformas 2D, Roguelite de acción con movimiento libre, mazmorras aleatorias y muerte permanente. Es vertiginoso, frenético y con una dificultad no apta para todo tipo de jugadores. Sin duda tengo que mencionar otros títulos de este tipo como por ejemplo Celeste. El salto, la fluidez de la jugabilidad y el diseño del personaje parece que sirvieron de inspiración para estos apasionados desarrolladores, al igual que muchas ideas que vimos en Dead Cells y tantos otros.

Kyhra, la más poderosa de todos los clanes

Ella tendrá que adentrarse en lo desconocido para acabar con el mal y así salvar a la humanidad. Típica historia de salvar al mundo que se nos olvidará rápido por centrarnos en la jugabilidad. Para ello contaremos con distintos ataques y movimientos. Cuerpo a cuerpo tenemos el golpe y el tajo, nuestros principales ataques de espada. Dominar el primero es fundamental porque aturdirá a los enemigos dejándolos expuestos y también nos permitirá repeler ataques a distancia. Como no, Kyhra, contará con un dash o ataque de embestida que nos ayudará a encadenar combos o huir de ataques enemigos. Podremos incluso no tocar el suelo y vaciar salas en un plis plas mezclando saltos y golpes con este impulso. También nos acompañará un pequeño satélite llamado Blast.32 que se encargará de los ataques a distancia. Cuenta con munición que recargaremos realizando ataques cuerpo a cuerpo y además tendrá distintas variaciones. Y por último y más importante para mí en los movimientos del personaje tenemos el salto. Os parecerá algo estúpido que os hable de esto, pero sin una base sólida lo demás no funciona. Está trabajado a la perfección, se siente muy fluido y medido y aunque lo he nombrado el último, es el primero que tenéis que dominar.

Tus errores del presente son sabiduría para el futuro

La muerte permanente es algo relativo en ScourgeBringer. Obviamente cuando mueres vuelves al principio, pero antes apareces en el árbol tintineante. Aquí podrás comprar habilidades con la sangre de los jueces (jefes y semi jefes) que hayas derrotado durante tus partidas. Por eso digo que es algo relativo, pues tiene permadeath, pero no castiga al jugador de forma abusiva haciéndolo volver al principio y sin ninguna mejora para las futuras incursiones. Personalmente es algo que me gustó bastante, porque eso me generó ganas de volver una y otra vez. Me hacía sentir que me estaba ayudando a mejorar y que el juego no me dejaba tirado por unos pocos errores. Y es que el comienzo fue frustrante, pero pasadas unas pocas horas estaba cómodo y solo tenía ganas de jugar, de superarme y alcanzar la perfección en cada nivel. ScourgeBringer es un juego que te lo puedes pasar en 15 minutos, pero créeme que no será el caso en tu primera partida. La duración del título dependerá de la experiencia del jugador, podrás pasártelo en 4 horas o, en 10. Aquí tu voz interior que te dice… ¡una partida más! es de lo más gratificante.

Estructura de los niveles

Cada nivel tiene 20 casillas por explorar que se generan de manera procedural, por lo que nunca tendrá la misma distribución. Habrá un altar de sangre donde podrás elegir una entre varias habilidades, ya sea recuperar todas las vidas y munición o hacer un porcentaje más de daño por citar algunas. Encontrar este altar será un alivio porque siempre habrá alguna habilidad que te ayude, aparte de incentivar la exploración. La tienda de avaricia toma gran importancia y habrá una por nivel. Aquí podremos comprar power-ups con lágrimas de sangre que nos darán todos los enemigos que derrotemos. También tendremos la sala del mini jefe. Necesitaremos acabar con él para poder acceder a la sala del jefe. El juego los llama jueces y de momento hay cuatro, cada uno con unos patrones específicos que nos costará sudor y lágrimas hasta que aprendamos la clave de sus movimientos y ataques. Me ha parecido muy atractivo que se diferencien y que tengan esa variedad unos con otros. Lo que aprendas de uno no te valdrá con el siguiente.

Apartado artístico, sonido y rendimiento

Este Pixel Art es de los más bonitos que he visto, las animaciones y los efectos son impresionantes. Generan un movimiento muy agradable a la vista y llenan de vida todo lo que se muestra en pantalla. Puse mis grabaciones a cámara lenta para poder ver minuciosamente los movimientos de Kyhra y de sus enemigos. Cada detalle, cada impacto, están realizados con una exactitud perfecta. La música de ScourgeBringer me recordó mucho a los Doom, con toques metaleros, doble pedal y muy enérgicos que van de la mano con la esencia del juego y te mantiene activo a los mandos. Los sonidos de golpes, bloqueos y movimientos te facilitan mucho la partida porque son muy reconocibles. Cuando aturdes y escuchas una especie de sartenazo te motiva sabiendo que estás haciendo bien las cosas. Para este análisis he usado la versión de Steam y la de Xbox Game Pass PC, en dos PCs distintos, uno de gama media-baja y otro de gama alta y el rendimiento ha sido buenísimo en ambos. No he tenido ningún tipo de fallo, se nota que los desarrolladores están cerca de su público y los escuchan.

Conclusiones

ScourgeBringer me ha sorprendido gratamente y aunque empecé un poco frustrado, luego quería más y más. Cuando acabé con él me sentí realizado y me hizo amar todavía más este subgénero y seguro que me pasaré unos meses jugando a juegos parecidos por su culpa. Si queréis poneros a prueba no dudéis en jugarlo y si os gustó algún título de este tipo ni lo penséis y jugarlo porque está a la altura de los más queridos. No me olvidaré fácilmente de ScourgeBringer y seguro que vuelvo para las futuras implementaciones.

Leave a Comment

tres × dos =

Estamos en Vivo!
¡Cuanto Pochocolo!
Login
Loading...
Sign Up

New membership are not allowed.

Loading...