Ride 2 – Análisis

Los apasionados por las dos ruedas, como quien les escribe (amo las motos, que le voy a hacer!!!), no tenemos demasiadas oportunidades de disfrutar de títulos que calmen nuestra sed de velocidad con la libertad que tan solo estos preciosos “bichos mecánicos” pueden ofrecer, al menos dentro del mundo de los videojuegos. Y es que todos sabemos que es un género complicado, poco provisto, y también hay que ser realistas… con un público muy limitado.

Por suerte aún hay quien se arriesgue por nosotros, existe una compañía que sigue intentándolo, que continúa buscando la forma de acercarnos este género un poco relegado por el cual muchos suspiramos… estamos hablando nada más ni nada menos que de Milestone, la desarrolladora italiana que intenta mantener en alto la bandera de los “moteros” de ley y sigue haciendo un gran esfuerzo por traernos diferentes títulos de este apasionante mundo. 

Sos como yo y soñas con llevar una Yamaha R1 al límite?, manejar una BMW R1200 mientras cortás el viento?, subirte a una Ducatti Monster y sentir todo ese poder en tus manos?, entonces esta es una muy buena oportunidad (y más accesible, claro está).

Tal vez el principal estandarte de esta desarrolladora venga de la mano de la categoría reina en el mundo de la velocidad sobre 2 ruedas, MOTO GP, que año tras año nos trae su presentación de temporada y que sumó además en su última entrega un cambio bastante radical partiendo del título en sí, sumando un nombre propio y basando la entrega en este protagonista (nada más ni nada menos que el gran Valentino Rossi), y agregando dentro del juego más vehículos que solamente motos.

Ahora bien, más allá de esta saga con la que supieron tener cierto éxito y buena llegada, Milestone quiso ahondar un poco más y se arriesgó hace poco más de un año atrás con una propuesta diferente aún estando basada en el mismo mundo motoquero, hablamos de RIDE.

Qué estamos diciendo?, Ride pretendió convertirse (y en parte lo consiguió) en un juego de motos apuntado a ser más un SIMULADOR que un arcade, aunque cuenta con la opción de jugarlo de ambas maneras, y cuyo encanto radica mayormente en la posibilidad de utilizar motos “de calle” dejando de lado los equipos deportivos. De esta manera podíamos subirnos a esas verdaderas BESTIAS de 2 ruedas que solo vemos pasar por la calle o en algunas fotos y videos, corriendo en diferentes circuitos y escenarios completando objetivos que no solo se resumían a salir primeros. Pruebas contra reloj, de habilidad, desafíos mano a mano, eran solo algunas de las opciones “extra race” que lo diferenciaban.

 Si bien no fue un MAL juego, no gozó de un gran recibimiento principalmente por la escasa variedad de contenido y opciones, y por no lograr cumplir con la cuota de calidad que pretendía ofrecer. Poco más de un año después de esta primera entrega que pasó bastante desapercibida (al menos por estas tierras), la gente de Milestone fue por más y apostó fuerte buscando reparar los errores del pasado y mejorar la propuesta. Veremos si logró aumentar la calidad de lo que pretende ser una saga, o si solo quedó en un mero intento.

 Si hay algo que debemos destacar de entrada, es que Ride 2 al menos intenta subsanar aquellos puntos flojos tan criticados en la anterior entrega… y podemos decir que lo logra en un muy buen porcentaje. Como comenté anteriormente, el primer juego pecó de “corto” en cuanto a su contenido, variedad y modos, y los italianos se hicieron eco de este punto.

Para que se entienda de que estamos hablando, algunos de los números que acompañan a Ride 2 refiriéndonos a su contenido son realmente sorprendentes!!!. A ver… ¿querías motos?, el juego trae poco menos de 200 modelos diferentes!!!, correspondientes a 20 marcas… como dirían nuestros amigos españoles una verdadera FRIOLERA!!!, ahora te alcanzan?.

Por el lado de los circuitos y las localizaciones, también se presenta una mejora más que notable, llegando a 30 trazados en 15 entornos diferentes en los cuales demostrar todas nuestras habilidades detrás del manillar. Querés más?, bueno, como si todo esto fuera poco, ahora contamos con muchas más opciones a la hora de personalizar a nuestros pilotos y optimizar las motos.

En cuanto a nuestro personaje, cabe destacar que las posibilidades de personalización son bastante variadas y no se remite solamente a modificar colores… contamos con diferentes diseños de trajes y ropa de motociclista para las 3 modalidades: Circuito (trajes para moto de pista), SuperMoto (trajes para motocross) y Carretera (ropa de calle). Lo más interesante de esto es que tanto la ropa como los guantes, botas y cascos son de marcas y modelos REALES… pudiendo lucir por ejemplo un hermoso AGV de los que usa Valentino Rossi en sus carreras, dibujado con lujo de detalle.

Para las máquinas en sí, las opciones y variantes realmente son para aplaudir DE PIE: más de 1200 partes y piezas para intercambiar y mejorar nuestras motos!!!, una verdadera locura, a lo que además debemos sumar todas las posibilidades incluidas en cuanto a la modificación en ciertos valores y aspectos que respectan al frenado, suspensión, tipo de cubiertas… en fín, todo para que aquellos puristas de las customizaciones y mejoras puedan disfrutar de muy buenas opciones.

Por último, y no menos importante, esta segunda entrega cuenta con un muy buen número de modos de juego, con clásicos como las competencias contra reloj, las competencias online de hasta 12 jugadores, carreras mano a mano tanto online como en la misma consola a pantalla partida (modo que está desapareciendo lamentablemente), y un completo modo “Gira Mundial”, que se divide en diferentes categorías de competencia y nos pondrá a prueba en carreras clásicas y eventos de habilidad que son bastante exigentes. Suficiente como para tirar un buen rato, no te parece?.

Algo que ha caracterizado a los fichines de velocidad en general, mayormente en esta generación de consolas, es el espectáculo visual que suelen ofrecer con escenarios cada vez más elaborados, vehículos diseñados a la perfección, efectos climáticos impresionantes y mucho trabajo en la iluminación… peeeeero (si, lamentablemente hay un pero) tenemos que decir que Ride 2 no está a la altura de lo que hubiésemos querido, pero a pesar de tener ciertos altibajos, CUMPLE.

A nivel gráfico tiene algunos puntos muy destacables como el diseño de cada una de las motos, muy detallados y copiados a la perfección de las versiones reales que contrasta un poco con lo que podemos ver en algunos de los entornos… sosos y faltos de vida. En este tipo de cosas es donde ya comienza a notarse la “edad” del motor gráfico que utiliza Milestone para movilizar sus juegos, poco evolucionado para los tiempos que corren. Los efectos climáticos están bien logrados por momentos, pero no llegan convencer y muchas de las texturas del juego son bastante pobres. Algo a destacar es que todo corre a 1080p y 60fps muy estables (alguna caída encontré, pero muuuy puntual).

El punto fuerte, técnicamente hablando, lo encontramos por el lado de las físicas. Se hizo un trabajo muy fuerte en intentar transmitir la sensación de estar arriba de una moto a altas velocidades, y podemos decir que se nota… jugar sin ayudas activadas, con el mayor nivel de realismo posible es un verdadero reto y puede llegar a frustrar a más de uno, pero es donde el título se disfruta al 100%. A diferencia de los juegos y simuladores de autos que cuentan con la posibilidad de usar un volante para sumar realismo, en este caso no tenemos más opción que arreglarnos con el Joystick, pero puedo decir que está bastante bien adaptado.

Por último, queda hablar del sonido del juego que al igual que el apartado visual tiene sus altos y bajos. La música es la correcta para un fichin de estas características, donde los ritmos electrónicos copan la parada y acompañan bastante bien la acción que se ve en pantalla, pero la variedad es muy poca y llega a cansar. Por el lado de los sonidos del juego en sí, lo que respecta a las motos está bastante bien logrado y se puede diferenciar claramente el cambio entre marcas, cilindradas y tipos… escuchar el rugido del escape en las motos mas grandes es un verdadero placer.

Bien, hablamos de los cambios respecto de su antecesor, hablamos del crecimiento en el contenido, hablamos de su cuota técnica, pero nos estamos olvidando de lo REALMENTE importante: como juego qué onda???

Lo primero que hay que aclarar es que el juego en sí es muy divertido… y esto es bastante para decir, sobre todo hablando de un fichin de motos (que como ya dijimos, no abundan). Claro que está apuntado a un séquito amante de las 2 ruedas y no es para cualquiera, no es uno de esos games en los que uno puede decir: “no me van estos juegos, pero voy a probar”. Si no te gusta el género, lo mejor es dejarlo pasar… no te voy a mentir, pero si al menos sentís un poco de empatía con el motociclismo, te puedo asegurar que estamos ante una de las mejores opciones a las que se pueden acceder en la actualidad.

Como ya destacamos anteriormente, el juego cuenta con muchos modos para poder disfrutarlo al máximo y ofrece muy buenas propuestas para aprovecharlo solo, acompañado o en línea. Querés jugar solo y tranquilo?, no hay problema, las opciones son varias y podemos decir que casi todas son interesantes… y digo casi todas porque a mi particularmente hacer pruebas contrarreloj no me atrae demasiado, pero sé que más de uno lo puede disfrutar mientras perfecciona su pericia para la conducción. Lo cierto es que la “joya de la familia” respecto del juego en solitario es el modo GIRA MUNDIAL, muy similar a los módos carrera de juegos como Gran Turismo o Grid, donde tendremos la oportunidad de competir en 3 categorías diferntes divididas por el tipo de motos a utilizar: deportivas, de calle y motard. Cada categoría tiene diferentes competencias para las cuales deberemos contar con una moto de un tipo específico (que hay que “comprar” con las monedas que ganamos), y que nos pondrán en situaciones tan clásicas como una carrera o prueba por tiempo, al igual que en otras más complejas y rebuscadas que retarán nuestra destreza.

Las opciones para jugar acompañado también son bastante variadas, destacando la competición online de hasta 12 jugadores y un viejo conocido que últimamente se ve poco: la pantalla partida para jugar de a 2 en la misma consola.

Para terminar de hablar de la cuota “jugable”, podemos decir que Ride 2 cuenta con muchas, MUCHAS opciones para modificar y optimizar nuestras motos: mejoras de motor, frenos, transmisión, horquilla, neumáticos, sistema eléctrico, etc., y todo se termina transmitiendo al joystick a la hora de salir a la pista. También está a nuestra disposición un buen puñado de características modificables en cuanto al comportamiento del juego aplicando o desactivando las diferentes ayudas y físicas disponibles, pudiendo llevar el game de una punta a la otra entre un arcade o un verdadero simulador, y a todo esto sumémosle también los factores climáticos que claramente afectan la conducción y aumentan el reto.

Que más se le puede pedir a un juego de conducción???, lo cierto es que ofrece un muy buen abanico de posibilidades para contentar a todos aquellos entusiastas del motociclismo.

Los italianos de Milestone se siguen esforzando por demostrar que son amantes de los fierros y la velocidad, y continúan apostando por un género algo olvidado, al menos por los tiempos que corren: el motociclismo, lo cual al menos se agradece. Y esto no es una cuestión de simple conformismo, seamos claros, realmente estamos frente a un BUEN juego de motos.

Ride 2 nos presenta una excelente opción, con una muy buena variedad de modos de juego y que aun no siendo PERFECTO podemos decir que es al día de hoy uno de los mejores productos del género, cuyo fuerte está puesto en la multitud de  opciones y modificaciones disponibles, ofreciendo un gran abanico de posibilidades. Para citar algún punto flojo, podemos decir que se le puede exigir mucho más a nivel técnico, ya que si bien se agradece que el juego corra a 1080p y 60fps, se le nota el paso del tiempo y está un par de escalones por debajo de otros exponentes gráficos en el mundo de la velocidad como Driveclub o Forza Horizon 3.

Ahora queda en vos validar si realmente estamos frente a una de las mejores propuestas disponibles en el género, o si solo se destaca por la falta de opciones entre las cuales elegir y lo único que hace es reforzar el refrán que dice: “En el mundo de los ciegos, el tuerto es rey”.

 

Ingresar
Cargando…
Regístrate!

New membership are not allowed.

Cargando…