Sea Of Thieves – Naufragio en XBOX ONE y PC [Análisis]

Como Chloe y Max en Life is Strange, ¿quién no ha leído las aventuras de Jim Hawkins en La Isla del Tesoro o visto alguna de las entregas de la exprimidísima saga de películas Piratas del Caribe y ha soñado alguna vez con hacerse a la mar y surcar los océanos en busca de tesoros o calaveras malditas?. Seguro que todos alguna vez hemos tenido esta ensoñación. Conscientes de ello, allá por el año 2014 la desarrolladora británica Rare se puso manos a la obra para traernos Sea of Thieves, un título multijugador cooperativo que deja demasiadas cosas a la imaginación del jugador y el roleo y que cómo os contamos a continuación naufraga en alta mar.

En Sea of Thieves podremos elegir si queremos surcar los mares del Caribe solos o en compañía, siendo esta segunda opción la más recomendable y para lo que el juego está diseñado en su esencia, a través de la selección de navío podremos embarcarnos en un galeón grande o pequeño (cuatro o tres jugadores) o en un balandro para uno o dos jugadores, siendo esta segunda opción menos recomendable ya que a pesar de ser más pequeño y manejable nos va a dejar muy expuestos a los posibles ataques de otros jugadores o a los temporales que se dan eventualmente en el juego.

Tras haber seleccionado el tipo de embarcación en la que queremos navegar apareceremos en una de las islas con embarcadero que servirán de punto de partida y zona de reunión en todos los comienzos de partida que hagamos, en esta isla encontraremos una taberna en la que rellenar nuestra jarra de la que si bebemos en exceso obtendremos la consecuente y esperable borrachera que si es muy grande puede acabar con nuestro personaje echando sus tripas por todo el escenario en forma de llamativo vómito verde.

Aparte de la taberna encontramos también tiendas en las que comprar todo tipo de mejoras estéticas para nuestro personaje como ropa, peinados, patas de palo etc…, cosa que choca de forma sorprendente con el selector de personaje del juego el cual no nos deja editar el personaje a nuestro gusto, sino que tendremos que elegir al comienzo del juego de entre una preselección aleatoria que se nos muestra en pantalla.

Además de ropajes y peinados también podremos comprar cualquier otro tipo de objeto de entre los que tenemos en nuestra rueda de selección como  pueden ser: brújulas, catalejos, cubos, palas y por supuesto armas. Existen numerosos diseños entre los que elegir y con un precio bastante elevado en muchos casos, por lo que hacerse con todos será una larga tarea que nos mantendrá durante horas en el juego. Sin embargo, estos diseños solo nos darán una mejora puramente estética y no vemos que en ninguno de los objetos que se pueden comprar exista ningún componente que presente cambios en la jugabilidad o aumente el daño de nuestras armas por lo que, a pesar del gran número de diseños estamos ante un abanico de posibilidades muy poco profundo y que no nos termina de convencer especialmente por lo limitado de las posibilidades que ofrece a la hora de sumar mejoras o perks de interés a nuestro personaje, pudiendo ser del todo irrelevante el apartado estético y un motor insuficiente para hacernos querer más.

De entre las armas que podremos seleccionar solo será posible equipar dos a la vez, esto se puede hacer ya sea desde la armería o desde la bodega de nuestro barco eligiendo entre sable (imprescindible), trabuco, mosquete (pistola) o un mosquetón que permitirá el disparo a larga distancia emulando las veces de rifle de francotirador, a estas armas tampoco se le podrán añadir piezas extra o mirillas como en otros títulos de corte parecido.

Sin haber salido aún de la isla encontramos tres compañías de comercio y que son las encargadas de asignarnos las misiones en las que nos embarcaremos durante el juego, de conseguir realizar lo que nos proponen estas misiones se derivará la consecuente subida de reputación dentro de cada compañía de comercio que se materializa en el acceso a nuevos objetos tan únicos como inútiles, estos tres gremios son:

  • Acaparadores de Oro: misiones dedicadas a la búsqueda de tesoros.
  • Alianza Comerciante: misiones orientadas al negocio con distintas mercancías como gallinas o cerdos.
  • Orden de las Almas: misiones vinculadas a la búsqueda de calaveras y los enfrentamientos con hordas de esqueletos y sus huesudos capitanes.

Podremos recoger hasta un total de tres misiones pudiendo ser estas tres de cualquiera de las compañías de comercio que encontramos, estas misiones se han de poner en la mesa del capitán ya en nuestro barco y van a ser votadas por la tripulación de forma que la más votada será a la que nos dirigiremos para comenzar nuestra aventura, pero antes de contaros como es la navegación en Sea of Thieves hay que pararse sobre un punto que esta enojando a los jugadores, y mucho.

Esta isla en la que aparecemos es un territorio en teoría neutral, donde se entiende que debe haber tregua entre las distintas tripulaciones que se pueden encontrar en él pero el código pirata, ya se sabe, es voluble y no siempre se entiende así, no es que esto suponga un problema ya que podemos ser atacados en cualquier momento mientras  vendemos nuestros botines, o que nos hundan el barco sin que nos demos cuenta, el problema es que en esta misma zona es donde reapareceremos si morimos de forma que a veces librarse de una pandilla de piratas abusones puede ser un ciclo que nunca acabe y puede llegar a hartarnos si se repite con demasiada asiduidad echando la experiencia por la borda.

Volviendo al mar, y habiendo votado aquella misión que hayamos propuesto en la mesa del capitán deberemos de dirigirnos a nuestro mapa, normalmente situado en la bodega del galeón para de forma totalmente visual y cooperando con nuestros compañeros busquemos aquella isla que nos indica el mapa de la misión ya sea identificando su forma o buscando su nombre para acercarnos a esta en busca de un tesoro que desenterrar, una mercancía que transportar o unos piratas fantasmas a los que vencer. En este punto es donde comienza la auténtica diversión porque desplegar nuestras velas, levar el ancla, manejar el timón y trazar el rumbo será un trabajo que se tiene que hacer en equipo y es la parte más bonita de este juego, junto con nuestros compañeros tendremos que trabajar como un equipo para manejar nuestro barco con precisión.

Especial destreza requiere la aproximación a la isla destino para evitar “aparcar de oído” y que se generen los consecuentes agujeros en el casco que rápidamente deberemos de tapar con tablones para evitar que nuestra nave se hunda y todos nuestros tesoros con ella. Además de tapar agujeros deberemos de achicar agua con cubos a fin de recuperar la flotabilidad del barco.

Otro motivo por el que podríamos acabar achicando agua de nuestro barco sería por consecuencia de algún cañonazo de una embarcación rival o de algún esqueleto que nos esté haciendo la “puñeta” desde alguna isla cerca. En el primer caso es cuando se dan las situaciones de multijugador cooperativo/competitivo del juego y es que cargar nuestros cañones con balas apuntar y disparar no es cosa fácil en este juego ya que ni en cañones ni en armas contaremos con ningún tipo de mirilla o indicador y todo se habrá de realizar siguiendo estimaciones del método ensayo-error.

Ser abordados o abordar una embarcación es una tarea algo complicada pero que una vez se adquieren algunos trucos (como por ejemplo echar el ancla del barco rival para evitar que huyan) se podrán realizar sin dejar de ser un desafío ya que las tripulaciones se aferran a sus recursos hasta la última consecuencia.

Suponiendo que hayamos llegado a nuestro destino sin demasiados agujeros en el casco, tendremos entonces que explorar la isla en busca de nuestro objetivo, pero los ojos han de estar bien atentos ya que en la exploración de la misma podremos ir encontrando recursos como tablones para arreglar nuestro barco, plátanos para curarnos o alimentar a nuestros cerditos, balas de cañón, barriles de pólvora o algún mensaje en una botella que nos revelará algún secreto que otro, pocos son los enemigos que encontraremos en Sea of Thieves y no irán más allá de los tiburones, los esqueletos y algunas cobras aquí y allá y es a nuestro entender un elenco bastante limitado para la gran cantidad de islas por explorar en este Sea of Thieves.

Sea of Thieves tiene también algunos eventos especiales en forma de raid como cazar al craken que sucederán de forma aleatoria según vayamos navegando y dependiendo de que llevemos más o menos cofres en nuestras bodegas, algunas calaveras malditas y demás detalles que el jugador irá descubriendo pondrán una nota de variedad en nuestro juego pero que se antoja como muy insuficiente para mantener a los jugadores durante largo tiempo activos en este mar de ladrones.

Todo esto que os he ido contando sucede en un marco artístico de estilo dibujado estilizado bastante desenfadado que hace que el juego tenga una estética amable y que invita a ser jugado por todos los públicos. Sobresaliente en su diseño del agua y dejando probablemente las mejores puestas de sol vistas hasta ahora en un videojuego. Movido por el Unreal Engine 4 Sea Of Thieves es un juego que técnicamente sigue teniendo algunos problemas como bugs que te devuelven al barco mientras exploras la isla y lo que es más grave, unos servidores muy inestables que en el día de su salida se vieron saturados ante la entrada de más de un millón de jugadores que vieron imposible incorporarse a un juego por el que habían pagado un precio completo. Además la calidad de la conexión y el retraso de la misma están en unos tiempo demasiado altos para lo que se considera aceptable en PC donde hemos analizado el juego, Rare tendrá que seguir trabajando en esto.

El apartado sonoro es sin embargo, un punto destacado del juego ya que a lo largo de nuestras travesías podremos escuchar salomas míticas de piratas y algunos otros temas clásicos brillantemente versioneados, además nuestro personaje podrá tocar junto con otros compañeros sus instrumentos consistentes en laudes y acordeones (por el momento) formando bonitas melodías siempre y cuando no se encuentren en estado de ebriedad, lo que como conseuencia conforma una desastrosa melodía. Los efectos de sonido como los cañonazos o el sonido del mar están perfectamente integrados en el juego, que a su vez se encuentra completamente traducido al castellano en sus textos.

En definitiva, Sea of Thieves ha sido una apuesta arriesgada de Microsoft y Rare que desgraciadamente no justifica su lanzamiento a precio completo por una gran falta de profundidad y contenido y que deberá con el tiempo añadir muchos nuevos elementos para conseguir llegar a un mínimo aceptable  y mantener a la comunidad en el juego ya que en este momento su precio no está justificado y su durabilidad más allá de las primeras dos semanas está en entredicho. Seamos prudentes.

Guardado Rápido
Estamos en Vivo!
Ingresar
Cargando…
Regístrate!

New membership are not allowed.

Cargando…