Sniper Elite 4 – Analisis

Karl Fairburne vuelve a la carga con su rifle de Francotirador en Sniper Elite 4. Una entrega que cambia una vez más de localización y nos trae unas bienvenidas novedades a la saga. No tendrá una historia que sea de interés ni añadirá grandes cambios al juego, pero la experiencia táctica si mejora con respecto a su antecesor. Veremos cómo le va a la nueva entrega de parte de Rebellion Games.

Una nueva amenaza nazi

Como es costumbre en la saga de Sniper Elite, la Alemania nazi amenaza una vez más la victoria de los aliados con una nueva súper arma. Esta “Arma maravillosa” es capaz de auto dirigirse hacia un navío y hundirlo de un solo impacto. Después de que un barco mercante espía es atacado por esta maravilla tecnológica, los aliados deciden enviar a Karl Fairburne, agente de la SOE, en una misión especial para destruirla.

Y aquí es donde entramos nosotros, el jugador, al primer nivel del juego. Aquí podremos ver que nos trae de nuevo Sniper Elite 4.

Para empezar, como la novedad más obvia, contamos con un mapa de proporciones bastante generosas por cada misión. Podemos acceder a estos en su totalidad y de manera libre, tenemos muchísimas maneras de aproximarnos a nuestro objetivo y cumplirlo de diferentes maneras. Esto, ayuda muchísimo con las cualidades inmersivas del juego, generando una gran cantidad de oportunidades tácticas para el jugador.

Este tamaño, es aprovechado no solo de manera táctica, sino que también los desarrolladores desparramaron por el mismo una gran cantidad de objetivos secundarios además del primario, los cuales nos proporcionaran más información sobre el contexto en el que estamos y dólares que nos sirven para mejorar nuestro armamento de distintas maneras.

Durante la historia del juego, nos encontraremos con la resistencia italiana y, por supuesto, un ser maléfico que llega tarde a la historia y te termina importando en lo más mínimo. La historia del juego en si se siente como una excusa para conectar niveles, ningún personaje genera interés alguno y Karl es completamente plano. Si buscas un juego con una historia interesante, Sniper Elite no es a donde debes mirar, una lástima.

Una experiencia demasiado familiar

Sniper Elite siempre fue una saga de tradición, desde el primero que se apuesta por un gameplay rígido. Tenemos un rifle de francotirador y nos podemos infiltrar detrás de las líneas enemigas para desatar toda la furia del plomo preciso y bien servido. Obviamente contamos con otras armas a nuestra disposición, como escopetas, rifles de asalto y subfusiles, pero su eficiencia es degradada de manera muy artificial en favor de que el jugador use el bien estudiado rifle de francotirador.

El problema de esta saga surgió con Sniper Elite V2, una entrega que salió muchos años después del original, adaptándolo a tiempos modernos pero con entornos bastante pasilleros y lineales, quitando esa pequeña libertad que tenía la primer entrega de la saga. Un tiempo después salió Sniper Elite 3, que tenía exactamente el mismo gameplay pero con unos mapas un poco más abiertos.

El problema, de Sniper Elite 4, está en que en términos de gameplay, es exactamente igual a V2. En el tiempo que se tardó en hacer de Sniper Elite una experiencia completamente libre y abierta, se quedó estancado en una fórmula que necesita de novedades constantes para que pueda ser disfrutado en todo su esplendor. Por eso, da la sensación de estar jugando un DLC de Sniper Elite V2 con mejores gráficos. Lo cual es una lástima, ya que es un juego único en su clase.

Esto queda grabado en todas sus mecánicas, el cálculo de físicas y viento del francotirador es igual que en su anterior entrega, los movimientos del personaje, la forma de detección y demás, todo parece calcado de su anterior entrega. La reutilización de estas cosas no es algo que sea muy bien visto en un juego que vale 60 dólares, al nivel de cualquier AAA, sino que también, demuestran un estancamiento de ideas en la saga.

Lo que sí es un agregado interesante en el juego, es la munición subsónica, la cual usaremos con nuestro rifle de francotirador en conjunto con un silenciador para poder ejecutar a nuestros enemigos sigilosamente, pero, siendo fiel a su espíritu, tendremos una cantidad muy limitada de esta munición y tendrá que ser aprovechada solo en situaciones en las cuales no podemos de ninguna manera enmascarar el ruido de nuestro francotirador.

Y aquí es donde viene otro problema, la necesidad de ser un francotirador. El juego también nos dota con una pistola silenciada, la cual sirve para acabar con enemigos a corta distancia. El problema está en que varias veces me encontré infiltrándome de cerca en la base enemiga, usando esta pistola y ataques cuerpo a cuerpo, más que el mismísimo francotirador. Algo irónico, ya que el juego se trata de ser un francotirador encubierto, este es un aspecto que tendría que haber sido mejor revisado en el juego, ya que por más poca munición que tenga la pistola, los cadáveres de los enemigos generalmente están llenos de esta.

Donde el juego si se luce en todo su esplendor, es cuando activamos la dificultad máxima, en la cual no tenemos HUD en absoluto y debemos guiarnos por nuestros objetivos mediante el uso de binoculares, las físicas de bala son lo más realista posibles y moriremos muy rápidamente. Todo esto conforma lo que yo llamo la experiencia de francotirador definitiva. No tenemos ayuda en absoluto y debemos enfrentarnos como lo haría un agente real, explorando nuestro entorno.

Italia en todo su esplendor

Sniper Elite 1 y 2 tomaban lugar en Berlin, Sniper Elite 3 en Africa, y como dice en su título, Sniper Elite 4 toma lugar en Italia de 1943, una Italia fascista y convolucionada, donde nosotros haremos el trabajo sucio.

Para empezar, quiero aclarar que el diseño de niveles del juego es uno de los mejores que he visto tanto en la saga como en otros juegos que cuentan con mapas de este tamaño. La verticalidad de los escenarios, la posición de los arbustos para tomar cobertura, los vehículos blindados y las casas donde se guarnecen los alemanes están en zonas que parecen naturales y al mismo tiempo benefician al gameplay. Por ejemplo, los vehículos blindados que tienen cierta ruta aprovechable para plantar minas, o las casas llenas de alemanes que salen del lugar menos esperado para darte caza en caso de escuchar un disparo.

No solo eso, sino que el motor gráfico se las arregla para mostrar todos estos paisajes bellos de Italia con una calidad sólida y sin bajadas de frames. El único lugar donde he tenido algún problema con el rendimiento fue en un nivel basado en un bello y denso bosque, uno de los más bonitos del juego, debo aclarar.

Si bien los modelados no cuentan con un gran detalle, la cámara de XRAY característica del juego a partir de la segunda saga se ve visiblemente mejorada, mostrando esqueletos con más detalle, mejoras de resolución y el destrozo de los mismos generados ya fuese por nuestras balas, explosivos o ataques cuerpo a cuerpo. Todo esto deja un gran espectáculo visual al servicio del jugador, contentando a los mayores amantes del gore en los videojuegos.

No es un título sobresaliente en gráficos, cabe aclarar, podremos encontrar alguna que otra textura de una calidad paupérrima en varios lugares, y tampoco es la revelación en otros efectos gráficos, exceptuando la iluminación, que es de lo más bonito que tiene el juego.

En cuanto al sonido, lo único resaltable es la actuación de voz de los alemanes e italianos, y el sonido de nuestro rifle de francotirador. La Banda Sonora es mediocre y el resto de sonidos ambientales no logran generar una inmersión completa, es simplemente mediocre en este aspecto.

¿Por que estoy juzgando al juego de esta manera? Muy simple. Esta entrega de Sniper Elite, es la mas cara de todas, con un precio de juego AAA que no justifica lo que trae. El juego cuenta con solamente 7 misiones las cuales si se completan al 100% solo nos costara 1 hora cada una. Un tiempo de juego pauperrimo por su valor.  Tampoco trae una buena cantidad de novedades y no apela a un publico muy amplio.

Ingresar
Cargando…
Regístrate!

New membership are not allowed.

Cargando…