Taiko no Tatsujin: Drum Session! – Análisis

Taiko no Tatsujin: Drum’n Fun, el título para Nintendo Switch que les dejamos el análisis hace unas semanas o Taiko no Tatsujin: Drum Session!, el título para PS4, supera el muro del país nipón de la mano de Bandai Namco que se arriesga trayendo un juego, que en Japón tiene un nicho de jugadores muy importante y está consagrado como una grandísima, por lo que es muy sencillo y comprensible que no nos suene, para las consolas PS4 y Nintendo Switch.

Para aquellas personas que les pille de nuevo esta saga su descripción más rápida y sencilla es comparar con el Guitar Hero pero basándose en un tambor clásico japonés donde deberemos ir tocándolo al son que nos marque el juego.

Golpeando el tambor

Al final el juego está diseñado en su origen para tocarse con un complemento en forma de tambor, pero se puede adecuar de manera bastante decente al mando repartiendo las teclas de este como las distintas partes de percusión del tambor, ofreciendo además varias opciones de configuración para poder elegir la que más se nos adecue.

El tambo se divide primero en dos partes interior y exterior. Cuando toque realizar una percusión con la parte interior del tambor el juego mostrará un círculo rojo mientras que cuando toque una percusión con la parte exterior o el canto del tambor mostrará un círculo azul. Estos círculos aparecerán en la pantalla de derecha a izquierda y deberemos golpear cuando lleguen a la marca.

La segunda división que tiene divide el tambor en lado izquierdo y lado derecho, al final lo tocas con dos baquetas, por lo    que al final tendremos dos exteriores, exterior izquierdo y exterior derecho, y dos interiores, derecho e izquierdo  de manera similar al exterior. Avisar de que no se nos pide golpear uno de los lados, esta división está para facilitar los redobles o golpes muy seguidos.

Si el juego solo tuviese esto sería bastante simplón, y conociendo a los japoneses, no sería adecuado definirlos como simples y aquí sucede lo mismo, además de estas opciones de interior y exterior se suman círculos mucho más grandes de lo normal que indicarán que deberemos golpear los dos lados que marque simultáneamente, es decir o los dos interiores o los dos exteriores a la vez. También aparecerán otros extras como círculos amarillos, muy alargados, en los que deberemos golpear indistintamente interior o exterior para sumar la mayor cantidad de puntos posible, “globos” que deberemos inflar a golpes rápidamente si no queremos perder las notas de la canción y mazos que nos permitirán aumentar nuestra puntuación.

Y para terminar de facilitar la cosa, como ya hemos dicho las notas avanzarán de derecha a izquierda por lo que podríamos decir una cinta hasta llegar a la marca de la pulsación. Esta marca son dos círculos concéntricos transparentes y que dependiendo de donde pulses se considerará mejor o peor y variará el número de puntos obtenidos. Por lo que si pulsamos fuera del círculo más grande se considerará mala y no sumará puntos, además de que perderemos la racha de golpes consecutivos, si pulsamos con parte de la nota en el círculo concéntrico grande se considerará OK y nos sumará puntos y aumentará la racha de golpes y si pulsamos dentro del circulo concéntrico más pequeño será GOOD y nos sumará aún más puntos.

Repertorio de Canciones

El repertorio de canciones está sacado claramente para su público japonés y todas están en este idioma, aunque algunas pueden que nos suenen más de lo que pensamos ya que entre el repertorio encontraremos muchas canciones de juegos de Bandai Namco y de películas o series de anime con bastante renombre entre las que encontramos One Piece, Mi vecino Totoro, Evangelion o más reciente El ataque de los Titanes, como curiosidad también trae dos canciones Disney How Far I`ll Go de Vaiana y Let It Go de Frozen. Quizá la pena es que todas estas canciones se dividen entre las dos plataformas, por lo que Switch y PS4 no contienen las mismas canciones.

Olvidando esta pequeña decepción, todas las canciones tendrán cuatro niveles de dificultad, fácil, normal, difícil y extremo y que dependiendo de la dificultad tendrá un número de estrellas u otro, cuanto más estrellas más difícil. También tendremos un cartón de “Bingo” de nueve dígitos asociado a cada canción y tendremos la posibilidad de marcar casillas en función de la dificultad en estrellas de la canción. Por cada tres números tachados en línea nos cantará bingo y recibiremos una moneda de oro.

A la moda

El juego viene una cantidad de complementos ingente que podremos ir desbloqueando de manera fortuita, no podemos elegir los complementos que queremos desbloquear, a partir de las monedas de oro que conseguiremos con las canciones.

Todos estos complementos nos servirán para modificar o disfrazar a nuestro Taiko, nuestro tambor que nos anima y nos guía durante el juego a modo de mascota, con ropas de Idol, doctor o hasta de casa, como ya hemos dicho hay una cantidad ingente de complementos que nos permitirán modificarlo casi a placer.

El mejor del mundo

El juego trae un modo online para cuando queramos medir nuestras habilidades con otros jugadores, en el que nos enfrentaremos tocando la misma canción a la vez y el que más notas acierte y de mayor calidad ganará.

Para evitar mezclar noveles con fieras de la percusión dispone de un sistema de ranked por el que dependiendo de nuestra habilidad nos enfrentará a personas con un nivel más o menos avanzado y donde podremos ir revisando nuestras estadísticas de acierto de notas, vitorias y la calidad de las notas acertadas, OK o GOOD.

Sobre estimulación

Como todo juego de tipo oriental, y más aun los que vienen de recreativas, contiene una grandísima cantidad de estímulos visuales que sobrecargan la ventana donde veremos desde calamares hasta perros bailando al ritmo de la canción y que se irán incorporando dependiendo de lo bien o mal que lo hagamos.

Hasta aquí hemos llegado

Aunque el título está muy conseguido y es muy divertido sobre todo para jugar en pareja o con amigos, y ya con un par de cervezas es la risa total, no es un título que vaya a triunfar en nuestro continente ya que el taiko no es conocido ni pertenece a nuestra cultura así como que todas las canciones no despiertan interés entre nuestra población al tratarse de títulos en japonés que hacen difícil que gente fuera de los fans de anime o cultura nipona en general aprecien o conozcan siquiera.

Además es necesario el uso del tambor para los niveles más avanzados de las canciones, ya que, aunque el mando cumpla su función en los niveles iniciales cuando subimos la exigencia se nota que no está preparado para esta función y vuelve muy complicado el no equivocarnos o que no nos dé tiempo siquiera a pulsar los botones a la velocidad necesaria.

Conclusiones

Un juego muy divertido y que ofrece una opción de pasar un buen rato con amigos, desgraciadamente como hemos indicado el juego está claramente sacado para su nicho y eso impedirá que triunfe en el resto del mundo fuera de los fans de la cultura japonesa, una lástima porque podría ser un grandísimo éxito sobre todo en otros países donde, aunque no con el mismo tipo, existe una cultura del uso del tambor importante como puede ser nuestro país.

Análisis
  • Taiko no Tatsujin: Drum Session!
    RitmicoVeredicto

    Un juego muy divertido y que ofrece una opción de pasar un buen rato con amigos, desgraciadamente como hemos indicado el juego está claramente sacado para su nicho y eso impedirá que triunfe en el resto del mundo fuera de los fans de la cultura japonesa, una lástima porque podría ser un grandísimo éxito sobre todo en otros países donde, aunque no con el mismo tipo, existe una cultura del uso del tambor importante como puede ser nuestro país.

    Lo bueno y lo malo
      • Lo bueno
        • Muchas horas de juegos
        • Un sistema online bien equilibrado
      • Lo malo
        • Claramente orientado solo al mercado japonés
        • Necesidad del Taiko que no viene con el juego
    Ingresar
    Cargando…
    Regístrate!

    New membership are not allowed.

    Cargando…