Tales of Vesperia – Análisis

Desde 1995 la saga Tales of ha estado haciéndonos disfrutar del rol japonés en multitud de  consolas. Muchos títulos y el derecho a considerarse en el olimpo de las sagas del género, entre los Final Fantasy y los Fire Emblem, cada una ya con su estilo propio. Entre esos muchos títulos cada uno tendrá su top, pero es indiscutible que Tales of Vesperia, juego lanzado en 2008 en exclusiva para Xbox 360 en España, es uno de los más aclamados internacionalmente. Después recibiría una edición en PS3, con contenido exclusivo, pero lamentablemente sólo salió en Japón. En su décimo aniversario Bandai Namco se ha decidido a reeditar el juego en Xbox One, PS4, PC y Switch bajo el nombre Tales of Vesperia: Definitive Edition para que nadie se quede sin jugarlo.

La historia del juego de 2008, uno de sus puntos fuertes, se ha dejado intacta en esta reedición. Quienes lo hayan jugado y vayan buscando nuevas líneas argumentales o historias extra, no van a encontrar nada de eso. Pero la trama es muy interesante y no se anda con preámbulos, teniendo a los jugadores pegados a la pantalla y deseando que continúe para saber lo que va a pasar a continuación.

UN VIAJE ÚNICO

Tales of Vesperia nos lleva a Terca Lumireis, un mundo en el que sus habitantes tienen que utilizar un poder ancestral que surge de unos mecanismos llamados Blastias. Esta tecnología lo que hace es crear una barrera alrededor de las ciudades que las protege de las salvajes bestias del exterior, y proporciona agua a las ciudades. Las Blastias también podrán otorgar capacidades especiales a los seres humanos que las tengan, a través de unos brazaletes llamados bodhi blastia, y que les permitirá realizar magias. Sobra decir que son objetos muy codiciados y hay personajes maléficos dispuestos a robarlas para sus fines personales. Así empieza nuestra aventura, encarnando al héroe Yuri que vive en la ciudad de Zaphias, en la cual un impostor ha robado la Blastia. Vamos a salir en busca de este mago ladrón e iremos descubriendo personajes y tramas de los más interesantes.

Para que la gente lo sepa, no nos encontramos ante un RPG de mundo abierto completamente, sino que nos obliga a seguir una linealidad en la historia. Esto funciona en el sentido de mantenernos interesados en la historia y que no nos dispersemos haciendo secundarias o leveando a nuestros personajes durante horas. Jugamos para avanzar en la historia, como si una película de Ghibli se tratara, ver cómo evoluciona la relación entre nuestros personajes y su lucha contra el mal. Al final es el típico viaje del lobo solitario que acaba en una travesía en la que descubre el valor de la amistad y vive situaciones que nunca hubiera imaginado, tanto dramáticas como cómicas.

A pesar de que la historia es entretenida, hay que tener en cuenta que el juego es muy japonés en sus diálogos. Para mi gusto les falta ritmo y se nota que el juego pertenece a otro tiempo si lo comparas con juegos del género actuales como Ni No Kuni 2 o Xenoblade Chronicles 2. No es ya que los personajes seas estereotipados y te esperes lo que van a decir a continuación, sino una falta de ritmo en el diálogo que va a hacer que muchas veces nos encontremos machacando el botón de pasar y leyendo el texto por encima. No hay que esperar más para decir que una de los añadidos que más agradecemos de esta Definitive Edition es la inclusión de los textos en castellano, que hacen mucho más placentera esta historia que, si de algo no carece es de diálogos.

Además de los diálogos tradicionales, de vez en cuando nos saltarán unos opcionales que se nos indicarán en la parte inferior izquierda de la pantalla con un titular. Si nos interesa, podemos pulsar el pad táctil en el caso de PS4 y se nos despliega una conversación entre dos o más personajes en forma de cómic. De este modo podemos ahondar más en la relación entre personajes y lo que piensan en cada momento de la historia. Son conversaciones no muy largas e interesantes en su mayoría, con bastantes toques de humor.

TÉCNICAMENTE INTACTO

A pesar de que han pasado 10 años, el sistema de combate de Tales of Vesperia ha continuado intacto. Un tipo de batalla en tiempo real, que se sirve de pocos botones. Tendremos el ataque normal, el de magia y el botón de defender, y ya haremos combinaciones de distintos ataques con el botón correspondiente+dirección del joystick. Disponemos de 3 niveles de dificultad (fácil, normal y difícil) que podremos cambiar en cualquier momento del juego, lo cual se agradece. No se caracteriza por ser un juego excesivamente fácil en las batallas, sobre todo al principio y hasta que no hayamos pillado bien las mecánicas y los tiempos. El botón de defensa no es automático y el personaje tarda un tiempo en reaccionar, al igual que con los ataques. Al entrar en combate el escenario pasará a ser una arena delimitada por un círculo en la que nos podemos mover de una forma preestablecida horizontalmente, o manteniendo pulsado L2 ya de manera libre

Para encontrar estos enfrentamientos iremos avanzando con nuestro personaje por escenarios fijos, sin posibilidad de manejar la cámara a nuestro antojo. Otra característica que se siente un poco antigua y que se hubiera agradecido en esta reedición. Los enemigos pequeños nos aparecerán en pantalla y sólo lucharemos contra ellos si entramos en contacto, con lo que podemos esquivarlos casi siempre. Al principio del juego sí es recomendable luchar contra todos los enemigos por pequeños que sean para subir el nivel de nuestros personajes.

Y decimos nuestros personajes porque, como en muchas aventuras RPG, amigos se irán uniendo a nuestra causa y lucharán codo a codo con nosotros. No quiero decir mucho sobre ellos para que seáis vosotros mismos los que tengáis que descubrirlos. Eso sí, a la hora de entrar en batalla tenemos que tener un plantel de 4 personajes, no siendo obligatorio tener a Yuri, el protagonista, entre esos 4 si no queremos. Vamos a poder cambiar fácilmente de un personaje a otro durante la acción y predeterminar en el menú qué acciones queremos que hagan en determinadas situaciones; que nos curen cuando nuestra vida baja de un tanto por ciento, o que usen objetos o magias con más frecuencia. Cada uno de los personajes van a ir adquiriendo nuevas habilidades con la subida de nivel, las cuales iremos equipando y eligiendo según nos convenga en cada combate.

La opción que sigue manteniendo el juego, es la de avanzar en modo cooperativo con hasta 3 personas más. Cada uno de los jugadores seleccionará un personaje y así las batallas se pueden hacer mucho más llevaderas y divertidas.

Como hemos apuntado antes, el juego en 2008 fue exclusivo de Xbox 360 y la edición que salió posteriormente en PS3 no salió de Japón. Las novedades que se han incluído en esta Definitive Edition no son revolucionarias y no se si serán suficientes para los que ya lo jugaron en su día, pero sí que hacen de esta la mejor experiencia para jugar de primeras Tales of Vesperia. Las cámaras fijas no han cambiado, pero si que el juego es estable a 60 fps tanto en escenarios como en combate. El modelado cel shading del juego hace que hayan pasado muy bien los años por él y no se note mucho la diferencia. Se añaden también dos nuevos compañeros jugables, minijuegos, nuevas melodías y algún jefe final que no estaba en la edición de 2008. Pero la la novedad más destacada son esos textos en español al fin, que hacen de la experiencia algo mucho más cómodo para el usuario hispanohablante.

Uno de los JRPG más laureados de la saga Tales of y de la última década llega a la nueva generación con poco contenido nuevo, que hace que jugarlo de nuevo no sea una experiencia productiva. Para los que quieran descubrir esta saga es una muy buena ventana de entrada, aunque pueda sentirse algo anticuado comparándolo con propuestas actuales como Ni No Kuni 2 o Dragon Quest XI. El juego está disponible en todas las plataformas (PS4, Xbox One, Switch y PC) facilitando al máximo la experiencia a quien esté interesado con los subtítulos en castellano. Muy buena opción mientras esperamos una nueva entrega de Tales of.

Análisis
  • Tales of Vesperia
    RedescubrimientoVeredicto

    Uno de los JRPG más laureados de la saga Tales of y de la última década llega a la nueva generación con poco contenido nuevo, que hace que jugarlo de nuevo no sea una experiencia productiva. Para los que quieran descubrir esta saga es una muy buena ventana de entrada, aunque pueda sentirse algo anticuado comparándolo con propuestas actuales como Ni No Kuni 2 o Dragon Quest XI.

    Lo bueno y lo malo
      • Lo Bueno
        • La historia sigue siendo igual de fresca e interesante.
        • Estabilidad a 60 fps durante todo el juego.
      • Lo malo
        • Falto de nuevo contenido.
        • Podían haber actualizado aspectos del combate y de los escenarios.
    Ingresar
    Cargando…
    Regístrate!

    New membership are not allowed.

    Cargando…