The Surge – Analisis

Cada vez que sale un juego de este estilo, es inevitable compararlo con los juegos de From Software como la saga Souls o Bloodborne. Lo cierto es que este tipo de juegos, siguen ciertos patrones similares a los anteriores juegos mencionados pero también agregan cosas interesantes que los hacen algo diferentes.

De la mano de Deck13 llega este interesante The Surge. Después de que el estudio ya nos presentara al que en su momento se conoció como el Dark Souls 3 de la época (Lords Of The Fallen), ahora nos trae este futurista Action-RPG con tintes de Sci-Fi. Su enfoque es muy similar al Lords Of The Fallen, en cuanto a mecánicas, movimientos del personaje y sistema de juego. Se pueden observar que los movimientos del personaje recuerdan mucho a los que teníamos cuando luchabamos contra los Rhogar y que los giros del personaje y los golpes son iguales. Por ejemplo en Lords Of The Fallen teniamos dos dagas con las que hacíamos unos combos bastante rápidos, en The Surge, tenemos unas pinzas que simulan a esas dagas y cuyos combos son IGUALES al anterior.

En este caso, su ambientación deja lo medieval a un lado para irse a la época futurista en la que parece que las máquinas se han adueñado de unas instalaciones en las que de repente aparecemos. La rebelión de las máquinas pone el jaque a la humanidad que ha utilizado todos los medios posibles para acabar con este problema y que ha llevado a grandes problemas sociales y enfrentamientos. Quien tiene que lidiar con todo esto y conseguir que todo “acabe” es Warren, el protagonista. Somos una persona minusválida y aparecemos en un tren de camino a las instalaciones de CREO, allí, elegimos el tipo de personaje que deseamos (entre dos) y de repente nos ponen un exoesqueleto que, curiosamente, hace que Warren pueda andar para conseguir la hazaña más épica que seguramente haya vivido nunca.


Para ir mejorando a nuestro personaje y todo lo que tiene que ver con su condición, necesitamos ir recuperando chatarra, bien sea de enemigos o de montones que nos encontraremos por el camino (funciona como las almas o ecos de sangre). Como apunte sobre este caso y al igual que sucedía en Lords Of The Fallen, cada vez que vayamos matando a los enemigos iremos subiendo el mutiplicador, comenzamos en 1 y poco a poco irá subiendo hasta 2, mientras que no perdamos la vida y no descansemos en el centromed (del cual os hablaré ahora). Este punto hace que, si un enemigo nos da 100 de chatarra, con ese multiplicador consigamos por ejemplo (100 x 1,5) o (100 x 1,8)
Esta chatarra la podremos “canalizar” en el Centromed, una especie de zona segura que hace de punto de conexion entre atajos y que nos permite subir el nivel del exoesqueleto, de las armas y también de las armaduras (que tendremos que craftear después de haber conocido sus diagramas y una vez conseguido el material necesario, que generalmente lo sueltan los enemigos). Un dato interesante es que podremos almacenar esta chatarra en cada centromed así si no acabamos con todo lo que llevamos encima, o no queremos usarlo, podemos dejarla para que en caso de que nos maten, no la perdamos.


Además de las armas y armaduras tenemos los implantes. A medida que vayamos mejorando el exoesqueleto se nos abren nuvas ranuras para poder llevar más implantes. Aunque esto depende del exoesqueleto, en función del tipo que llevemos y el nivel, podremos llevar mas o menos. Estos implantes los conseguiremos a base de explorar zonas escondidas y al matar a enemigos. Entre los implantes tenemos las inyecciones de vitalidad que nos permiten regenerar la vida de Warren y otros que permiten que nuestra salud aumente. Cada vez que mejores el exoesqueleto, aumentará su nivel de energía que permitirá no solo llevar más implantes si no que podrémos llevar armas y armaduras que necesiten más recurso energético.

Dejamos paso ahora al sistema de combate. El sistema requiere que se entienda y además también necesita una calma y paciencia muy elevadas para conseguir avanzar sin que nos maten. Como en todo action-rpg de la actualidad basado en estilo “DarkBorne”, cualquier enemigo puede provocarnos la muerte por muy facilón que sea en apariencia. En este aspecto el juego intenta innovar en varias facetas pero sin éxito. Como particularidades tenemos dos. En la primera, el sistema de combate nos pemite seleccionar la parte del cuerpo del enemigo a la que deseamos atacar, fijandolo con R3. Generalmente los enemigos tienen un punto débil en el que no llevan armadura, que sería el ideal para conseguir matarlo con más facilidad.

El problema viene en la implementacion del sistema que nos da bastantes disgustos ya que en muchos momentos no conseguimos seleccionarlo con facilidad y hay que intentarlo varias veces, lo que conlleva dejar un segundo a un lado la batalla y dandole a los enemigos la posibilidad de que nos puedan reventar por no estar pendiente de sus movimientos. Esto de echo se complica muchisimo cuando nos vienen varios enemigos a la vez. Como punto a favor del sistema de fijación del enemigo, tenemos la posibilidad de cortarle la extremidad que queramos permitiendonos conseguir su parte de la armadura. El segundo punto y para mi MUY NEGATIVO es el sistema de defensa. Podremos defendernos con el arma pero en postura de defensa consumimos energia (sin necesidad de que nos ataquen) y además es una defensa estática, no puedes mover a tu personaje si te defiendes. A mi personalmente esto me ha ocasionado muchos disgustos por lo que finalmente he decidido utilizar únicamente la esquiva. Como aclaración sobre esto, la defensa está diseñada únicamente para defenderse en el momento justo en el que el enemigo te ataca, dejándolo de esa manera unos segundos paralizado lo que nos permite darle un par de golpes certeros. Por suerte, la variedad de enemigos no es muy amplia y después de unas horas ya sabremos como esquivarlos a todos. Si todos estos problemas que tenemos en el combate con enemigos los sumamos en los jefes finales se convierte en una locura.

Un apunte, para mi sorpresa, The Surge (en  PS4 normal) de momento no me ha dado ningún problema de bugs o caidas al vacío, bajada de frames o similar… En es aspecto está mucho más acabado y definido que Lords Of The Fallen donde, en su versión de PS4 daba bastantes problemas.

En resumen es un juego que innova en ciertos puntos pero que para mi no consigue la técnica que se necesita para este estilo de juegos y que hace que la experiencia te haga perder la paciencia a lo largo del gameplay y te frustre por momentos. Hecho de menos un mapa, nos encontramos en un mundo futurista, lleno de implantes, exoesqueletos y drones en el que un mapa digital le vendría muy bien (podrían hacer que lo encuentres escondido por el camino), también hecho de menos más variedad de enemigos a lo largo de la aventura y quizás un poco de información a modo de guia de ciertos elementos ya que las descripciones que nos trae The Surge no son dignas de alabanzas. Deck 13 quiere ponernos en peligro constantemente pero al final consigue que el jugador, por momentos sienta odio hacia lo que está sucediendo y creo que a muchos jugadores esto pueda ocasionarles el abandono del juego. The Surge puede ser un buen juego para muchos y para mi lo es, pero peca de muchas cosas que ya pecaba Lords Of The Fallen y que no han mejorado.

Ingresar
Cargando…
Regístrate!

New membership are not allowed.

Cargando…