The Walking Dead Final Season – Episodio 1

Quince años después de que se publicara el primer cómic de la mano de Robert Kirkman y ocho años de que AMC emitiera el primer episodio de la serie que hizo famosa esta saga en plena fiebre zombie, nos llega la cuarta y última temporada del juego más exitoso de Telltale. Los videojuegos de la saga han supuesto una bocanada de aire fresco para los fans que han visto decaer a la serie hasta unos límites que desgraciadamente todavía no sabemos lo profundos que serán. Con el miedo de que ocurra esto comenzamos el primer episodio de la temporada 4 titulado “Basta de escapar”, pero también sabiendo que es la final y que seguramente lo echaremos de menos en cuanto acabe.

Una de las cosas que más nos ha gustado a los que hemos jugado el título temporada a temporada ha sido ver crecer al personaje de Clementine desde una niña asustada bajo la protección de Lee hasta una joven adulta capaz de tomar duras decisiones. A mucha gente le llama la atención de este juego los momentos de tensión y las escena gore de desmembramientos, pero yo siempre voy a recordar el juego por esa especial relación entre Clementine y Lee en la primera temporada.

Aun así no nos tenemos que olvidar que estamos en el contexto de un apocalipsis zombie y, como dicen los estadounidenses, “shit happens”. Perdimos a Lee al final de la temporada 1 y la serie no volvió a ser lo mismo. En la segunda temporada fuimos testigos del crecimiento de Clementine, y en la tercera este personaje dio un paso atrás para dejar protagonismo a Javier García. Controlando a Lee teníamos a alguien que nos importaba como era Clementine, y a la que teníamos que proteger a toda costa. Eso, en mi opinión, es muy bueno en un juego narrativo de supervivencia como es este, ya que empatizamos y nos importa las decisiones que tomamos. En esta cuarta temporada vuelve ese sentimiento con Clementine a cargo de Alvin Junior (A.J), un chico problemático nacido en plena crisis zombie que tendrá una mentalidad distinta al resto de supervivientes.

El capítulo comienza invitándote a importar las decisiones de tus anteriores temporadas, aunque si no las has jugado no te preocupes porque te mostrará a través de unas viñetas de cómic los acontecimientos más importantes y te dejará tomar las decisiones clave. Con esto llegamos a una escena en la que Clementine y Alvin están en el coche, en busca de recursos. La relación de Clementine por el chico es mayormente maternal, como era la de Lee con ella, lo que no deja para que tengan sus tira y afloja por la comida o por los impulsos del pequeño A.J. En los primeros compases del capítulo vamos a conocer al resto de personajes que nos van a acompañar en esta temporada. Tras unos sucesos que no desvelaremos acabamos con nuestros protagonistas en un antiguo internado que ha sido tomado por los niños/adolescentes que vivían en él y que, tras la huida de todos los adultos, ahora es gestionado enteramente por ellos. Esta situación de niños cuidando a niños nos recuerda a películas como Hook o más recientemente Logan, solo que con una horda de zombies acechando en los alrededores.

El capítulo va a servir de presentación de todos estos personajes, descubriendo algunos de sus secretos y dejando que ellos conozcan algunos de los nuestros. Conoceremos al líder Marlon, al simpático Louis o a la adolescente deprimida Violet, entre otros. La verdad es que es un elenco de personajes que no se sienten muy estereotipados. No está el típico personaje que desde el principio se pone en nuestra contra y cuestiona todo hagamos lo que hagamos, lo cual se agradece. Tendremos que forjar las relaciones a base de decisiones, siendo imposible quedar bien con todos. Hay un momento muy bonito entre Clementine y Alvin al llegar al campamento, en el cual ella ayuda al niño a presentarse a todos los demás para que lo acepten, dándonos a nosotros también la oportunidad de conocer más a cada uno de ellos. Que se nos presente a todos estos personajes no quita para que haya escenas de acción a lo largo de las 2 horas y media que dura, y para que nos deje con las ganas de la segunda parte con uno de los finales impactantes a los que nos tiene acostumbrado la compañía.

Sabemos que Telltale sabe contar historias y sus guiones suelen estar a la altura, aunque siempre puede mejorar en las escenas de acción. En esta nueva temporada desafortunadamente el combate sigue siendo algo errático. Nos encontramos con bastantes escenas en las que Clementine va a enfrentarse a grupos de zombies, dándonos dos opciones cuando nos aproximamos: matarlos o aturdirlos. Si decidimos aturdirlos se nos mostrará un quick time event para echarlo al suelo e inmovilizarlo. Si decidimos matarlo nos llevará algo más de tiempo, quedándonos indefensos y expuestos para que otro zombie cercano nos ataque, nos muerda y nos encontremos con la pantalla de Game over. Estas dos opciones es verdad que son una novedad, ya que te permite ser más estratégico en los combates, pero al mismo tiempo recurre a la misma vieja fórmula de los quick time events de Telltale de los cuales creo que todos estamos un poco cansados. Sentimos otra oportunidad perdida de Telltale de dar un giro de 180º a las escenas de acción, y más después de haber tenido recientemente títulos del mismo género como Detroit Become Human que hacen las cosas de manera distinta.

En el apartado gráfico sí que hay una mejoría palpable con respecto al resto de la serie. Sigue con el cel shading que le da el estilo cómic, pero han mejorado texturas, iluminación y detalles. También han mejorado las animaciones y las expresiones faciales, aunque estas todavía están bastante lejos de lo mejor que hemos visto en aventuras narrativas. Un tirón de orejas para Telltale en ese sentido, porque no se han sabido actualizar al ritmo del mercado.

A nivel sonoro el juego cuenta por primera vez con doblaje español latinoamericano, además del inglés. Si preferimos jugarlo en la versión anglosajona tendremos los textos en castellano para guiarnos. Nosotros lo hemos jugado con el doblaje latino y, aunque se nota que no raya la calidad de las voces inglesas, es una muy buena opción para los que quieran escuchar las voces en nuestro idioma. La música desempeña como siempre un buen papel, sobre todo en los momentos de más tensión, y los efectos de sonido serán clave para sentirnos inmersos en este mundo post apocalíptico, con gemidos de zombies y gritos que nos pondrán en guardia.

Como conclusión, este primer capítulo de la temporada final nos brinda un abanico de momentos muy variados, lo que no es fácil cuando se nos introduce a tantos nuevos personajes. Tendremos oportunidad de matar zombies a la vez que estrechamos lazos con los compañeros con los que iremos de la mano en los siguientes episodios. Los cambios en el sistema de combate le sientan bien al juego, sin llegar a ser revolucionarios, así como la evolución gráfica que siempre es bienvenida. Un juego como siempre muy entretenido y de los imprescindibles para los fans de las experiencias narrativas.

Ingresar
Cargando…
Regístrate!

New membership are not allowed.

Cargando…