Titanfall 2 – Análisis

Después de que Jason West y Vince Zampella dejaran Infinity Ward y se llevaran gran parte del equipo de este estudio, fundaron Respawn Entertainment en 2010. No fue hasta hace 4 años después que su primer juego salió a la venta: Titanfall.

Titanfall era un FPS multijugador futurista con elementos de parkour y titanes, robots gigantes pilotados por el jugador que podían cambiar el rumbo de la batalla al mismo tiempo de ofrecer un espectáculo impresionante. Si bien fue un título que cumplió muy bien, la falta de un modo campaña, poca variedad de titanes y limitaciones de personalización fueron características que recibieron muchísima critica en su momento.

Ahora, 2 años después, sale Titanfall 2, prometiendo arreglar los problemas de su antecesor y al mismo tiempo ofrecer una experiencia a la altura.

tf2-1Nuestro protagonista es Jack Cooper, un fusilero regular de la milicia aspirante a piloto. Los pilotos son los soldados más respetados y habilidosos del ejército de la frontera, como se nos es mostrado en una animación CGI al principio del juego. En los primeros momentos de la campaña, un piloto nos guía dentro de una simulación que sirve como entrenamiento para que te conviertas en uno. Una sección que se aprovecha como el tutorial inicial del juego y que nos enseña los conceptos básicos del gameplay, tanto el manejo de armas como la habilidad de correr por las paredes y el salto doble.

Después de que nuestro entrenamiento se interrumpe en la parte más importante, nuestro protagonista es lanzado al campo de batalla, en el cual las cosas se van de mano muy rápido y aparece justo para ayudarnos el Capitán Lastimosa con su titán, cambiando el rumbo de la batalla. Lamentablemente, las cosas se ponen muy feas para el capitán y termina herido gravemente. En un último acto de preservación, el capitán nos establece un enlace neuronal con BT, su titán, y aquí es donde comienza la magia.

Los titanes no solo son armas de guerra, cuentan con una Inteligencia Artificial muy avanzada que puede mantener una comunicación con humanos de manera fluida. BT se empieza a comunicar con nosotros y en ocasiones podremos responderle con una de dos opciones de dialogo que se presentan en pantalla. Esta interacción entre el jugador y BT se da durante toda la campaña. Nos explica características del planeta en el que estamos, nos da recomendaciones de combate y por supuesto, cumple con su prioridad número uno: mantenernos con vida.

Lo genial de esta interacción entre nosotros y BT, es lo bien lograda que esta. Los diálogos nunca dan a entender que es más que una IA, pero sin embargo es capaz de crear una conexión emocional con el jugador bastante fuerte, gracias a sus momentos tanto de comicidad como compañerismo dentro de esta aventura.

Sin embargo, el titán que nos acompaña no es lo único llamativo de esta campaña. Si bien la historia peca de tener algunos clichés y de repetir algunas fórmulas no tan exitosas que se han usado en el pasado, el diseño de niveles y la variedad de la campaña hace que esto importe muy poco.

Titanfall 2 toma como aprendizaje una de las características más importantes de Half Life 2, el hecho de implementar mecánicas en ciertas partes para después desecharlas completamente y pasar a algo nuevo, este título lo hace de una manera muy efectiva. Toda la campaña presenta cambios de diseño de niveles constante, manteniendo el interés en todo momento. Podemos pasar de un escenario de combate normal a una fábrica a la que deberemos atravesar siendo parte de la línea de ensamblaje para después dar con unas instalaciones científicas en las cuales se introducirán mecánicas de viaje en el tiempo que recuerdan mucho a Singularity.

Pero también he encontrado algunas cosas que me han llamado la atención. Si bien nuestro protagonista es capaz de mantener una conversación con BT, cuando le hablan otros humanos rara vez responde más que con una gesticulación. Algo que tal vez es resultado de una tardia complementación del dialogo en el desarrollo del juego.

Algo que me había llamado muchísimo la atención en el original, fue el hecho de que utiliza una versión extremadamente modificada de Source Engine, el famoso motor de Valve. Si bien Source Engine nunca se caracterizó por ser un exponente gráfico, si lo fue por su facilidad de uso e implementación de cambios en el código de un juego. Sin embargo, Titanfall se veía bastante bien para la época en la que salió, presentando mapas gigantes y animaciones que no se habían visto en Source Engine hasta el momento.

Titanfall 2, también utiliza una versión mejorada del Source Engine, pero con obvias mejoras debido a los 2 años de diferencia con la anterior entrega. Si bien no es un exponente gráfico como Battlefield 1 cumple de sobra con lo esperado de un juego de esta generación, una calidad de texturas estándar, una iluminación que por momentos se luce de manera fenomenal y sombras que simplemente cumplen. Además de contar con un rendimiento correcto en PC y con opciones de auto escalado de resolución interna para cumplir con una tasa de fotogramas.

Lo bueno de todo esto, es que el uso de este motor no interfiere con el nivel artístico del juego, manteniendo su estilo de manera soberbia en cada pixel que podremos encontrar.

Todo esto concluye en una campaña divertida, frenética, emocional e interesante. Que lamentablemente no dura más de 5 horas. Me hubiese encantado ver una campaña de esta calidad con el doble de duración, sería una oportunidad genial para desarrollar más aspectos de la historia y terminar con una campaña casi perfecta, sin embargo, con su duración actual, es una de las mejores campañas de FPS en los últimos años.

tf2-2

Sin embargo, no estaba exento de problemas: La personalización del armamento estaba muy limitada, la variedad de titanes dejaba mucho que desear y para colmo el juego después de un buen tiempo de ser jugado se tornaba aburrido, lo cual provoco que la gran cantidad de jugadores que tenía disminuyese muy rápidamente.

Titanfall 2 arregla dos de estos problemas: Tenemos a nuestra disposición el doble de la cantidad de titanes del original y una personalización de armamento muy extensa. El gameplay de titanes es muchísimo más variado y las habilidades especiales de unos nuevos personajes que se introducen dotan a las partidas de una impredicibilidad mayor.

Una partida online de Titanfall 2 está caracterizada por un frenetismo absoluto, secuencias de muy buen ver, diversión por doquier y peleas espectaculares entre titanes. Sin embargo, los titanes se sienten un poco más débiles que en el anterior, no basta más que un movimiento especial y unos tiros de tu arma primaria para destruir al titán rival. Esto en mi opinión le quita un poco de importancia a los titanes en la partida, haciéndolos más balanceados, pero en el proceso quitándoles protagonismo.

Otro problema con el que me he encontrado, es la cantidad de jugadores. Encontrar una partida en Titanfall 2 cuesta muchísimo, ya que no hay mucha gente jugándolo, y la mayoría reside en Estados Unidos, haciendo la conexión a una partida una tarea ardua y eterna que puede resultar en nada. En mi opinión, esto es debido a que Titanfall 2 fue lanzado entre 2 gigantes de la industria: Battlefield 1 y Call of Duty: Infinite Warfare. De hecho, no hace falta buscar mucho por internet para encontrarse con gente que ni se enteró que esta entrega había salido. Lo que es realmente una lástima, ya que estamos ante uno de los mejores FPS del año.

tf2-3

El multijugador cuenta con las mejoras que todos pedíamos desde el original, más variedad de titanes, un armamento personalizable y una duración más longeva. Pero lamentablemente carece de jugadores debido a un mal posicionamiento en su fecha de salida.

Ingresar
Cargando…
Regístrate!

New membership are not allowed.

Cargando…