Touhou Mechanical Scrollery – Análisis (PC)

Touhou Mechanical Scrollery es la última entrega de una larga lista de Shoot’em up que en Japón pega de lo más fuerte y en occidente tiene su público desde hace tiempo. Aunque hablando francamente, el juego es tan de nicho, que yo creo que pasará de puntillas, sin hacer mucho ruido. Y es una pena, porque resulta bastante entretenido una vez le pillas el truco. Pero me voy a remontar a los orígenes para ver un poco la evolución de Touhou y por qué es tan popular en el país nipón. La saga Tōhō Project, surge al completo de la cabeza de Jun’ya Ōta, conocido como en su entorno como ‘Zun’. Este desarrollador, compositor y guionista lanzó en 1996 Tōhō Rei’iden, el primer juego de la saga, un título que podría recordarnos más a Super Pang que a un shoot’em up. No es hasta su segunda entrega cuando pasamos a un shooter propiamente dicho, siendo por tanto este juego, Tōhō Fūmaroku, el que sentó los cimientos sobre los que la serie ha ido creciendo hasta superar las veinte entregas. ¡Ahí es nada!

El Proyecto Touhou se puede identificar por dos características principales. En primer lugar, los personajes principales son todos femeninos, e incluso entre los secundarios, los masculinos son poco frecuentes. En esta ocasión hacen acto de presencia Reimu Hakurei, protagonista de la serie y sacerdotisa del Templo Hakurei, lo que le da acceso a un elenco de poderes místicos; Marisa Kirisame, una maga con excelentes hechizos de luz y fuego; y, finalmente, Kosuzu Motoori, de la cual sólo sé que es bibliotecaria y puede descifrar libros encriptados con tan solo tocarlos Personajes femeninos, personajes femeninos aniñados, si esto no triunfa en Japón, nada lo hará.

La segunda de sus señas de identidad es su jugabilidad. La serie Touhou se engloba dentro de los que se conocen como juegos damnaku, cuya traducción literal sería “tormenta de balas” o “infierno de balas”, un clásico del género shoot’em up donde mantenerte con vida esquivando los ataques enemigos es primordial. Tanto es así que es más importante tener unos buenos reflejos para evitar ser víctima de los ataques enemigos que atacarles a ellos en muchos momentos del juego. En este aspecto, los rivales, máquinas de aspecto insectoide de las cuales extraes materiales con los que fabricar y mejorar tus propias armas, disponen de un amplio arsenal de ataques: disparos en ráfaga, nubes de balas, rayos y también golpes físicos que harán que vencerlas no nada sencillo llegados a niveles avanzados del juego. Y es que la variedad de ataques y el número de rivales llega a convertir algunos escenarios en un auténtico infierno multicolor. ¡Ni en el Año Nuevo chino hay tanto colorido!

Al acabar con los enemigos obtendremos experiencia con la que nuestro personaje subirá de nivel, y objetos, con los que podemos ir a la Weapon Shop a mejorar y fabricar nuevas armas para potenciar los ataques y habilidades de nuestros personajes. El sistema de crafteo no es nada complejo, más bien un añadido que aporta algo de profundidad al juego, pero que en ningún caso va a suponer ningún quebradero de cabeza para ningún tipo de jugador.

Touhou Mechanical Scrollery transcurre a lo largo de numerosas misiones, y en cada una de ellas podrás elegir con qué personaje jugar (Reimu o Marisa) y entre cuatro niveles de dificultad (fácil, medio, difícil y lunático), siendo este último una auténtica y adictiva locura. Una vez entras en el escenario se muestra una serie de objetivos y un contador para completarlos. La jugabilidad es muy intuitiva con pad, ni se te ocurra jugarlo con un teclado. Yo lo intenté durante un par de horas y no he visto nada más insufrible. Salvado este escollo, la vista en tercera persona nos permite ver lo que ocurre a nuestro alrededor y realizar fantásticas y vistosas fintas y giros para esquivar y contraatacar constantemente. Realmente es un juego muy dinámico en el que apenas tienes un segundo para pensar tu próximo movimiento. Simplemente actúa, es el mejor consejo que te puedo dar. Cuando completas la misión te aparecen un cuadro resumen con el tiempo que has tardado, enemigos abatidos, chatarra recuperada y una puntuación que sirve como acicate para volver a jugarla y obtener la puntuación máxima si no ha sido el caso en esta ocasión.

Marisa Kirisame tiene un estilo más dinámico al ser una bruja y combinar hechizos a distancia con golpes físicos. Reimu Hakurei está más centrada en poderosos ataques físicos, pero cuenta con algunas técnicas a distancia, por lo que la diferencia entre estilos no es como para que pueda decirte que son dos formas de jugar totalmente diferentes. Al final terminarás jugando con las dos protagonistas por diversión ya que como digo, no hay una gran diferencia a nivel de jugabilidad. Si te preguntas cuál es el trasfondo, ya te adelanto que no esperes gran cosa, es un shoot’em up y la historia no es uno de sus fuertes, pero ahí va. Todo comienza cuando Reimu quiere hacerse con uno de sus libros favoritos, pero al conseguirlo se encuentra con que algunas páginas han sido sustituidas por pasajes de otras obras. Esto ocasiona que el bosque de Gensokyo se vea invadido por insectos mecánicos. Ya está, no hay más. Por decir algo más sobre este tema, la historia será contada entre misión y misión por los distintos personajes que aparecen en el título sin darte mayor opción como jugador que leer y leer en un magnífico inglés. Si no te llevas bien con la lengua de la pérfida Albión, siempre puedes tirarte al japonés, chino tradicional o chino simplificado, el que más te guste.

Gráficamente el juego es llamativo. Eso sí, no esperes fotorrealismo ni texturas ultra definidas. Los escenarios en sí son bastante sosos y con una paleta de colores poco variada; Sin embargo, con lo trepidante que es el Touhou, no es que te vayas a detener mucho tiempo en ver al detalle ningún aspecto concreto de este apartado. En cuanto hacen aparición los enemigos y sus ataques, el resultado final es un entorno colorido y llamativo que nos meterá de lleno en faena y nos hará olvidar si esta o aquella textura son un poco simples. La banda sonora que nos acompaña durante el juego y en momentos de acción es correcta. Ni brillante ni mala, sí algo repetitiva, pero como el juego en sí, que no es que sea el paradigma de la originalidad ni pretenda revolucionar su género.

Pero no todo va a ser bueno en este juego, que, aunque ya os digo que me ha sorprendido gratamente, también tiene sus sombras. El primero y para mí más importante, lo ya mencionado. Intentar jugarlo con ratón y teclado es ir de cabeza al manicomio. Nunca vi algo menos intuitivo, ni si quiera configurar los controles es una tarea sencilla. El otro problema es algo en lo que ya está trabajando su desarrollador, pero que a día de hoy no está solucionado. Si ejecutas el juego en pantalla completa, el rendimiento se ve muy afectado.

Poco más me queda por decir de Touhou Mechanicall Scrollery. Si te gustan los shoot’em up y su estilo oriental, desde luego este título te va a entretener y gustar mucho a pesar de su endemoniado sistema de controles (sí, vuelvo a hablar de ello, es que me ha impactado mucho).

Review
  • MEJORABLETotal Score
    PUNTOS POSITIVOS

    + Trepidante y adictivo como los vieos soot’em up de recreativas.
    + Sistema de crafteo para mejorar tus habilidades y armas.

      PUNTOS NEGATIVOS

      - Las misiones acaban siendo repetitivas.
      - Casi imposible de jugar con teclado y no es compatible con todos los pads.

        Leave a Comment

        nueve − 4 =

        Estamos en Vivo!
        ¡Cuanto Pochocolo!
        Login
        Loading...
        Sign Up

        New membership are not allowed.

        Loading...