Troll And I – Análisis

El pasado día 24 de marzo salió a la venta para PC, PS4 y Xbox One Troll and I, un videojuego desarrollado por Spiral House y distribuido por Maximun Games que nos mete en la historia de Otto y Troll.

Aparentemente, Troll and I tenía potencial y era una historia que parecía poder ser interesante, muchos incluso podían haber pensado que en Troll and I nos encontraremos ante una aventura al más puro estilo de The Last Guardian en la que en compañia de un amigo gigante tendremos una aventura de amistad y cooperación de tintes épicos y a niveles gigantescos. Sin embargo, solo hace falta jugarlo durante 10 minutos para saber que esto no es así. Con Troll and I nos encontramos ante una aventura muy deficiente que se queda muy lejos de un juego de calidad para la actual generación. Un juego que es un quiero y no puedo a pesar de sus múltiples retrasos para mejorarlo y que si hubiera sufrido más retrasos para pulir y mejorar detalles no nos hubiera importado.

Nuestra aventura comienza con Otto, un joven chico que vive en una aldea en tierras escandinavas en los años 50 y con el que, a modo de tutorial, nos dedicamos a cazar jabalíes para llevar a nuestra casa algo de alimento. Cuando regresamos, vemos que la aldea ha sido devorada por las llamas y que el pueblo está completamente destruido. Es aquí donde empezamos a manejar libremente a Otto, con sus rastas y aspecto parecido a Link (salvando las distancias) nos enfrentamos a los peligros del bosque para buscar un camino alternativo por el que llegar a nuestra aldea para intentar salvar a sus habitantes y a nuestra madre.

En medio de esta búsqueda nos encontramos con unas criaturas de cuentos que salen del interior de la tierra, en unas grietas de las que se desconoce el origen pero a Otto eso parece no importarle porque ni siquiera se siente intrigado por su origen, directamente se dedica a eliminar a estos enemigos pequeñajos. Es en este momento cuando conocemos a Troll y el rumbo de Otto cambia por completo. Ya no le interesa llegar a su aldea si no que pasamos directamente a ayudar a nuestro gigante amigo a salvar su vida.

Troll se dedica a huir de unos cazadores que llevan en su búsqueda 5 años y que han construido campamentos por toda la zona de montañas donde se desarrolla la aventura. Alternamos por lo tanto entre combates con criaturas de origen desconocido con combates frente a humanos. Sorprende que el primer humano al que mata Otto, este se disculpa y aparentemente se siente muy culpable, pero en el segundo enfrentamiento con humanos Otto ya no siente ninguna clase de remordimiento y los mata a cuchillo o a golpes sin importarle. En este apartado de combate el juego se hace realmente complicado debido a que los movimientos de los personajes son muy lentos y bastante toscos, además de que no tiene sistema de guardia. Para acabar con los enemigos podemos utilizar a Otto o a Troll, según creamos conveniente. Otto utiliza lanzas o elementos creados por él para asestar duros golpes y Troll utiliza sus manos/puños y pies para aplastar a los enemigos. Cada uno tiene un sistema de combate distinto al otro pero en resumen ambos son malos y por momentos te desesperan, sobre todo utilizando a Troll.

La idea del juego en sí esta bien, nos ofrece multitud de mecánicas, plataformas, resolución de puzzles, peleas variadas, secciones de sigilo, crafteo, mejoras de armas y hablidades e incluso exploración, pero todas ellas tienen puntos negativos más que positivos. Podremos incluso alternar entre movernos con Otto o con Troll para superar los diferentes puzzles y plataformas y también nos ofrece la posibilidad de jugarlo en modo cooperativo.

Las batallas carecen de interés y de espectacularidad, los puzzles son fáciles, poco creativos y siempre se basan en las mismas premisas y mecánicas, el sigilo está muy mal integrado y por ciertos momentos frustra al jugador. A todo esto incluso, podremos sumar la falta de inteligencia artificial.

Tampoco voy a entra en muchos más detalles puesto que sería innecesario debido a que Troll and I no da para mucho más.

En cuanto al apartado técnico diría que es de lo más normal que he visto en la generación de consolas actual y desde el inicio me ha parecido que, tanto por las cinemáticas, como por el detalle de los escenarios y personajes, estaríamos ante un título que perfectamente podría haberse hecho para el lanzamiento de PS3 o para finales de la generación de PS2, pero por desgracia no es así, salio en 2017. A nivel de controles y jugabilidad, sinceramente he jugado a juegos de PS1 que son más fáciles de manejar. Sobre el nivel sonoro, creo que es el mejor aspecto que tiene el juego aunque el doblaje al castellano de los menús y de los subtítulos es bastante malo, nos encontramos incluso con MUCHAS palabras en las que faltan letras.

En conclusión, he empezado este juego con mucha ilusión puesto que me había llamado la atención y generado interes para ver como era la historia en sí y como conseguían unificarlo todo en uno. El resultado es una gran desilusión. No me esperaba un The Last Guardian pero al menos si un juego que esté a la altura de los tiempos que corren. Sin embargo, nos encontramos con algo técnicamente desastroso y que no da lugar a aspectos positivos.

Ingresar
Cargando…
Regístrate!

New membership are not allowed.

Cargando…