Yoshi’s Crafted World – Análisis

El segundo año de vida de Nintendo Switch apenas está comenzando, y qué mejor manera de ver que el sistema aún tiene mucho por ofrecer que con la llegada de Yoshi’s Crafted World. Hace poco más de un mes tuvimos en nuestras manos New Super Mario Bros. U Deluxe que, si bien es un buen juego, no es tan diferente a su versión original de Wii U, por lo que nos quedamos con un sabor amargo en la boca y con ganas de más. El título de Yoshi comparte el género de plataformas, ¿será suficiente como para enmendar el error del ya mencionado New Mario?

Si bien Yoshi’s Crafted World usa un estilo artístico nuevo para la saga, sigue por la misma línea de creatividad. Kirby Epic Yarn empezó esto con la lana, algo que después Yoshi’s Woolly World -no confundir con Crafted- retomó, y que ahora Crafted World “evolucionó”. Si bien ya no es lana, los escenarios están compuestos por utensilios que vemos en el día en la vida de todos. Galletitas, cartón, envases de alimentos, tijeras, lapices, plantas, es como si los niveles de Yoshi fueran un escritorio de nuestra habitación. De a ratos, me hace acordar mucho a lo visto hace años en Little Big Planet y en Paper Mario, hasta diría que hay cierto nivel de inspiración a veces.

De más está decir que Nintendo supo usar este estilo más que bien. Todos los niveles, enemigos, NPCs y pantallas en general se ven geniales. Representa muy bien la “magia” de Nintendo en todo momento. Puede parecer medio infantil, sí, pero es Nintendo y entendemos cuál es su target.

Sin embargo, estoy honestamente sorprendido con la dificultad del juego. Al principio empieza fácil y super claro, pero a medida que el jugador progresa se vuelve cada vez más complicado, más aún para los que buscan el 100%. No es que se vuelve difícil, pero sí se vuelve mucho más entretenido para los que ya tienen experiencia en este tipo de juegos. Deja de ser un “anda para adelante y saltá sin pensar”, problema que sí sufrió el Yoshi de Wii U, y pasa a incorporar algunos puzzles, varios enemigos en pantalla -que obliga al jugador a parar y a pensar cómo avanzar-, y situaciones en las que hay que actuar rápido. Como alguien que ama los juegos de plataformas, que tiene experiencia y “habilidad”, y tiene 24 años, tengo que decir que estoy bastante conforme con el asunto de la dificultad.

Un problema que tienen los juegos de plataformas es que una vez completados los niveles ya no hay motivo de regreso. Varios títulos agregan objetos recolectables (star coins en los Mario, partes de armadura en Mega Man X, esmeraldas en Sonic), pero apenas consiguen aumentar la rejugabilidad de cada nivel. Yoshi’s Crafted World encontró una gran manera de hacer que el jugador vuelva a un nivel, y como si fuera poco, más de una vez. ¿Cómo lo hizo? Con dos mecánicas que aplaudo, mecánicas que repercuten directamente en el armado de escenarios y que van de la mano lo suficiente como para basar el diseño de los mismos en ellas.

Una vez que ganás una región se habilitan misiones para cada nivel. Estas misiones consisten en encontrar objetos escondidos en el fondo del mismo, lo que ya es un concepto nuevo en la saga, y uno bastante poco visto en el género en sí. Por dar un ejemplo, en una granja hay vacas de fondo, o en un jardín hay macetas. Estos elementos están escondidos a lo largo de todo el escenario, y le dan un sentido nuevo al progreso de cada uno. La primera vez que uno juega no le presta atención al fondo porque no repercute en el avance normal, por lo que una segunda vuelta a veces pasa como algo completamente distinto.

La segunda mecánica consiste en que al ganar un nivel podés volver a jugarlo de atrás para adelante. Suena torpe y simple, “es lo mismo pero al revés”, pero no. Para empezar, la cámara se da vuelta, lo que implica que todo el fondo del escenario es nuevo, lo que significa que todo el párrafo anterior se renueva una vez más. También los enemigos cambian su comportamiento y ubicación, y a veces hay caminos alterados. La imagen de arriba demuestra esta función. Es el mismo lugar pero con la cámara en dos posiciones diferentes, demostrando detalles y secretos que solo se pueden ver de una u otra manera. En la primer toma podemos ver a los Shy Guys cargando monedas de forma más clara, mientras que en la segunda toma encontramos una botella escondida detrás de una casa.

Lo único malo de todo esto es que, por más que cambien tantas cosas, llega un momento en que entrar 5 veces al mismo nivel se vuelve…denso. El error es que las misiones se habilitan una vez ganada la región. Por dar un ejemplo, tal vez hay una misión que es encontrar un pájaro azul en el fondo, pero es la quinta misión, lo que significa que hay que ganar otras 4 antes, y tal vez el jugador vio a dicho pájaro azul en la primer o segunda vuelta. Si tuviera que corregir esto, haría que las misiones estén desde la primer vuelta, y que se puedan hacer más de una misión por recorrido.

Es decir, en aproximadamente 10 horas se puede completar el 25% del juego. Eso es MUCHO TIEMPO para un título de plataformas, generalmente en 10 horas se puede completar al 100%. Sin embargo, esas 10 horas deberían ser 8 aprox. si el método de misiones fuera más rápido y sin abusar del “volver a empezar de 0 cada vez que quiera una misión nueva”. Dejando este error de lado, aún así debe ser uno de los platformers 2D más largos (en horas) que he visto si se busca completar al 100%, lo que es algo excelente.

Dejando eso de lado, es un juego de Yoshi como todos los anteriores. Sigue los conceptos de Yoshi’s Island, como siempre. Yoshi se mueve de forma horizontal, puede comer enemigos y convertirlos en huevos para después atacar, tiene un ground pound y dos saltos, nada más. De vez en cuando hay “algo” que modifica los niveles, como por ejemplo un robot, pero son pocos escenarios. El 100% se puede jugar de a dos en modo cooperativo. Lo único que sí está debajo del standard es la música. Muy simple, y creo que el 90% de los escenarios son el mismo tema pero en distintos tonos.

Algo que me parece digno de destacar es el sistema de regiones. No es que usé esa palabra como sinónimo de mundo, sino porque también es algo nuevo en la saga. Yoshi’s Crafted World en vez de tener un mundo de lava con 7 niveles con la misma temática y un jefe al final tiene varias regiones con 2 o 3 niveles y un jefe cada 3 o 4 regiones. Me pareció un toque original, le da más variedad al juego, es una chance de lucirse un poco más y evita caer en la repetitividad en lo que es atmósfera

En conclusión, puedo confirmar que, efectivamente, Yoshi’s Crafted World enmienda el error del New Mario U Deluxe. Y dicho sea de paso, también sale de la serie de juegos first-party de Switch con poco contenido en el producto base, que es algo que sufrieron varios títulos como Mario Tennis Aces, Kirby Star Allies, ARMS y otros. Lo super recomiendo. No solo es un buen producto en todos los aspectos, sino que es uno gran título en la saga de Yoshi y además un muy buen plataformero.

Análisis
  • Yoshi’s Crafted World
    Super RecomendableVeredicto
    Lo bueno y lo malo
      • Lo bueno
        • Formula divertida
        • Gráficamente muy bueno
        • No cae en la repetitividad
        • Rejugabilidad alta en todos los niveles
        • Buena curva de dificultad
      • Lo malo
        • Sistema de misiones podría estar mejor implementado
        • Banda sonora pobre
    Ingresar
    Cargando…
    Regístrate!

    New membership are not allowed.

    Cargando…