Maneater – Análisis

Maneater termino, en pocas palabras, arruinándose solo en lo que fue una experiencia agradable, enriquecedora y atrapante. El error fue garrafal, uno que se viene dando para varios muchos jugadores que han dado su dinero a Tripwire Interactive. En mi caso, con casi 12 horas de juegos, mapas completos y llenos de misiones secundarias cumplidas el juego crasheo y arruinó los datos guardados de mi partida. En mi duda por saber si era el único, descubrí en Twitter una larga pendiente de comentarios exponiendo mi misma situación.  

Pero retomemos un poco a lo que tenía pensado antes de que este suceso arruine mi fin de semana. Maneater se presenta como un título de rol en el que seremos un tiburón desde sus inicios hasta la vida adulta. Comer es nuestra forma de crecimiento, nuestra arma para atacar, defendernos y la herramienta predeterminada para la exploración. Todo pasa por crecer, comer y vengarnos, acá es donde aparece el argumento muy tirado de los pelos y bastante cliché. Una historia que nos muestra a un famoso cazador que mata a nuestra madre, nos libera para que busquemos venganza y volver a cazarnos como adulto. Este es nuestro inicio y de aquí morderemos cuanto ser vivo se nos cruce, para crecer, evolucionar, defendernos y también conquistar nuevos territorios. 


Ante nosotros se despliegan cantidad de escenarios, de diferentes faunas y con ello muchos puntos de interés para descubrir. Todos con una visión particular y con idea propia. Por ejemplo encontrar locaciones, luchar con un alfa de manada o encontrar coleccionables llegando o atravesando diferentes lugares y enemigos. Cada nueva victoria o conjunto de las mismas va a habilitarnos todo tipo de mejoras para que cuando estemos en nuestro refugio podamos equipar o mejorar. El sistema es sencillo y bastante básico, obviamente con sus afinidades a la vida animal marina con toques bastantes informativos y críticos a, entre otras cosas, la contaminación humana. Pero también vamos a poder encontrar muchas referencias a series y películas relacionadas (o no) a la vida bajo el mar, toques que hacen los viajes y la exploración más que atractivos. Tal vez en donde el juego flojea es en lo repetitivo o básico en lo cual se maneja durante todo el juego, sin embargo son apartados que se van nivelando con información, ciertos comentarios y quedan siempre al gusto de cada jugador para evitarlos o cumplirlos.  

Obviamente tendremos por zona nuestro refugio donde podremos mejorar nuestra piel, obtener nuevas habilidades o mejorar nuestro estado actual. Ya que avanzando en el juego los encuentros, sobre todo con humanos, va a ir requiriendo más dedicación y enfoque en apartados estadísticos.  

Sobre líneas generales Maneater parece lo que es, un juego de un tiburón que se come todo lo que se cruza. Sin embargo, el juego presenta un conocimiento realmente enriquecedorEstá lleno de referencias, de datos sobre enemigos marinos, de territorios y con claras críticas a como el humano maneja el mundo alrededor de su contaminación. Por otro lado, sus apartados técnicos dejan mucho que desear, sobre el apartado sonoro se destaca la voz del locutor, el cual siempre está presente y con un nuevo comentario al respecto de nuestra posición actual. Sacando esto, todo el sistema se escucha mal, flojo y con bastantes errores que se acompañan con errores visuales, tanto de movimiento de nuestro protagonista como el de todo lo que se mueva durante el gameplay. Pero lo peor y más tajante de las faltas es la constante pérdida de cuadros por segundo, no importa el momento, pero cuando más sufre el juego es durante las batallas encarnizadas con los humanos que nos cazan. Nada se salva, a pesar de sus fallas y apartado visual aceptable la verdad es que estos bajones dan una experiencia tortuosa y molesta que cada jugador tendrá que poner en balanza a la hora de elegir comprar este juego. De manera paralela sus controles, aunque bien distribuidos, sufren fallas en su ejecución ya sea por temas de funcionamiento o rendimiento lo cual muchas veces termina dejándote en posiciones complicadas, ya que nuestro personaje está en constante movimiento. Esto viene atado a un sistema de cámaras bastante básicas, pensando en el movimiento constante donde tendremos que estar midiendo vueltas y contratiempos durante toda la partida. Como podrán leer, los contratiempos son bastantes, algunos detectados en mayor medida que otros, pero presentes y que seguramente en futuros parches estará solucionado.  

Maneater es por sobre todo una buena experiencia, muy pensada, aún en sus elementos más secundarios. Lamentablemente, actualmente sufre de un rendimiento atroz bajo demasiadas perspectivas. Si bien todas son solucionables o por lo menos mitigadas, esta versión final deja mucho que desear. Pero sobre todo e imperdonable, es el problema en el cual hay múltiples casos de partidas borradas o dañadas que obligan a arrancar nuevamente el juego. Por el resto, cumple con lo que propone e incluso más también. 

Leave a Comment

Estamos en Vivo!
¡Cuanto Pochocolo!
Login
Loading...
Sign Up

New membership are not allowed.

Loading...