Art of Rally – Análisis

Art of Rally es un juego de conducción desarrollado por Funselektor Labs, los mismos que en 2015 habían lanzado el excelente Absolute Drift, frecuentemente llamado el “Initial D Simulator”. Con un enfoque centrado en uno de los deportes mas famosos de la conducción, Art of Rally es una evolución de este ultimo titulo.

Yendo directo al grano

Art of Rally es un juego especial. En sus primeros minutos no se hace llamar la atención por su apartado técnico, pero si por su estética. A pesar de contar con unos gráficos simples, una fuente simple, graduaciones de colores simples y… bueno, todo es simple, el texto ni siquiera tiene mayúsculas. Volviendo al tema, a pesar de su simpleza, o mas bien, a favor de su simpleza, Art of Rally es capaz de transmitir un mensaje muy claro en muy poco tiempo: Este juego apunta a la esencia del Rally, a todo lo que significa este deporte y lo reduce a algo tan simple, que es efectivo.

El estilo simplista de los gráficos representa muchísimo, uno es capaz de reconocer donde esta tomando lugar la acción con muy poca información de la pantalla, ya sea Japón o Finlandia, la paleta de colores y decoraciones serán suficientes para esto. Las personas representadas simplemente como unos rectángulos coloreados, se amontonan en algunos pedazos del circuito para luego dejar paso al jugador antes de ser atropellados, y los logos de las obvias imitaciones de otras marcas en la vida real, son detalles cargados de simpleza que aportan a esta atmósfera.

Y con eso llega la conducción, y su cámara. Al igual que absolute drift, la cámara no esta centrada detrás del auto como nos tiene acostumbrados la industria, sino que esta tiene un estilo isométrico, toda la acción será vista desde arriba. No es que sea malo, pero seria un buen añadido que el jugador tenga la opción de que sea una clásica cámara detrás del auto, aunque talvez, por su naturaleza grafica, esto no quedaría  muy bien. Por otro lado, esta cámara isométrica permite ver perfectamente lo que hay por delante en el camino lo cual me deja con opiniones mixtas respecto a este aspecto del juego.

Pero donde el juego brilla es justamente en sus físicas de conducción. Tomando lo aprendido sobre el Drift en Absolute Drift, Funselektor logro llevarlo mas lejos con mecánicas que simulan el ABS y como reacciona un auto cuando es sometido a aceleración instantánea. Este nivel de físicas llega a ser muy similar a otros juegos mezcla de arcade y simulación como GRID o DiRT 3. Esto termina dándole al juego una sensación de conducción con bastantes retos, pero al mismo tiempo bastante entretenida. Durante una prueba, la siguiente curva siempre va a provocar cierto entusiasmo y una sensación de satisfacción cuando se logra salir de ella.

Esto termina provocando una sensación de “enganche” en el jugador, lo que provoca que quiera mas y mas de estas pruebas de Rally, y el juego tiene muchísimas para dar. En su modo “historia”, Art of Rally comienza cuando el Rally moderno toma forma, en 1961. Este modo nos va llevando año por año en las distintas etapas y grupos que paso el Rally, cada uno con sus pruebas, en las que no solo el tiempo del jugador se compara con otros tiempos de “bots”, sino con el tiempo que hicieron todos los jugadores que hicieron esa carrera también. La edad dorada del Rally esta mostrada en toda su grandeza en este titulo, pero no se queda ahí.

Tambien cuenta con un modo libre, en un mapa de un tamaño mediano en Finlandia donde se pueden encontrar coleccionables y sacar fotos postales. Ademas de proporcionar al jugador con un momento de relajacion donde solo existe la conduccion y un mundo donde ejercerla, nada mas, ni nada menos.

Art of Rally, como su nombre lo dice, es una carta de amor a este deporte. Su simpleza no se basa en el bajo presupuesto, sino en acatar a la esencia mas profunda del deporte. Su aproximación a la conducción no es complicada, porque se trata del disfrute del mismo. Su modo historia no es un simple recorrido histórico, es una adoración a los años dorados del Rally. Hasta su manera de comparar el tiempo se basa en la esencia mas profunda, ya que la comparación con los tiempos de los demás jugadores “verdaderos” lo convierte en una competición digna del deporte.

Una vez que uno entiende esto, se da cuenta del valor verdadero de este juego. Es un juego que sabe lo que quiere ser, y lo ejecuta de manera sobresaliente. Es difícil poder reprocharle algo, además de su selección de cámara, por el simple hecho de que todo lo que se propone, lo hace bien.

 

Leave a Comment

Estamos en Vivo!
¡Cuanto Pochocolo!
Login
Loading...
Sign Up

New membership are not allowed.

Loading...