Ashen no es Dark Souls, ni falta que le hace – Análisis

A pocos se les escapa que la gala de los Game Awards se ha convertido en los últimos años en un gran sol alrededor del que orbitan un buen número de anuncios, pues bien, uno de estos anuncios fue el de la salida de Ashen para Xbox One el 7 de diciembre con inclusión inmediata en el Xbox Game Pass y su presencia en la tienda digital de Epic para su formato en PC. Desarrollado por los neozelandeses A44 Games y distribuido por Annapurna Interactive (What Remains of Edith Finch), Ashen es un juego que bebe de las mecánicas del género “souls” pero que consigue tener una identidad propia como juego de rol y acción a través de unas sustanciales diferencias con la obra original de From Software y sus sucedáneos.

En Ashen se nos cuenta la historia del retorno del Ashen, una criatura mitológica encarnada en forma de enorme pájaro que viene a devolver la luz a un mundo que la había perdido hace tiempo, es obvio que no estamos ante un derroche de originalidad en lo argumental, pero no es algo que el juego pretenda en ningún momento. Su historia es solo un vehículo para hacernos progresar durante el juego. Y precisamente en como se nos cuenta esta historia es donde radica una de sus diferencias con los juegos de From Software, en lugar de dejarnos en un escenario donde seremos nosotros los que tendremos que investigar y progresar descubriendo los distintos caminos que podemos recorrer, en Ashen se nos guía desde el comienzo de la aventura, a lo largo de nuestro progreso iremos conociendo una serie de personajes que se unirán a nuestro campamento en Descanso del Vagabundo, estos personajes interactuarán con nosotros de distintas maneras y una de ellas será la de asignarnos misiones tanto principales como secundarias que tendrán un cierto sentido dentro del arco argumental de la partida. A su vez, estas misiones, en especial las de carácter secundario se convertirán en el método a través del cual podemos ir mejorando nuestro personaje, ya que todo lo referente a la subida de nuestras dos principales estadísticas (salud y vigor) dependerá de nuestro progreso en estas aventuras secundarias, por lo que llevarlas a cabo es más que necesario para poder avanzar en nuestra aventura con garantías.

Además, y otra vez a diferencia de los juegos tipo “souls” este título posee un mapa que podremos consultar con asiduidad y que nos indicará el lugar en el que podremos realizar las distintas misiones, optando por un sistema más tradicional y a la vez más amigable y accesible a aquellos jugadores que no tengan tanta experiencia en el género.

Podría parecer que esto le resta al juego el aliciente de explorar sus cuidados escenarios, pero esto no será algo primordial o que nos vaya a otorgar una ventaja significativa. En primer lugar, porque el juego se encuentra muy dirigido y muy estructurado por zonas, y aunque sus mapeados tienen un buen diseño, estos han sido creados para ser jugados hacia delante o en horizontal, pero nunca para ser revisitados salvo la excepción de hacernos con contadísimos objetos que podremos ir recogiendo en zonas más aisladas o escondidas. Estos objetos que podemos encontrar son en su mayoría consumibles, armas y en algún caso atuendos. Además de todo esto, podremos encontrar plumas de Ashen que sumarán algo más de salud o vigor a nuestras estadísticas.

La comparativa que el propio estudio hace de su juego con un souls like, cobra mayor sentido si miramos directamente hacia el sistema de combate: golpe débil, golpe fuerte, golpe cargado, defensa con escudo, golpe de escudo, rodar… son mecánicas de sobra conocidas para los iniciados en el género a las que se une un sistema de saltos bastante más ágil que lo acostumbrado en los juegos de este tipo, esto junto con algunas mecánicas de desplazamiento que se desbloquean una vez avanzamos en la historia, dotan al juego de un punto “plataformero” que no le sienta nada mal. El repertorio de enemigos es variado y rico en recursos y abanico de ataques, nos llevará un tiempo estudiar a cada una de las distintas unidades para saber cual es el “tempo” de cada una e ir afrontando los enfrentamientos con éxito. No tan convencido me han dejado los jefes finales del título. Llegar hasta ellos puede parecer una auténtica odisea, ya que las mazmorras que los preceden están cargadas de durísimos enfrentamientos que nos van a hacer sudar mucho con el consecuente subidón una vez lleguemos al ansiado checkpoint previo al jefe final. Pero como venía diciendo los jefes finales del juego si bien presentan sus propias mecánicas, no resultan demasiado complicados de vencer y en la inevitable comparación con los demás juegos de su género Ashen se queda a la cola en este punto. Otro punto que tampoco juega a su favor es la imposibilidad de llevar a cabo contraataques con el escudo en forma de parry, algo que al final hace mucho mas plana la experiencia total.

Hasta ahora todo lo que os he contado en referencia al combate no pasa de ser de lo más común, esto sería así si no fuera por la inclusión de un sistema multijugador que en palabras de la propia A44 Games podemos calificar como “pasivo”. En Ashen otra las funciones que tienen estos personajes no jugadores que se unen a nuestro poblado es la de acompañarnos en nuestras aventuras como jugador de apoyo, de esta forma, según tengamos una u otra misión seleccionada su NPC correspondiente aparecerá para ayudarnos a eliminar las distintas bestias presentes en el camino. Esto puede suceder de tres formas, en primer lugar, este NPC puede estar controlado por la inteligencia artificial del juego, en otro caso un jugador desconocido pasa a encarnar a este NPC de forma que este pasa a estar controlado por una inteligencia humana y en el tercer de los casos ese NPC pasa a estar controlado por alguien que conozcamos ya que hemos activado un filtro multijugador previamente.

Este sistema multijugador me ha parecido de lo más original pero no está exento de algunos problemas. Uno de ellos es que la inteligencia artificial si bien está bastante bien pulida y nos sirve de auxilio en numerosas ocasiones, otras veces va a caerse por alguno de los precipicios de las distintas mazmorras y dentro de estas no puede reaparecer, por lo que a lo mejor hemos jugado brillantemente hasta ese punto pero debido a este fallo de la IA nos vemos condenados al fracaso pues, las mazmorras están diseñadas para ser jugadas entre dos jugadores, tanto es así que para acceder a ellas necesitaremos ser dos para poder abrir las puerta de la misma. El mensaje no puede estar más claro.

Otro de los problemas que le encuentro a este sistema es que cuando el NPC es controlado por un jugador real durante algunos instantes en los que se produce el cambio de IA  jugador real nos quedamos solos sin previo aviso, además, el componente humano y lo limitadísimo del sistema de comunicación entre dos jugadores desconocidos, solo podremos llamar a nuestro compañero o señalar en una dirección determinada, harán a veces que la sincronización no sea la mejor y que tengamos la sensación de que hemos fracasado por culpa de nuestro compañero.

En última instancia y como mencionaba anteriormente, podremos activar un filtro numérico en el multijugador que nos permitirá jugar con amigos, este es un buen punto, pero se ha de tener en cuenta que para poder coincidir en la partida ambos han de encontrarse en el mismo momento de la partida en su línea argumental principal, es decir, si matamos a un jefe que nuestro amigo no ha conseguido no podremos coincidir en la misma partida.

Un punto muy positivo es que desde el menú podremos personalizar como queremos que sea nuestro sistema multijugador, desactivando la IA y solo jugando con otros usuarios, desactivando a los usuarios yendo solo con la IA, activando el filtro para jugar solamente con amigos o desactivando completamente el multijugador y enfrentando la aventura en solitario, algo que es todo un reto y que solo será posible equipando un determinado talismán.

Pero no quiero acabar de comentar este apartado sin hacer mención del sistema que nos permite revivir al compañero, ya que como máximo en una ocasión podremos revivir a nuestro compañero caído para poder seguir avanzando en nuestra aventura.

La tercera de las cosas que harán los personajes no jugables en este titulo es establecerse en nuestra base, hacerla crecer, establecer distintos puntos de mejora de equipo y de armas y comerciar. Antes de comentar las distintas facetas de nuestra base hay que poner en valor algo que hace el juego y que me ha gustado especialmente, y es que conforme vamos realizando misiones secundarias de cada uno de los distintos personajes vamos ver una evolución en los NPC basada en dos por pilares, por un lado tendremos un campamento que irá creciendo en forma y contenido, mostrándose en algunos momento el proceso de construcción de alguna de las casa de nuestro asentamiento y en nuestra próxima visita mostrándose estás completamente terminadas. Por otro lado, iremos desbloqueando distintos atuendos de nuestros aliados con lo que cambiaremos sustancialmente su apariencia conforme avancemos en el título.

En nuestro campamento podremos mejorar nuestra linterna para que ilumine más en las zonas oscuras y que, por cierto, establece una de las mayores características de este título que es la de caminar con la linterna no pudiendo equipar el escudo en ese momento, lo que nos va a obligar a optar por mecánicas de evasión en lugar del bloqueo u optar por dejar la linterna en el suelo y atraer a los enemigos al área iluminada, de forma que podamos usar nuestro escudo.

Elaborar distintos tipos de pociones será otra de las cosas que podamos hacer durante nuestra partida. Utilizando distintos elementos que encontramos durante nuestra exploración o que podemos comprar a los distintos mercaderes repartidos por todo el juego. Estas pociones nos otorgarán ventajas relacionadas con nuestras estadísticas, pero en mi partida no he sentido la necesidad de elaborarlas en ningún momento por lo que está bien como añadido, pero no se sienten necesarias.

Comprar y crear lanzas es otra de las cosas que dependerá de nuestro progreso en el juego, estas armas se pueden encontrar dispersas por el mapa, pero más adelante en el juego se revelan como imprescindibles durante la exploración. Además de ser la única arma arrojadiza del juego, según vayamos consiguiendo elaborar las más poderosas de cuántas hay en el título serán de gran ayuda para enfrentar a alguno de los enemigos que encontremos por el camino.

Mejorar las armas que vayamos encontrando durante nuestra exploración también es posible desde nuestro campamento. Podremos mejorar tanto nuestra arma a una mano como el arma a dos manos. En ningún caso podremos mejorar nuestros atuendos o nuestros escudos que, por otro lado, solo podremos obtener explorando los escenarios y avanzando en la historia. Cada uno de estos atuendos y escudos poseen un conjunto de estadísticas que junto con nuestra selección de armas y nuestra selección de talismanes y reliquias conforman la build de nuestro personaje.

En el caso de los talismanes podremos equipar hasta un total de cuatro, en su mayoría consisten en efectos pasivos que se aplican a nuestro personaje como aumento del vigor o la salud total, reducción del tiempo de recuperación, etcétera. Las reliquias son una serie de máscaras de las cuales solo podremos tener equipadas una a la vez, y si bien, pueden tener algún efecto pasivo normalmente vamos a obtener una ventaja mucho mayor que con los talismanes. Por ejemplo, equipar Bendición de Gefn nos permitirá absorber todo el daño del primer impacto que recibamos o Astucia de Ukkoto nos añade unos orbes a nuestra arma que van sumando daño adicional hasta un máximo de cinco. Tanto los talismanes como las reliquias se pueden equipar desde nuestra base y la obtención de más equipamiento depende directamente de nuestro progreso en el juego.

El frasco de estus tiene su homólogo en este juego en el calabacino al cual podremos sumarle tragos hasta ocho como máximo e incrementar su potencia curativa hasta un total de 365 puntos por trago.

Todas estas compras y mejoras tienen un coste no solo en materiales sino también en escoria que es el equivalente a las almas de los juegos de From Software. Esta escoria se puede obtener tanto de enemigos como de botines sueltos por el mapa o como resultado del saqueo de cadáveres. Al igual que pasa en juegos como Lords of the Fallen o The Surge, los “souls” de Deck 13, esta escoria se puede guardar para no perderla, así pues, podremos comprar botines de escoria por un 17% mayor que la escoria total que acumulamos. Una pequeña pérdida a cambio de salvar un gran botín, lo bueno de esto es que esta posibilidad no se desbloquea hasta mitad de la partida aproximadamente por lo que para ello tendremos antes que haber sudado bien hasta llegar a ese punto de seguridad.

El apartado gráfico de Ashen es otra de las cosas por las que llama la atención, por su aspecto nunca podrías pensar que es un juego de inspiración souls like, desde el primer momento en el que tomamos contacto con el editor de personaje vamos a ver un marcado estilo cel shading, en el que se opta por el más absoluto minimalismo en el diseño de sus personajes, estos llaman la atención por su carencia de ojos y boca y de ellos solo podremos personalizar el sexo, el peinado y el vello facial. El diseño artístico de los escenarios es evocador, y por momentos roza la excelencia como es el caso de Palacio de Lazirus claramente inspirado en la cultura árabe y que ejecuta un gran trabajo con las partes de luz y sombra incluyendo a los enemigos como algo orgánico dentro la composición artística del escenario.

Su rendimiento en Xbox One es correcto pero mejorable, en algunas ocasiones el juego se ve ralentizado, pero lo que más molesto puede resultar es que el juego se cuelga cuando menos te lo esperas, sacándote al menú de Xbox teniendo que volver a comenzar desde el principio de la mazmorra en la siguiente pasada, algo que puede irritar a los jugadores y con razón, claro está.

Ashen posee un buen repertorio de efectos de sonido que se ajustan perfectamente a lo que ocurre en pantalla, en ocasiones si jugamos con cascos estos nos servirán para alertarnos de la presencia de enemigos en zonas oscuras. Su aparatado musical es correcto, no destacando especialmente ninguna melodía por encima de las demás por lo ambiental de sus composiciones. Con voces en inglés y subtítulos en castellano, el juego se olvida en un par de ocasiones de mostrarnos los textos en la lengua de Cervantes manteniendo los originales en inglés, ocurre en un par de ocasiones, pero puede que los menos entendidos se pierdan un poco y es algo que se debería subsanar cuánto antes.

Como ya habrás deducido si has llegado hasta el final de este análisis Ashen esta lejos de ser un juego perfecto, ni siquiera esta cerca de ser un gran souls like, pero contiene los suficientes ingredientes para ser un buen juego de aventuras que me ha entretenido y enganchado de principio a fin en una experiencia que, al final se me ha antojado como algo corta, ya que después de unas veinte horas de juego si todo ha ido bien, deberías de haber finiquitado el juego. Su curva de dificultad es acentuada en su primer tercio, pero conforme vayamos mejorando tanto nuestro equipo como nuestro personaje se tornará en una experiencia más sencilla, incluso fácil si eres un asiduo del género. Por suerte el juego desbloquea un modo de juego denominado Hijos de Sissna y que nos plantea el reto de volver a enfrentarnos a la misma aventura, pero esta vez con menos salud y vigor, suponiendo un reto para los más hábiles en este tipo de juegos. Los menos hábiles o inexperimentados en el género van a encontrar en Ashen una buena puerta de entrada al género, siendo quizás de cuantos juegos del subgénero “souls” hay, el más amable con los nuevos jugadores al incorporar al sistema de combate, una exploración y roleo más asequibles que la mayoría de estas obras.

Un título que, a pesar de sus carencias tengo que recomendar y que si tienes Xbox Game Pass no te puedes perder bajo ningún concepto. El segundo gran juego de Annapurna, que en solo dos años como distribuidora se está empezando a colocar como una de las empresas a seguir en el sector.

Review
  • RECOMENDADOTotal Score
    PUNTOS POSITIVOS

    - Su multijugador.
    - La "build" del personaje es cómoda y no nos requerirá mucho tiempo de investigación.
    - Los Hijos de Sissna.
    - Su apartado artístico.
    - Sus mazmorras, increíblemente desafiantes.

      PUNTOS NEGATIVOS

      - Su multijugador, sí, otra vez.
      - Algo corto.
      - El sistema de combate algo escaso para lo común en el género.
      - Poco desafiante para los veteranos en el género.

        Leave a Comment

        Cuanto Pochoclo! Video Feed
        Comments Box SVG iconsUsed for the like, share, comment, and reaction icons
        Hot Wheels Unleashed - Preview Build - Hot Wheels Unleashed,  sale en Septiembre, va traer mas de 60 autitos y carreras VS hasta 12 Personas, es mortal como podes pasar de ultimo a primero, alta viciada.

        Hot Wheels Unleashed - Preview Build

        Hot Wheels Unleashed, sale en Septiembre, va trae...

        Ver Mas!
        ¡Cuanto Pochocolo! PostCast
        Ultimas Noticias
        Return to Monkey Island – Análisis
        Cult Of The Lamb – Análisis
        • 12 de septiembre de 2022
        Saints Row – Análisis
        • 11 de septiembre de 2022
        The Last Of Us Part 1 – Análisis
        • 11 de septiembre de 2022
        Weird West – Análisis
        • 2 de mayo de 2022
        Login
        Loading...
        Sign Up

        New membership are not allowed.

        Loading...