Death’s Door – Análisis

Titan Souls fue el primer juego de Acid Nerve por allá en 2015. Un juego que recomiendo mucho, lleno de acción y aventura con un nivel de dificultad bastante elevado. Ahora el grupo vuelve con todo para presentar Death’s Door, un título de aventuras sobre la vida de un cuervo cosechador de almas. En esta obra (y por haber jugado su anterior título) se puede ver el increíble crecimiento del estudio. Ya desde este momento les voy a decir que este es uno, sino el mejor, juego independiente del año.  

Nuestro papel se compone en ser una especie de “muerte”, por lo cual el trabajo es ser cosechador de almas. Acá la vuelta de rosca va por ser un agente de una gran agencia que tiene a varios trabajadores en función. En nuestro camino terminan robando nuestra alma objetivo designada por lo cual se va a ir, de esta manera, abriendo todo un argumento en cual vamos a estar cazando presas y buscando formas para llegar a nuestro objetivo original.  

Como ser inmortal, disponemos la capacidad de viajar a diferentes dimensiones por medio de puertas que sirven como conectores. Ahora bien, sin la posibilidad de cosechar nuestra alma quedamos en el ciclo de la vida como un ser mortal ya que esa puerta no se cierra hasta que volvamos con el alma designada. Esto funciona como nuestro reloj en Death’s Door, ya que tenemos la tarea de encontrar al ladrón que se llevó el alma y regresar a la comisión, todo en una sola pieza. 

Bajo esta tutela hay un argumento intrigante, todo gracias a un excelente trabajo en el armado y desarrollo del mundo que nos rodea. La experiencia general es solo una porción de un mundo maravilloso, lleno de oportunidades que promete historias a futuro llenas de contenido y vida. Nuestro argumento principal también resulta agradable y con toques de humor rápido que generan ligereza a todo el viaje. Este y los demás apartados son solo algunos de los elementos que tan bien trabajan los chicos de Acid Nerve para que todo se desarrolle con fluidez y sin querer parar por un minuto.  

Ahora bien, a la hora de dar golpes Death’s Door nos provee un sistema sencillo, ágil y con múltiples opciones según nuestros gustos. Comenzando con una espada y un arco mágico nos encontramos con ataque rápido, cargado y gracias a la magia también a distancia. Su semejanza es parecida a estar ante una agradable fusión entre el género souls y los juegos de un Zelda.  Las oleadas de enemigos funcionan para practicar, avanzar y conocer todo nuestro arsenal. Esto es algo que funciona de mil maravillas para que la exploración ardua no se convierta en un viaje monótono.  

Lo que hace al núcleo del combate esta todo bastante equilibrado. El arco posee cargas limitadas que obligan a acercarse al enemigo. Pero también la variedad de los mismos, harán que no podamos tomar un solo sistema de combate. Esto genera que inventemos sobre la marcha y según el enfrentamiento diferentes y variados formatos de juego.  

Por encima de esto tendremos a disposición armas que tendremos que esforzarnos por conseguir mediante la exploración y resolución de diferentes puzles. En cuanto a la magia, esta se va consiguiendo a medida que la historia se desarrolle, dando no solo una nueva herramienta para la pelea sino para llegar a nuevas zonas. Algo que incentiva mucho la re-exploración de todas las zonas que componen el juego.  

Una vez avancemos lo suficiente y vayamos asimilando el combate, el juego propone nuevas formas de usar habilidades. Estos pequeños y grandes descubrimientos generan nuevas opciones, oportunidades y a la vez dificultades, algo que es ideal para el progreso. Cosas como devolver ataques, hacer esquives ideales o combinar el “dash” y un ataque rápido son solo algunos de esos pequeños momentos que Death’s Door tiene pensado para nosotros.  

Del otro lado del combate los enemigos fueron un aspecto impresionante del juego. Hay una gran variedad, sin repetición en múltiples colores y siempre hay espacio para algún que otro nuevo indeseado en el mapa. Además de que cada uno viene con su arsenal y estrategia asesina. Pero sin lugar a duda el premio mayor se lo llevan los jefes finales. Son duros e increíblemente bien diseñados. Cada uno con su propio patrón para sacar lo mejor de nosotros en cuanto a experiencia y adaptación. La muerte no se siente injusta para nada y el conocimiento es el arma más poderosa para cada batalla. Ni hablar de toda la información adicional con la que viene preparado el jefe final, una joyita como pocas este año.  

Un punto interesante mientras buscamos caminos y respuestas es la idea de los puntos de control. Son masetas a las cuales hay que sembrar con semillas que vamos encontrando y de esta manera obtener esa energía para luego esperar a que renazcan y poder volver a utilizaras. Un sistema interesante para que cada jugador mida el desafío y asuma la responsabilidad de, tal vez esperar un poco más o asegurar ese poco de vida faltante.  

Hablando ya del mundo que nos envuelve es bastante variada de lugares. Cada puerta que vayamos abriendo hará conexión al nexo de la agencia para poder actualizar y avanzar en la historia. De esta manera cada entorno en base a cada jefe a buscar es único y lleno de rincones para explorar más allá de su propósito original. Su estilo de arte de fantasía es sólido, funciona muy bien con lo que desarrolla el argumento y lo hace relajante a la vista. Siempre hay algo por encontrar, el uso de la cámara es perfecto porque, aunque estática tiene sus trucos y secretos. Además, durante toda nuestra aventura nos acompaña una música y sistema de sonido que sabe cuando dar su tono. Los momentos de peleas están bien marcados e incluso el silencio ayuda para marcar presencia ante momentos especiales. Sin duda son componentes que saben integrarse y sacarse provecho mutuamente para lograr una puesta en escena perfecta. 

Tal vez el único problema que encontré durante todo el juego fue la excesiva necesidad de ir y volver a niveles. Es algo frustrante ya que en sí Death’s Door tiene un ritmo de juego genial, pero en puntos precisos se muestra como algo perdido. A esto se le suma que las puertas que van apareciendo y son todas iguales. Si es verdad que se van distribuyendo en grupos, pero cuando avanzamos en la historia uno tiene que prestar atención para, por error, no mezclar una puerta entre la más de una decena a disposición.

Puedo decir tranquilamente que este título indie es uno de los mejores del año. Su excelente historia, composición de tradiciones y vidas que nos vamos a ir encontrando dentro son únicas y llenas de pasión. Como juego de acción es desafiante y sumamente gratificante. La abundancia de enemigos, sistema de juego y opciones para encarar cada nuevo enfrentamiento son múltiples y variadas. Hay mucha re-jugabilidad, secretos y lugares a los cuales llegar por mera curiosidad. Sin duda una joya obligatoria. 

 

Review
  • Veredicto Death's Door
    OBLIGATORIOTotal Score
    Death's Door en 5 oraciones

    -Jugabilidad sencilla, adictiva y desafiante.
    -Mundo lleno de vida, flora y con mucho para explotar a futuro.
    -Increíble nivel de secretos y zonas para explorar.
    -Humor e historial de cada personaje muy interesante.
    -Apartado gráfico atractivo, simple y hermoso.

        Leave a Comment

        Cuanto Pochoclo! Video Feed
        Comments Box SVG iconsUsed for the like, share, comment, and reaction icons
        Episodio 50 - Para el bolsillo de la dama y el caballero - Valve mueve un poco el avispero con la steamdeck y claramente vamos a debatir de esto. ¿Quiere robarle el terreno a la Switch?

Jugamos un poco de Death Doors, y el MMO de Amazaon, New world.

Por último salió el Pokemon Unite y el PES (Classic winy) ahora se llama eFootball y pasa a ser free to play.

        Episodio 50 - Para el bolsillo de la dama y el caballero

        Valve mueve un poco el avispero con la steamdeck y...

        Ver Mas!
        ¡Cuanto Pochocolo! PostCast
        Login
        Loading...
        Sign Up

        New membership are not allowed.

        Loading...