Fly Punch Boom – Análisis

¿Alguna vez fuisteis lo bastante frikis como para plantearos qué pasaría si los personajes de Dragon Ball Z se encontraran con las entrañables creaciones de la mítica Hannna Barbera para dirimir a sopapos sus diferencias? Si la respuesta a esta pregunta es sí, seguramente imaginaréis algo muy parecido a lo que encontrareis en Fly Punch Boomb!, el título de lucha de Jollypunch Games que viene dispuesto a romper moldes, tanto estéticos como jugables, en Steam y Nintendo Switch a partir del 28 de mayo. ¿Tendrá mimbres para ello?

Volando voy, golpeando vengo

En este título controlaremos a los simpáticos punchis, a quienes se definen como los seres más poderosos del universo, en combates aéreos que tienen lugar en las ubicaciones más variopintas sin otro motivo más (al parecer) que demostrar quién es el más fuerte… Si bien estas criaturas se reproducen a través del combate, por lo que tal vez podría tratarse de un ritual de apareamiento encubierto. Sea como fuere, para acabar con nuestro rival debemos disputar combates al mejor de tres asaltos.

El juego incluye diez personajes jugables, dos de los cuales dos deben ser desbloqueados

El primer aspecto que debe destacarse del combate es su frenético gameplay. Por defecto los personajes ya se desplazan a una velocidad considerable por los escenarios, pero es que además pueden moverse aún más deprisa ya sea usando habilidades (comunes o especiales), rebotando en algunos elementos del escenario o empleando las cuerdas que delimitan el cuadrilátero para tomar impulso, cual luchador de la WWF. Es tal la velocidad que pueden adquirir los personajes que en ocasiones seguirles la pista se vuelve casi imposible, ya ni hablemos de maniobrar a tiempo para evitar los obstáculos del escenario o “enchufar” un buen mamporro a la cabeza del rival.

El diseño de este título solo pueden calificarse de magnífico

En los enfrentamientos no hay límite de tiempo, por lo que pueden durar desde unos pocos segundos hasta varios minutos. Por regla general la manera más rápida de acabar con el rival es utilizar en nuestro beneficio las trampas que hay diseminadas por el ring. Éstas producen muerte instantánea que puede evitarse resolviendo un breve QTE cuya dificultad es inversamente proporcional a la salud que le quede al personaje. Fallar en él supone sufrir una divertidísima ejecución contextual, que acaba con un buen montón de confeti cubriendo la pantalla de juego (y no hablamos en sentido figurado)

Terminar como comida para pterodáctilos no es lo más raro que puede pasar en este título

Una estrategia más tradicional para obtener la victoria es enfrentarnos a nuestro enemigo cuerpo a cuerpo e ir drenando su barra de energía poco a poco. Para ello  debemos pulsar el botón de golpear cuando los personajes vuelen a corta distancia y luego, en el momento preciso, el asignado al tipo de ataque que queramos ejecutar (golpear, contraatacar o lanzar), mientras que el rival intentará hacer lo propio.

Al ser cada acción de ataque superior a una e inferior a otra, el resultado de estos choques se dilucidará como si de un juego de piedra- papel -tijeras se tratase. Tras él, el perdedor saldrá despedido por los aires, aturdido, con lo que el vencedor podrá enseñarse con él a placer. Si ambos luchadores ejecutan el mismo tipo de ataque, el vencedor será aquel que mas veces pulse el botón de golpear en un corto lapso de tiempo. Lo que viene siendo una mecánica machacabotones de toda la vida, vaya. Junto a los ataques cuerpo a cuerpo también podemos teletransportanos por el escenario, así como utilizar los dos tipos de habilidades especiales propias de cada personaje.

La primera se obtiene al llenarse un indicador mientras combatimos y proporciona un aumento de alguno de los stats o un movimiento ofensivo o defensivo del cual podemos disponer hasta que el indicador se vacíe de nuevo. Su estado no se reinicia al inicio de cada round, sino que es continuo a lo largo del combate. La segunda habilidad solo podemos activarla si logramos el ítem correspondiente dos veces por asalto. Es exclusivamente ofensiva y posee un gran alcance. Cabe destacar que, aunque son los ataques más espectaculares del título, el daño realizado por ellos no es excesivamente superior al conseguido por el resto de tipos de ataque.

Engullir a nuestro rival para dañarlo con jugos gástricos, una habilidad como cualquier otra

Por último podemos utilizar casi cualquier elemento del escenario para arrojárselo al rival, con lo que lo heriremos y lanzaremos contra las mortales trampas, todo en uno. No obstante, no penséis en los típicos ladrillos o barriles de gasolina de otros títulos: En Fly Punch Boomb! utilizaremos desde rascacielos hasta malhumoradas ballenas, pasando por fragmentos de meteoritos a la deriva. En general la mecánica del combate es fácil de entender, pero difícil de dominar para un jugador cuyo acercamiento al género haya sido comedido.

Los efectos de golpes, explosiones y colisiones son contundentes y están bien ejecutados

Además, si jugamos contra la CPU no tardaremos en darnos cuenta de que esta no se anda con contemplaciones ni en el nivel de dificultad más sencillo. Si, pese a todo buscamos un reto más exigente, siempre podremos disputar combate a dobles. Este modo permite un máximo de dos jugadores con cooperativo online o cuatro en local. En él, tras cada intercambio de golpes cuerpo a cuerpo se alternan automáticamente los personajes en el ring y además dependemos obligatoriamente de  un segundo jugador (si estamos haciendo equipo con uno) para sobrevivir a las trampas.

La espectacularidad y complejidad de los combates aumenta aún más en el modo dos contra dos

¿Qué es arte? Arte es Fly Punch

El diseño de este título solo pueden calificarse de magnífico, tanto por el de sus diez luchadores, que convierte en seres temibles a criaturas tan aparentemente ajenas al combate como una babosa intergaláctica, una grulla imitadora de Elvis o un esqueleto, como por el de sus bellísimos escenario. Estos, aparte de estar diseñados con muy buen gusto y un notable nivel de detalle, son muy variados. Las profundidades marinas, el espacio exterior, una gran urbe de dibujos animados, un desierto repleto de edificaciones faraónicas y el interior de un volcán son las imaginativas localizaciones en los que los personajes de Jollypunch pueden “zurrarse la badana” sin interrupciones indeseadas.

Finalmente y en relación con su diseño artístico, no podemos obviar la presencia de las ejecuciones contextuales, en las que los punchis reciben matarile. Destacan por ser secuencias largas, imaginativas y muy, muy graciosas. Entre otras, podemos sufrir el ser catapultados a la luna y luego expulsados por ella en forma de flatulencia, ser estornudados por una efigie o aplastados por el peso de varios rascacielos.

Probablemente nunca volveréis a reíros tanto con un título del género como con Fly Punch Boomb! Y será este recuerdo el que os acompañe una vez que dejéis aparcado el título. Tanto por sus acertadas elecciones de diseño, como por su sentido del humor y ausencia de sordidez, ponerse a los mandos de Fly Punch Boomb! supone lo más parecido a jugar un episodio de una serie de animación emitida en Cartoon Network, que experimentareis en vuestro PC o consola, lo cual hará las delicias de los mayores, pero también de los peques de la casa.

¿Es un pájaro? ¿Es un avión? ¡No, es un punchi a todo trapo!

Técnicamente el rendimiento del juego es óptimo. Así, en las decenas de horas que he pasado con este título en su versión para PC, no he presenciado ni una ralentización aún en los momentos de más estrés gráfico, aquellos en los que los personajes sobrevuelan los inmensos escenarios a velocidad de vértigo, mientras enormes estructuras o colosales bestiales son arrojadas de un lado para otro. La BSO también es magnífica y en ella encontrareis cañeros temas de rock con abundante predominio de la batería y la guitarra eléctrica. El título incluye incluso un tema vocal, que sin duda tardareis en dejar de tararear y aún más en olvidar.

A modo de preferencia personal, no obstante, me hubiera gustado una mayor variedad melódica que sirviera para realzar la ambientación de los diferentes escenarios, si bien es cierto que las melodías más cañeras son las que con más facilidad se adaptan al frenético gameplay del título. En cuanto al sonido, el título no incluye voces y, aunque los efectos de golpes, explosiones y colisiones son contundentes y están bien ejecutados, se hacen demasiado repetitivos y pierden sin paliativos el duelo de contundencia frente a la música.

Alas de cera

Una vez enumeradas sus innegables virtudes, solo queda responder a la siguiente pregunta. ¿Está Fly Punch Boomb! a la altura de los mejores del género? Desafortunadamente no. Y es el que el juego adolece de dos defectos capitales que lo hacen estar un par de peldaños por debajo de los grandes representantes de los 1VS1. El primero es su concepto de la lucha: pese a ser tan disfrutable como frenético, es sin duda demasiado simple, con lo que puede volver repetitivo demasiado pronto.

El control de todos los personajes es muy similar y, aunque cada uno tiene hasta dos técnicas propias, justo es reconocer que su impacto en el resultado de los combates es limitado y que no difieren demasiado en el desarrollo de los enfrentamientos. Además el juego  manifiesta una evidente escasez de contenido: solo incluye diez luchadores controlables (ocho de entrada) y cinco escenarios. Tampoco en cantidad de modos de juego pasará este título a la historia: tenemos un tutorial, vs (para dos o cuatro luchadores) y arcade. Es en este modo, en el que Fly Punch Boomb! me ha decepcionado más profundamente: Para completarlo hay que vencer al resto de punchis seleccionables (siete) y a los dos jefes finales.

Sin embargo, a pesar de que cada personaje tiene su propio trasfondo, no hay en este modo cinemáticas introductorias, intercambios dialécticos entre los luchadores o un final propiamente dicho. Esto sorprende aún más si tenemos en consideración el mimo puesto en los apartados técnico y jugable del título.

Para completar el modo Arcade deberéis vencer derrotar a un total de nueve rivales

Con respecto a la duración, aparte de la incuestionable diversión que ofrece per se, el título incluye algunos incentivos que podrían garantizar que los completistas volvieran a él tras acabarlo. El más jugoso es sin duda la posibilidad de desbloquear a los jefes finales, pero también nos encontramos con la posibilidad de conseguir una vestimenta alternativa para cada personaje (cosplay) y desbloquear sus trasfondos. Recompensas accesorias, sin duda, pero al menos podemos garantizar que el tiempo empleado para conseguirlas se os pasará volando.

Veredicto

Fly Punch Boomb! Es un título muy recomendable, no solo para aquellos jugadores aficionados al género de la lucha, sino para aquellos usuarios que busquen diversión sin complicaciones. Su diseño artístico es magnífico, su rendimiento es majestuoso y su gameplay es divertido y adictivo como pocos. Solo su limitado contenido y la ausencia de un sistema de lucha que pudiera atraer a los amantes de los combates más técnicos, lo alejan del podio del género.

Leave a Comment

Cuanto Pochoclo! Video Feed
Comments Box SVG iconsUsed for the like, share, comment, and reaction icons
Nintendo Direct 23 Septiembre - Nintendo Direct reaccionando con Agus y Dano <3

Nintendo Direct 23 Septiembre

Nintendo Direct reaccionando con Agus y Dano <3

Ver Mas!
¡Cuanto Pochocolo! PostCast
Login
Loading...
Sign Up

New membership are not allowed.

Loading...