Memories Of Mars – Análisis Playstation 4

El género de los juegos de supervivencia ha experimentado boom en los últimos años en todas sus variantes, desde los ya conocidos Battle Royale como Fornite a la vertiente más clásica de recolección, construcción y combate como DayZ. En diferentes localizaciones, tiempos e incluso aprovechando licencias como Conan. En este sentido, La editora 505 Games y unos veteranos de la industria como Limbic Entertainment, no quisieron ser menos y en Junio del 2018 lanzaron Memories of Mars para Pc , juego que ahora vuelve a ver la luz en formato digital a nivel mundial tanto en PS4 como en Xbox One, con un precio de 19.99€. Este título nos propone vivir una experiencia a 225 millones de kilómetros de distancia de la tierra, concretamente, en el lejano planeta rojo; sí, ese mismo que los más veteranos vimos de críos en “Desafío Total” haciéndonos pensar que algún día sería nuestro segundo planeta. Pero como nos tememos, Marte no es un lugar que nos acoja con los brazos abiertos y la hostilidad es la rutina.

Situado casi 100 años en el futuro, en el 2118, despertaremos en una sala de enfermería totalmente desorientados sin saber dónde estamos o quienes somos. Al poco, nuestra confusión será aún mayor al ser testigos de una sala repleta de capsulas de hibernación ocupadas por clones humanos. En este laboratorio recogemos el casco de nuestro traje espacial y unos pocos componentes útiles antes de salir a explorar el planeta. A partir de ahí, el juego nos irá contando los sucesos anteriores a nuestro despertar en Marte a medida que vamos recopilando elementos de inteligencia y completamos misiones. Dichos informes nos hablaran acerca de la llegada del ser humano sobre Marte y sus esfuerzos por hacer de este mundo un lugar adecuado para la vida humana. Por supuesto esto no iba a ser un camino de rosas, ya que a las dificultades de terraplanificar el planeta rojo llegarían otras como sublevaciones y ataques entre colonias; insurrecciones por parte de las máquinas y otras sorpresas que prefiero no desvelaros y que descubráis por vosotros mismos.

En términos genéricos se trata de conocer los sucesos que llevaron a la retirada del ser humano del Planeta Rojo con la esperanza de responder a una pregunta: ¿Podemos escapar y volver a la tierra? Ese es nuestro objetivo, la posibilidad de armar una cápsula de escape y enviarla de vuelta a la madre Tierra. Es una historia que puede convertirse en un pozo de horas sin fondo y que sirve como mera excusa para llevar acabo la jugabilidad del producto, cuyo apartado es el corazón de esta propuesta videojueguil.

Memories Of Mars es un videojuego de supervivencia que nos hace recordar sobre todo a No Man´s Sky y a Fallout 76 en sus mecánicas, aunque algo más simplificado, permitiendo que el juego sea más accesible para el público. Como hemos dicho, la mayor parte del juego estaremos solos explorando las áridas tierras baldías de Marte. Son 16 kilometros cuadrados de paisaje extraterrestre con desiertos, cráteres, cañones, planicies rocosas, grandes extensiones típicas de Marte y más de 120 puntos de interés, incluyendo lugares donde han impactado meteoritos, pueblos abandonados, minas, instalaciones industriales, etc.

Es un juego dónde deberemos explorar la región para recolectar recursos minerales y electrónicos y así poder generar construcciones mientras vigilamos nuestros niveles de oxígeno y nutrición. A medida que va pasando el tiempo el personaje tendrá que recargar sus bombonas de oxígeno. Para ello podremos crear nuestros propios consumibles o, como se puede esperar en una antigua región colonial, a través de los diferentes puestos que podremos encontrar a lo largo del planeta rojo. Por otro lado, en el caso de la nutrición sí que deberemos crearlas o encontrar suministros a lo largo de las diferentes estaciones o containers que nos encontraremos. Todo ello para poder aguantar una temporada más.

Por temporada vengo a referirme a que, cada determinado tiempo se producen unas llamaradas solares que destruyen cualquier edificación de los jugadores provocando que todos empecemos de 0. Las Temporadas también hacen que el mapa parezca nuevo, con lugares familiares reorganizados en nuevas ubicaciones, puntos de interés que antes no se habían visto, planos añadidos para fabricar nuevas armas y módulos, nuevos enemigos, eventos actualizados y más. Es cierto que algunos de los talentos y habilidades aprendidas a lo largo de la temporada, pueden ser copiados y transferidos por una serie de clones, permitiendo a los jugadores descargar recuerdos anteriores sobre construcción y fabricación para sobrevivir con algo de ventaja en la siguiente temporada. Aun así, personalmente  me ha parecido una mecánica que puede llegar a ser muy frustrante. Y es que al principio contaremos con una importante escasez, tanto de materiales como de herramientas, por lo que nos deja en un punto de partida con una gran desventaja; pero a medida que vamos aprendiendo las mecánicas gracias a misiones sencillas vamos descubriendo cosas interesantes.

Para empezar, entre la tecnología que podremos incorporar están las impresoras 3D. Estas impresoras serán nuestro recurso más importante ya que al recolectar materiales, con ellas podremos ir creando otras herramientas como armas y armaduras o crear y mejorar herramientas de trabajo para picar piedras, derretir el hierro, etc. También podremos crear máquinas de clonación, chatarrerías, compartimentos de almacenaje para guardar recursos o nuestros edificios a base de construcciones simples que iremos mejorando a medida que alcanzamos nuevos materiales. De esta forma podremos levantar nuestra propia base colonial que nos permita establecer un punto de referencia para la exploración. Empezaríamos construyendo un módulo funcional y al final crearemos una impresionante fortaleza que contenga estaciones de trabajo avanzadas. Todo ello, con una amplia selección de piezas que se pueden montar modularmente recordando levemente al sistema de Fornite. Pero hay que tener cuidado a la hora de recolectar y construir ya que cada objeto que introduzcamos en el inventario nos ocupará un espacio y cargará nuestra mochila de peso perjudicándonos en los momentos más esenciales que son los combates.

Llegados a este punto, permitirme que corrija la afirmación de que nos encontraremos solos, porque realmente existen muchos peligros en Marte. Entre ellos destacan las criaturas cibernéticas que pueblan el territorio. Sobre todo lo veremos en las colonias abandonadas y en algunas ocasiones supondrán un verdadero reto para el jugador. Lo cierto es que no nos encontraremos gran variedad de enemigos, dónde a medida que vamos explorando nos encontramos variantes de ellos (desde robots de seguridad básica o drones hasta unidades militares titánicas) pero os aseguro que todos cumplen su objetivo con perfecta eficacia… eliminarnos. Son extraños enemigos que quedan de los esfuerzos de colonización anteriores, fallidos. Ahora se han vuelto pícaros, y tendrás que defenderte de ellos. Para estos menesteres también podremos fabricar nuestras propias armas desde escopetas, ametralladores o rifles francotirador, y por supuesto ir mejorándolas. Pero como para todo, necesitáramos de los materiales correspondientes incluso para crear cada una de las balas que usemos en nuestra defensa.

Además, las partidas nos plantea un multijugador de hasta 64 jugadores en línea donde cada uno debe de cuidar sus necesidades básicas y cooperar (o competir) con otros clones para reunir recursos. En la lucha entre jugadores, hay habilitado una herramienta de clanes que dota al juego de ciertos elementos para hacer más rico el PVP, como eventos temporales que nos permitirán acceder a una jugosa cantidad de recursos que provocará enfrentamientos entre jugadores. Algo interesante dentro del PVP es el peculiar sistema de ayuda con el que un compañero puede resucitarnos y hacer que recuperemos vida. La primera vez que nos cure un compañero podrá hacerlo hasta el 100% de nuestra salud, la segunda al 90%, la tercera al 80% y así sucesivamente para intentar agilizar los combates y evitar pillerías de algunos jugadores. El gran “pero” es que debido a que el mapeado es tan extenso es difícil encontrarte con alguien. En cuales quiera de nuestros enfrentamientos, al morir, nuestras mejoras se quedan donde yacimos y podemos recuperarlas si vamos rápidamente a por ellas.

Y respecto a esta búsqueda el mapa que podremos encontrar en el menú no ayuda en muchas ocasiones. En vez de colocar un sistema de guiado similar al que vemos en cualquier otro juego que nos indica el camino, o por lo menos nos pone una marca en la rueda de posición, aquí deberemos consultar cada x tiempo para ver si estamos yendo por el camino correcto, sobre todo para completar diversas misiones en ciertas localizaciones como ha sucedido durante mi aventura personal. Algo que puede resultar un verdadero incordio y que esperemos que mejoren con el tiempo. De hecho el HUD es bastante aturullado y bastante confuso al principio por lo que no nos pondrá las cosas fáciles. Como es natural en estos géneros, tendremos el típico menú de personaje con las correspondientes casillas de armas y armaduras, menú de construcción y un árbol de habilidades para aprender y mejorar ramas relacionadas con el combate e investigaciones referentes a la construcción. Al completar misiones iremos consiguiendo una serie de puntos que gastaremos en estas habilidades y personalizar nuestro personaje y nuestra experiencia.

Por otro lado, en el apartado gráfico me esperaba en un principio encontrarme con algunos fallos comprensibles en este tipo de aventuras. Pero salvo alguna textura que se ha cargado mal en algún momento, alguna física que nos ha dejado bloqueados en una zona o elementos del escenario que se muestran cuando deberían estar ocultos al jugador… lo cierto es que ha cumplido con este apartado. Aunque necesita trabajarse más, está bastante detallado. Su mapa cuenta con grandes estructuras y zonas muy definidas, además sus edificios están muy bien pensados. Pero eso no es un impedimento de que tenga bastantes errores en sus animaciones, sistema de físicas o incluso el matchmaking que provoca que jugadores con mejor ping disfruten mejor de la experiencia.

En el apartado sonoro, sus melodías son bastante repetitivas pero la mayor parte del tiempo, y esto es algo que yo agradezco por el contexto del juego, preponderará los silencios y el sonido ambiente de Marte. Aun así, debe mejorar ciertos aspectos en los efectos de sonido ya que cuesta en muchas ocasiones reconocer por dónde vienen los enemigos cuándo en otros títulos es más sencillo de localizarlo por este apartado. Finalmente, se agradece que el juego llegue traducido al castellano para ofrecer una mejor experiencia para el jugador.

Memories of Mars es otro juego de supervivencia que añadir a un catálogo que está un tanto saturado y que no lo va a tener nada fácil para hacerse un hueco dentro del género. A pesar de ello, ofrece lo suficiente como para que los amantes de la ciencia ficción y la supervivencia con grandes toques de PVP tengan un ojo puesto a este juego antes de su lanzamiento.

Review
  • Survival aceptableTotal Score
    • PUNTOS POSITIVOS

      - Un mundo abierto bien poblado.
      - Esconde una historia poco habitual en el género.
      - Contexto distinto a lo visto en el género.

      PUNTOS NEGATIVOS

      - Algún que otro fallo técnico.
      - Menús complejos, como casi todos los juegos del género.
      - Sensación de que hay poca gente conectada.

        Leave a Comment

        Estamos en Vivo!
        ¡Cuanto Pochocolo!
        Login
        Loading...
        Sign Up

        New membership are not allowed.

        Loading...