Resident Evil Village – Análisis

La serie Resident Evil ha ido en aumento estos últimos años, y eso se debe en gran parte al fantástico Resident Evil 7 que inició la nueva era de la franquicia. Su comienzo lento y metódico se remonta al primer juego de la serie. Desde entonces, hemos tenido dos remakes de títulos clásicos de Resident Evil. Está claro que Capcom tiene muchas ideas nuevas para la serie y sabe lo que los fanáticos quieren de ella. Por eso que es seguro decir que hay mucho entusiasmo en torno a Resident Evil Village (REV), la octava entrega de la saga principal de la serie y la secuela directa de su predecesor. Desafortunadamente, no creo que Village llegue a los máximos de su anterior entrega, pero aún así, veo un fantástico juego de suspenso y supervivencia por derecho propio.

Aunque es una secuela directa de Resident Evil 7, REV se siente increíblemente diferente. El juego tiene un ritmo mucho más rápido, que se nota inmediatamente en la sección de apertura del juego. Incluso a pesar de la desorientación y la mala forma de introducirnos que maneja. Las balas vuelan, los monstruos atacan y los incendios persiguen, todo dentro de los primeros minutos. Incluso los momentos más tranquilos de la resolución de acertijos o la exploración se ven interrumpidos por piezas explosivas y secuencias de persecución. Village es mucho más un juego de acción que Resident Evil 7, lo cual es comprensible dado que este juego se inspira claramente en la cuarta entrega. Toma la perspectiva en primera persona del 7 y le da una inyección de adrenalina para lograr resultados mixtos. REV termina siendo una montaña rusa emocionante, pero de la misma manera es un viaje bastante desigual.

La séptima entrega  vio a los jugadores pasar la mayor parte del tiempo escondiéndose de la familia Baker, evitando el combate cuando era necesario en su mayor parte. Acá, Village nos da un arma con mucha munición y nos enfrenta a una oleada aparentemente interminable de enemigos en la primera hora. Debido al mayor énfasis del juego en la acción, hay mucho más que puedes hacer en los encuentros de combate. Los escenarios están abiertos de par a par y cuentan con varios caminos serpenteantes a través de las casas y sobre las cercas. Podemos bloquear ventanas y puertas para cortar las entradas de los enemigos y, al mismo tiempo, cometer el error de anular una de nuestras propias salidas potenciales. La munición se puede fabricar siempre que tengamos los recursos, y podemos disparar a objetos ambientales como los son contenedores explosivos o bolsas de harina para matar o interrumpir a nuestros perseguidores.

Las peleas, al igual que las cebollas, viene con diferentes capas. Aunque la IA enemiga es bastante tonta y solo se nos acerca directamente, sentimos constantemente la presión durante los encuentros de combate debido a la abrumadora cantidad. Por lo general, habrá suficiente munición para enfrentarse a una multitud, pero el juego hace un gran trabajo al asegurarse de que nunca haya suficiente para sentirnos cómodo después de cada pelea. No solo hay que correr hacia casas y edificios para escapar de enemigos y recuperar el aliento. También hay que buscar munición y materiales de fabricación necesarios para poder recargar la escopeta o hacer ese brebaje para curarnos la mano. Desafortunadamente, no se puede decir lo mismo de las peleas de jefes del juego. En una serie que ha tenido algunas batallas contra jefes bastante locas, es una pena que los encuentros con los jefes de Village sean tan poco convincentes. El espectáculo está ahí para la mayoría de las peleas, pero ninguna de ellas es particularmente atractiva cuando se trata de mecánicas.

El juego da una gran primera impresión, pero las cosas bajan en la segunda mitad. Todo lo que Capcom ha mostrado con el marketing de presentación, desde Lady Dimitrescu hasta esas misteriosas escenas con Chris Redfield, son solo de las primeras tres horas del juego. Esas son también, dicho sea de paso, las mejores partes del juego. El Castillo Dimitrescu es fácilmente la mejor ubicación del juego, y aunque los otros lugares que exploramos siguen siendo interesantes, el juego comienza a fracasar una vez que alcanzas la mitad del camino. La repetición se establece y empiezas a sentir que solo estás haciendo los movimientos. Eso no quiere decir que Resident Evil Village no sea entretenido en la mayoría de las partes; pero el tiroteo empieza a sentirse algo monótono, el ciclo de búsqueda de suministros y la resolución de acertijos, aunque atrapante, se siente algo un tanto forzado. Como si el juego estuviese cargado de buenas intenciones pero flojas resoluciones.

Como es habitual con el motor de RE, la presentación de REV es simplemente estelar. Sus entornos son verdaderas obras maestras de esta nueva generación, en gran parte gracias a la iluminación con ray tracing. Las áreas al aire libre se ven geniales, pero la iluminación y las sombras de Village brillan en los interiores. Los ornamentados pasillos del castillo Dimitrescu son inquietantemente hermosos, y más de una vez paré para admirar el paisaje siempre y cuando no me estuviesen persiguiendo uno de los grandes males del juego. Las casas están llenas de desorden y escombros, las mazmorras están llenas de equipos de tortura o herramientas siniestras, y el clima es constantemente cambiante e indescifrable. Todo el juego es un placer absoluto a la vista, especialmente con HDR habilitado. Lo mismo puede decirse de la calidad del audio, un aspecto inmensamente importante para un juego de terror. Al igual que su predecesor, Resident Evil 8 suena increíble con un par de auriculares decentes. Escuchar a los licántropos revoloteando dentro de los edificios o escondiéndose en los campos mientras buscamos munición hace maravillas para aumentar la tensión.

Desafortunadamente, ese nivel de fidelidad gráfica tiene un costo. En PlayStation 5, el juego apunta a 60 FPS con el ray tracing habilitado. Acierta en su mayor parte, pero hay ciertas áreas donde hay caídas muy notables. Antes del lanzamiento, Capcom declaró que deberíamos esperar 45 FPS con el ray tracing habilitado, y ahora está claro por qué. No es que el juego funcione mal así, pero se puede sentir que resuena un poco durante algunos encuentros de combate. A veces, las caídas ocurren en habitaciones vacías o cambios de escenarios en cuanto al entorno. Ciertas habitaciones y áreas son demasiado para que el sistema las maneje, lo cual es desafortunado. Se logra un sólido 60 FPS deshabilitando el ray tracing, pero este es un juego donde la tecnología agrega una calidad significativa al estado de ánimo general y al estilo visual del juego.

En general, Resident Evil Village es un gran juego de suspenso con elementos de supervivencia que se apoya mucho en la acción. Se ven claras ideas basadas en las entregas anteriores de la serie para dar como resultado situaciones mixtas. Se siente como una extraña mezcla, y aunque parece que podría lograr un buen equilibrio en su primera mitad, la segunda lentamente va decayendo. Aun así es un juego hermoso con una buena cantidad horas para descubrir, momentos de mucha tensión y un argumento bien elaborado, pero que realmente no se siente como ese gran paso adelante para la franquicia.

Review
  • VEREDICTO
    RECOMENDADOTotal Score
    Resident Evil Village en 5 oraciones

    -Impresionante nivel visual y artístico en todo momento.
    -Sistema de puzzles super atrapante y variado.
    -Diseño de niveles muy bien pensados para la acción y exploración.
    -Jefes finales algo decepcionante para lo que nos tiene acostumbrado la saga.
    -Jugabilidad más sofisticada y dinámica que su anterior entrega.

      Leave a Comment

      Cuanto Pochoclo! Video Feed
      Comments Box SVG iconsUsed for the like, share, comment, and reaction icons
      Nintendo Direct 23 Septiembre - Nintendo Direct reaccionando con Agus y Dano <3

      Nintendo Direct 23 Septiembre

      Nintendo Direct reaccionando con Agus y Dano <3

      Ver Mas!
      ¡Cuanto Pochocolo! PostCast
      Login
      Loading...
      Sign Up

      New membership are not allowed.

      Loading...