Saga Beholder – Larga vida al Lider

Warm Lamp Games ha conseguido, en un espacio de dos tres años, dejarnos una pequeña saga que sin haber hecho mucho ruido, atrapa a todo el que la encuentra con un buen puñado de horas de diversión y un sinfín de buenos momentos que en ningún caso nos dejarán indiferentes. Obviamente hablamos de la saga Beholder.

En ambos juegos nos localizamos en un país claramente sometido por una dictadura militar comunista, donde el Ministerio dirigido por el inmortal y todopoderoso líder se encargará de velar por la “salud” y el “bienestar” de los ciudadanos. Fuera de este tono de ironías nos encontraremos en un mundo donde la reputación dentro del Ministerio es mucho más importante que el propio dinero, y dominado por un sistema gubernamental que solo busca su propio beneficio amedrentando y vigilando al pueblo.

Beholder

Dentro de Beholder, la primera entrega, tomaremos el papel de Carl, un humilde hombre padre de familia que ve la oportunidad de mejorar socialmente y acepta el puesto de conserje de uno de los edificios de apartamentos que tiene el Ministerio. Nuestra labor desde el minuto uno será la de mantener el edificio y sobretodo controlar y vigilar a los habitantes e informar al Ministerio sobre los ocupantes avisando de infracciones de las ordenanzas, que pueden llegar a ser la más de absurdas.

Si habéis jugado o leído el análisis que hicimos de Do Not Feed The Monkeys, veréis que esta primera entrega de la saga sí que mantiene varias similitudes, y no me juzguéis mal por llevar tantos análisis sobre la invasión de la privacidad, solo soy una persona curiosa.

Jugabilidad

El juego funciona como un point’nd click estratégico con mucho de aventura gráfica, donde podremos ir moviendo a Carl, interactuando con inquilinos o nuestra propia familia, instalar cámaras espía o redactar informes sobre los habitantes del edificio.

Durante el juego nosotros no necesitaremos dormir, recibimos un tratamiento experimental para no necesitar hacerlo más, lo que nos dará las 24 horas de los ficticios días para ir avanzando las distintas misiones que vayamos aceptando tanto del Ministerio como de nuestra familia o inquilinos. Estas misiones nos otorgarán una parte dinero, pero sobre todo nos darán reputación que como veremos en la saga es lo más importante que hay.

La historia del juego hará plantearse a Carl que está haciendo y a nosotros muchas veces si lo que estamos haciendo es correcto o tomamos caminos distintos, ya que a veces se nos pedirá tomar decisiones difíciles sobre gente que nos ha ayudado de manera desinteresada o que le tenemos cierto aprecio.

Un vecino controlado es un buen vecino

El juego nos va a exigir que controlemos a todo el mundo, y para ello necesitaremos colarnos en sus apartamentos, rebuscar entre sus objetos para encontrar pruebas, conocer mejor sus gustos y preferencias y sobre todo para instalarles cámaras espía.

La función de las cámara espía es fundamental en Beholder ya que los distintos pisos nos aparecerán totalmente a oscuras y no sabremos que están haciendo o tramando sus habitantes mientras no estemos dentro, y estas cámaras nos darán visión siempre de la casa.

No serán gratuitas pero tampoco las pagaremos con dinero, sino que se comprarán con la reputación que vayamos ganando en las distintas misiones que vayamos terminando.

La ley es la ley

Durante el transcurso del juego iremos recibiendo correos con nuevas leyes de obligado cumplimiento por todos, incluidos nosotros mismo, que nos podrán ser útiles para denunciar a inquilinos como no poder tener ciertos libros o el hecho de tener manzanas.

Siempre nos quedará la opción de ser unos corruptos crear falsas pruebas para chantajear a los vecinos o ser unos santurrones y avisar de los problemas que tienen con el Ministerio y lo que le nos están pidiendo que realicemos. Sea como queramos es vital que no nos pille el Ministerio ya que la traición se paga cara, y nosotros no somos el primer conserje del edificio, el anterior murió ejecutado.

Un mundo Gris

Tanto esta primera entrega, como Beholder 2 utilizan los mismos diseños que nos muestran un mundo gris y lúgubre, con diseños poco definidos pero que no por ello desmerece un ápice, ya que este es el mejor aspecto con el que cuenta la saga.

Todos los tonos son oscuros, los personajes son formas negras con algunos detalles como la altura, peinados o gafas, pero pocos más detalles. Esto hace que junto a la situación política que nos cuenta la historia no podamos parar de pensar en la Unión Soviética, con Stalin al mando, donde todo se hacía por y para la madre patria.

Beholder 2

En esta nueva entrega el juego cambia completamente de tercio, mientras que en la primera entrega éramos Carl, el humilde conserje, en esta nueva entrega somos Evan Redgrave, hijo de un alto cargo del Ministerio  que ha fallecido recientemente en extrañas circunstancias.

Veremos como la relación con nuestro padre era inexistente en los últimos años pero aun así se nos da un puesto en el nivel más bajo del Ministerio sin saber muy bien porqué, pero rápidamente descubriremos una trama oculta en la que nuestro difunto padre estaba implicado.

Jugabilidad

En esta edición de la saga cambiaremos la estrategia y los puzles por una aventura gráfica mucho más pura, sin olvidar las misiones que en este caso podrán venirnos tanto por parte del Ministerio como en su contra, deberemos descubrir el terrible plan que hay detrás de la muerte de nuestro padre.

La reputación seguirá siendo mucho más necesaria aún si cabe ya que entraremos en el escabroso mundo de la política. En este caso la reputación podremos ganarla o bien por misiones o realizando nuestro trabajo que en primer lugar será de información para los visitantes a los que deberemos guiar a la oficina correcta dentro de la compleja burocracia. Este mini juego es muy importante por las recompensas de reputación, pero nos permitirá tener pequeños momentos de distracción de la aventura.

Además es importante socializar y mucho más de qué manera lo hacemos ya que igual que podemos ganar reputación hablando con compañeros también la podremos perder, por lo que es muy importante el saber con quién hablar y de qué.

A diferencia del primer juego aquí si deberemos dormir, por lo que la gestión de las horas del día deberá ser un tema importante y deberemos dividir sabiamente entre aventura y trabajo, ya que hasta dentro de la misma oficina tendremos un horario que cumplir.

La ley del más fuerte

Al introducirnos en la parte política del Ministerio veremos cómo tendremos en un primer momento un número de habitaciones o dioramas a los que acceder pero que con trabajo y avanzando en la historia iremos ampliando a lo largo de todo el edificio para poder ponerle fin a este juego.

Igual que en el primer juego, aquí nos encontraremos con decisiones difíciles en algunos casos ya que el juego nos va poniendo en encrucijadas, pero se le añade a esto que no somos los únicos que queremos ascender sino que estaremos en competición constante con nuestros compañeros, por lo que un paso en falso puede provocarnos retroceder en reputación o algo peor.

Conclusiones

La saga, a pesar de no ser nada continuista a la hora de jugabilidad entre sus dos ediciones, goza de historias divertidas, que no paran de ponernos en conflictos morales y que vamos viendo poco a poco como el inevitable final no nos va a gustar con ninguna de las actitudes o decisiones que tomemos y que sabemos que al final nos va a dejar un regusto amargo en la boca pero que en ningún momento nos desalentó.

Review
  • Lo Bueno
    SorprendenteTotal Score

    + Un diseño muy trabajado
    + Una historía que nunca nos dejara indiferentes

    • Lo Malo

      - Beholder 2 solo está en inglés

      Leave a Comment

      Estamos en Vivo!
      ¡Cuanto Pochocolo!
      Login
      Loading...
      Sign Up

      New membership are not allowed.

      Loading...