Scarlet Nexus – Análisis

Sin duda BANDAI NAMCO a logrado ofrecer una buena y gran cantidad de juegos a lo largo de los años, diferentes plataformas, colaboraciones y propuestas a lo largo de varias generaciones. Uno de los puntos que más me gusta de la empresa es la capacidad y despreocupación para mostrarnos nuevas IP. Es verdad que mucho de esto se logra gracias a su “mundo” asiático en el que reside, donde veo que hay menos arraigo a la necesidad de explotar una misma saga y sumado al abanico de tener a disposición el mundo del anime. Ahora nos llega Scarlet Nexus, una nueva IP con una índole única y que me dio experiencias parecidas al juego Astral Chain de 2019. Esta fue una experiencia algo confusa, con evidentes defectos pero que al final terminé disfrutando, incluso cuando lo sentí demasiado largo. 

El mundo de Scarlet Nexus se desarrolla en un mundo donde los humanos han desarrollado poderes psionicos y tencologias basadas en el cerebtro que cambian los fundamentos de su sociedad. Pero además de esto lo más importante es la existencia de los Otros, mutantes sobrenaturales que descienden de una barrera de otro mundo de partículas mortales llamada El Cinturón de Extinción. Ante este constante ataque y peligro para el desarrollo de la sociedad humana se crea The Other Suppression Force (OSF), militancia con fuertes poderes psiónicos para proteger la humanidad de estos monstruos que buscan como alimento cerebros humanos. 

Ante este escenario la historia gira en torno a dos personajes principales, Yuito Sumeragi y Kasane Randall, dos nuevos reclutas de OSF que se especializan en Psychokinesis. El juego comienza con la elección de uno de estos dos nuevos integrantes pero con la vuelta de rosca que no solo es una selección de género sino que vamos a experimentar eventos narrativos diferentes según nuestra decisión. Rápidamente nos vamos a encontrar que las diferencias entre sus perspectivas son bastante drásticas. Esto crea muchos incentivos para hacer una segunda partida si estamos dispuestos a dejar de lado todos sus altibajos.  

Se necesitan alrededor de tres horas para que las cosas se pongan en marcha por completo, pero una vez que lo hace, Scarlet Nexus ofrece una trama atractiva con muchos personajes agradables y diversos, incluso aunque parezcan todos tan diferentes. Sin duda, el tema principal va mucho más profundo de lo que inicialmente esperamos después de la introducción. Algo por lo que me sentí cautivado por la forma en que se retorció un argumento que ya parecía ser muy interesante. La verdad es que de apoco me fui dando cuenta que sufre problemas de ritmo y puede bombardear con una sobreabundancia de información y personajes. Sin embargo, hay una trampa para el cierre, el acto final del juego es interminable y presenta un trabajo difícil de superar. Justo cuando crees que va a terminar, continúa, llegando al clímax con una mazmorra final que dura mucho más de lo que debería. Este es, con mucho, el mayor problema del juego, y se acentúa aún más por la simplicidad en la que cae el combate cuerpo a cuerpo.

Scarlet Nexus se describe mejor como un juego de acción con elementos de rol limitados tanto dentro como fuera del combate. Tanto Yuito como Kasane tienen armas cuerpo a cuerpo con un combo de tres golpes, un lanzador y un ataque pesado. Puedes mejorar aún más a ambos personajes en sus respectivos árboles de habilidades para ir aumentando el recuento de golpes de su combo principal, ampliando las opciones aéreas y aumentando la sinergia con los poderes psiónicos. Al principio todo el arsenal disponible se siente satisfactorio y se ve elegante, pero luego de unas horas deja mucho que desear cuando todo lo que realmente estás haciendo es presionar el mismo botón una y otra vez. Es fácil caer en un ritmo repetitivo de combo, poder especial, combo aéreo y ejecución. De todas maneras el sistema cumple, pero sin duda mejoraría mucho con la inclusión de algunos combos más detallados a los que esperaba llegar. En fin, su longitud en horas hace que el plano jugable se vuelva fácil, monótono y liso. 

Donde el combate realmente se destaca, es a través de la inclusión de los poderes psiónicos a los que Yuito o Kasane tienen acceso. Si bien ambos personajes se especializan en Psychokinesis, que es la capacidad de mover o lanzar cosas, la forma en que utilizan estos poderes es diferente debido a la forma en que se comportan sus armas. La espada de Yuito le permite acercarse y ser más personal, entrando y saliendo de los daños para lanzar un objeto a su enemigo. Los cuchillos de Kasane son mucho más elegantes y te incentivan a jugar a una distancia óptima en la que puedes infligir daño mientras te mantienes fuera del alcance enemigo.

Estos poderes también se pueden usar en objetos contextuales para causar grandes daños después de un evento breve y rápido, ninguno de los cuales se siente intrusivo o fuera de lugar. Todo esto junto con la inclusión de una mecánica de ejecución llamada Brain Crush convierte el gameplay en un escaparate visual increíble que se siente natural y fluido para encadenar. Un apartado que amé de la Psychokinesis, fue el uso de los gatillos adaptativos en el DualSense. Cada vez que apretamos uno de los gatillo para lanzar un objeto, la resistencia se establece y el control vende ese peso y el impacto de cada objeto enviado a toda velocidad hacia un enemigo.

Otro punto a destacar, y en mi opinión el mejor del combate, es el sistema SAS, donde podemos aprovechar los poderes psiónicos de nuestros aliados en combate. Estos poderes van desde algo tan simple como imbuir los ataques cuerpo a cuerpo con fuego y electricidad, hasta tan complejos como la capacidad de duplicar todos los objetos que lanzamos a través de la psychokinesis. Cada una de estas habilidades de SAS se puede subir de nivel a través de episodios adicionales, que al igual que en Persona, se puede ver cómo esas habilidades mejoran a medida que vamos fortaleciendo vínculos con los miembros del grupo. Es, además,una buena forma de ver cómo se sienten las personas con respecto a la narrativa a medida que se desarrolla, al mismo tiempo que la vincula a la jugabilidad.

Más adelante en la historia también conseguimos acceso a Brain Drive y Brain Field. El primero se activa automáticamente mientras combatimos, mejorando casi todas las capacidades de combate. Brain Field, por otro lado, es un poco más interesante en la forma en que se parece más a un modo berserker. Este estado requiere que se desactive antes de que expire el temporizador, ya que si no se hace, perdemos la partida. Ahí reside la tentación para empujar este modo hasta el último segundo para causar una gran cantidad de daño, todo desarrollándose en una arena con temática de ciberespacio . Si bien todos estos sistemas hacen que el combate sea mucho más profundo, no hay mucho más con lo que experimentar después de la marca de las ocho horas, y todo rápidamente se repite hasta que comienzas tu  juego nuevamente.

Desde una perspectiva visual, Scarlet Nexus es un poco mixto a veces, lo cual es una lástima teniendo en cuenta que ha sido diseñado para la PS5 y la Serie X. En primer lugar, los modelos de personajes y las animaciones son preciosas, hay mucha fidelidad y atención al detalle para que todo tenga una estética muy anime. Los efectos de partículas también se ven geniales y tienen la misma vitalidad y detalle visual que los personajes. Cada entorno que se explora se siente distinto entre sí, pero el trabajo de textura y color a veces puede parecer un poco monótono en comparación con los modelos vivientes.

Eso no quiere decir que estos lugares no estén bien representados o diferenciados. Lugares como el Barrio Ryujin de la ciudad de Suoh está cubierto con letreros de neón holográficos, y los alrededores cubiertos de flores de cerezo en la zona de Kunad Highway. Lugares que siempre son un espectáculo para la vista, pero otras áreas como el metro abandonado y el sitio de construcción de Kikuchiba son lamentables a muchos niveles. Además de esto, toda su estructura funciona casi siempre en forma de pasillo, algo que resulta aburrido no solo a la vista sino para la jugabilidad. Sin embargo, en cuanto al rendimiento, el juego funciona como un sueño en PS5 sin importar cuánto caos haya en la pantalla, las cargas son instantáneas y no encontré un solo problema en las casi 40 horas de juego. Esto fue tanto sea desde el inicio de la consola o la vuelta después del modo reposo, algo que realmente no esperaba en este primer año de la consola o mes del título. 

A pesar de algunos defectos evidentes en su ritmo y duración, Scarlet Nexus me ofreció una experiencia en la que pude disfrutar todo lo que tenía para mostrarme. Cumple con una premisa de mundo futurista, con una narrativa agradable y un sistema de combate elegante, aunque simple y con muchas ganas de evolucionar a futuro. El resultado final es un título que sin duda vale la pena experimentar si logramos ver más allá de sus problemas.

 

 

Review
  • VEREDICTO
    RECOMENDADOTotal Score
      Leave a Comment

      Cuanto Pochoclo! Video Feed
      Comments Box SVG iconsUsed for the like, share, comment, and reaction icons
      Episodio 53 - El show de sony 2021 - Las noticias de la semana y nuestra mirada acerca de el Playstation Showcase

      Episodio 53 - El show de sony 2021

      Las noticias de la semana y nuestra mirada acerca ...

      Ver Mas!
      ¡Cuanto Pochocolo! PostCast
      Login
      Loading...
      Sign Up

      New membership are not allowed.

      Loading...