The Ambassador: Fractured Timelines – Analisis

The Ambassador: Fractured Timelines es el primer titulo de Tiny Dino Games, una desarrolladora Indie. Catalogado como un twin stick shooter de fantasia, apunta al gaming retro como atractivo principal. ¿Cumple con las expectativas?

Lanza esa maldita espada

Fractured Timelines es un twin stick shooter, y se mantiene pegado como garrapata a este concepto. En el comienzo del juego, hay un tutorial obligatorio que explica los conceptos básicos detrás de este titulo, disfrazado argumentalmente como el examen necesario para que el protagonista, Gregor, se reciba como un Ambassador. Esta fraternidad se encarga de mantener cierto orden en el reino de Tamaris, utilizando habilidades que les permiten manipular el tiempo, y acá es donde el juego centra una de sus bases jugables.

Durante el tutorial, se hace presente la habilidad básica de poder hacer que el tiempo transcurra mucho mas lento dentro de una burbuja centrada en el jugador. Util en un principio para esquivar trampas y obstáculos, pronto se hace una táctica esencial para el combate, provocando aberturas en la defensa del enemigo y una rápida escapatoria de situaciones complicadas, como flechas y explosiones.

Por otro lado, la otra mecánica básica es el uso de armas cuerpo a cuerpo para lanzarlas, si, lanzarlas a distancia. Esto suena un poco raro, pero es una idea bastante solida al momento de implementarla no solo con el lore, ya que después de todo esta gente no es normal, sino que las distintas variaciones que tienen dependiendo del tipo de arma proporcionan de mayor variedad al combate.

Estas dos mecánicas, están tan bien implementadas en el genero del twin stick shooter que terminan generando una de las mejores experiencias en este genero, comparable con el genial Hotline Miami. Una secuencia normal en un nivel de Ambassador es la siguiente: Escapar por los pelos de un puente que esta explotando gracias a la habilidad de detener el tiempo, lanzar un martillo a un enemigo con armadura para acabarlo de un golpe, cambiar rápidamente a la espada y acabar con los otros tres enemigos que corren hacia Gregor lanzándola como un boomerang, alternando la habilidad de detencion temporal entre movimientos para no ser alcanzado y finalmente sobrevivir al encuentro.

Este nivel de frenetismo y pensamiento rápido otra vez es comparable con un exponente del genero: Hotline Miami. Pero donde Hotline Miami un error es mortal y depende del “Prueba y error”, Fractured Timelines se aleja un poco de esta filosofía proporcionando al jugador con tres corazones, los cuales representan la cantidad de golpes que puede resistir antes de ser mandado al principio del nivel, los cuales también pueden ser rellenados consumiendo comida que se consigue matando vida salvaje y corriendo ciertos troncos. Esto aleja al juego de una rutina de prueba y error, permitiendo al jugador cometer ciertos errores en la ejecución de sus planes, dotando al combate de situaciones mas naturales y fluidas.

Devolviendo a Tamaris su antigua gloria

Haciendo honor a su nombre, Fractured Timelines toma lugar en dos líneas temporales. La ciudad capital de la Confraternidad es destruida en el comienzo del juego, y la idea es adentrarse en diferentes partes del reino antes de que esto sucediera, para poder averiguar que es lo que sucedió. Acá es donde el juego pretende que el jugador elija entre tres portales de los que puede volver cuando quiera y avanzar en estas diferentes locaciones en el pasado.

Es una premisa simple, pero esta simpleza es la que define al juego. Un estilo retro, decisiones basadas en tres y un gameplay que dentro de todo apuesta a la complejidad dentro de la simpleza. Cada nivel dentro de estos portales se considera terminado cuando todos los enemigos en el hayan sido eliminados, sin importar si se pudiesen haber pasado de largo o no. Los portales que permiten avanzar al jugador a través de este mundo solo aparecen bajo la condición de que todos los enemigos en el mapa hayan sido eliminados, un diseño simple, pero efectivo.

Sin embargo, el hecho de que el juego sea simple no significa que este carezca de detalle. Los mapas en los que se desarrolla cuentan con una buena atención al detalle desde barriles y hogueras posicionadas estratégicamente, hasta partes del mapa como casas y decoraciones con bastante presencia. Lo cual se suma a los libros coleccionables con historia de este mundo, para dotar del juego aun mas contexto al lore.

Si bien Fractured Timelines hace todo lo que se propone bien, cuesta entender porque esta capado a 30 FPS. Para un juego donde el tiempo de reacción y su frenetismo son claves, no se entiende porque esta decisión. No es que lo arruine, pero seria una experiencia superior si mínimo soportase 60FPS. Es una lastima.

Por ultimo, el juego cuenta con un soundtrack con estilo medieval muy pegadizo, el cual pega muy bien situacionalmente con el juego. Es genial romper cabezas mientras suena esto de fondo y al parecer los developers lo saben, ya que este soundtrack puede ser comprado como DLC en la pagina de Steam del juego.

En resumen

The Ambassador: Fractured Timelines es un Twin Stick Shooter simple pero efectivo. Sus mecánicas son muy bien pensadas y aplicadas de la misma manera. Conformando una experiencia congruente y frenética, capaz de ser jugada con diferentes y variadas estrategias. Es una experiencia que cumple con lo que promete y se aleja de la trampa fácil del prueba y error, proporcionando al jugador de varias opciones para evitar la muerte después de un error. Capado de su potencial completo debido a que no sube de los 30 FPS, no deja de ser un titulo recomendable. No va a volarte la cabeza, pero va a proporcionar un buen rato.

 

Leave a Comment

Estamos en Vivo!
¡Cuanto Pochocolo!
Login
Loading...
Sign Up

New membership are not allowed.

Loading...